¿Chupete o dedo?

Un interrogante que se asoma en el horizonte de muchos padres: ¿Qué es mejor? ¿El chupete o el dedo? Hay bebés que no encuentran placer en estos consuelos pero muchos niños necesitan succionar para tranquilizarse y relajarse. Ya desde el útero los bebés se chupan el dedo pulgar y hay algunos que mantienen esta costumbre luego de nacer.

Otros optan por el chupete, ese compañero sintético que funciona de aliado y consuelo. Ya sea una u otra opción, lo ideal es que el niño deje de chuparse el dedo o el chupete antes de los 3 o 4 años. Hasta entonces, los bebés encuentran en este hábito una gran forma para tranquilizarse aunque a medida que crecen y descubren otras formas para calmarse dejan de hacerlo.

Lo cierto es que es indistinto si optan por el chupete o por el dedo, lo importante es que abandonen el hábito a medida que crecen pues si bien esta costumbre no afecta a los dientes sí puede influir en el crecimiento de la mandíbula pues ésta puede encogerse en lugar de crecer hacia delante y hacia abajo.

Quizá sea más sencillo quitar el chupete que evitar que se chupe el dedo, dado que en el primer caso sólo se trata de esconder el objeto aunque, más allá de todo, lo más importante es que no recurra a este hábito luego de cumplir los 4 años.

Escrito por | 6 de julio de 2010 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta