¿Estoy embarazada?

Un signo claro e inconfundible señala a cualquier mujer la posibilidad de un embarazo: la amenorrea o falta de la menstruación. Sin embargo muchas veces se trata de un atraso o sea que la falta no está causada por un embarazo. Conocer la respuesta, ese positivo o negativo tan ansiado, es posible hoy en día casi inmediatamente después de la amenorrea.

Dos son las pruebas de laboratorio utilizadas en la actualidad, y ambas registran la existencia (o ausencia) de gonadrofinas. Estas hormonas que producen tejido placentario pueden detectarse tanto en la sangre como en la orina. Desde el punto de vista técnico los métodos de sangre son más precoces en cuanto a la lectura de los resultados. Si bien estos test pueden indicar un positivo antes, comienzan a ser realmente seguros alrededor de la cuarta o quinta semana de embarazo, es decir a partir de la falta.

Los obstetras empiezan a contar las semanas desde el primer día de la última menstruación. Esto es una convención, tomar en cuenta el único dato cierto que tienen: la fecha de la última menstruación; aunque en realidad en las dos primeras semanas no haya embarazo.

Es conveniente recordar que ambos métodos pueden llegar a dar falsos negativos (es muy poco frecuente en el de sangre), es decir indicar ausencia de embarazo cuando en realidad éste existe. Si la menstruación no aparece y si lo hacen ciertos síntomas frecuentemente asociados a la gravidez, será necesario repetir el test que, más temprano que tarde responderá con un certero positivo.

¿ Por qué se produce un falso negativo? A veces  la cantidad de hormona que hay en la orina no alcanza para impresionar al reactivo que se usa. Puede ocurrir que en el momento del test haya poca hormona en la orina de esa mujer, aunque ella esté embarazada. Por el contrario en sangre la cantidad de hormona no varía, es siempre la misma.

Escrito por | 23 de mayo de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta