¿Existe la hora de las brujas?

Muchas son las causas por las que llora un bebé, ya que el llanto es su principal herramienta de comunicación.

Pero hay un dicho que dice que en general los pequeños está más irritables entre las 19 y las 22 horas aproximadamente. ¿Es ésto verdad? ¿Existe la llamada hora de las brujas?

Muchos pediatras coinciden en que sí. Y dan sus estadísticas. Está demostrado que el 85 por ciento de los bebés, entre las 2 semanas y los 3 meses de vida, sufre un período inquieto: están molestos e irritables, siempre al finalizar el día. Duermen menos, demandan alimento con más asiduidad y en un determinado momento de la tarde se largan a llorar con desconsuelo.

Con esa actitud, el bebé intenta descargar la tensión y energía acumuladas durante el día, que su sistema nervioso central, todavía inmaduro, no puede contener. Llora para desprenderse de esa carga emocional. El llanto, si se le presta atención, es cíclico y suele durar de una a dos horas y, en la mayoría de los casos, no depende de lo que la madre haga para calmarlo.

Ese llanto es normal, y la angustia de la mamá sólo logrará prolongar la situación. Lo ideal es alzarlo, llevarlo a pasear, cambiarle los pañales, acunarlo o intentar darle de comer. Si nada de eso funciona, lo mejor es dejar al bebé solo en el moisés quince minutos hasta que se relaje y se duerma.

No todos los bebés tienen el mismo temperamento, algunos son más sensibles que otros. Si ése es el caso, es fundamental no bombardearlo con estímulos externos. Una luz suave y la voz materna pueden ayudarlo a calmarse.

Como papás, lo mejor que se puede hacer por un hijo es, en principio, estar en paz con uno mismo. La mamá puede estar atravezando la llamada depresión puerperial, que trae aparejada una sensibilidad mayor y falta de energía, motivos importantes que deben atenderse con ayuda externa: la pareja, los abuelos, el pediatra o el psicólogo.

Escrito por | 15 de febrero de 2013 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta