¿Podemos saber si el bebé será sano?

Cuando el obstetra indica o sugiere la conveniencia de efectuar estos estudios la embarazada puede sentirse desconcertada por lo que es importante por lo que es importante saber cuáles son los más habituales, para qué sirven y por qué se piden.

El rápido desarrollo de técnicas para el diagnóstico prenatal, durante las últimas dos décadas, ha proporcionado una nueva manera de acceder al mejoramiento genético. Asimismo, ha significado, para los obstetras, una responsabilidad cada vez mayor, en el sentido de que cada vez son más las situaciones en las cuales puede estar indicado el diagnóstico prenatal. Actualmente disponemos de diversos métodos de diagnóstico aplicables en el segundo trimestre de embarazo y, tal vez, en breve conoceremos otros nuevos. La punción amniótica o amniocentesis se realiza con más facilidad y seguridad mediante la aplicación de la ecografía.

La introducción de la fetoscopia brinda la posibilidad de visualizar partes del feto y de tomar muestras de la sangre fetal, así como de practicar biopsias, bajo el control que implica la visión directa. Testimonios procedentes de EE.UU. y Europa Occidental dan cuenta de la eficacia y relativa seguridad de la amniocentesis, practicada en el trimestre medio del embarazo, con fines de diagnóstico genético.

Esta práctica se ha convertido en una rutina aceptada, de tal manera que, cuando las circunstancias lo requieren, la omisión o el descuido en aconsejarla o proveerla puede ser causa de serios problemas médico-legales. Sin embargo, todavía hay ciertas controversias acerca de cuáles son las indicaciones apropiadas.

Escrito por | 31 de marzo de 2010 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta