¿Por qué comen menos a los dos años?

Entre los dos y los tres años hay un período de inapetencia fisiológica. ¿Qué significa eso? Es un período normal en el que disminuye el hambre y, en consecuencia, los niños comen cantidades menores de alimentos. Esta situación suele preocupar mucho a los padres y son muy frecuentes las consultas pediátricas porque “¡el nene no come!”.

Esta etapa de la vida no se produce porque sí, sino que responde a un montento de desaceleración en la velocidad de crecimiento y está acorde con la necesidad de nutrientes del momento. Durante el primer año de vida se crece, en promedio, 18 centímetros por año, mientras que en el segundo 12 y así sucesivamente. Hasta que, en la edad escolar aproximadamente se crecen 6 cm en un año.

Durante los primeros 5 años de la vida, la mayor parte de los chicos tiene la capacidad de autorregular la ingesta en función de las necesidades, un mecanismo innato previene el desarrollo de obesidad y permite alimentarse  en función de los requerimientos de cada tramo de la vida.

A medida que crecemos, este mecanismo va siendo reemplazado en los adultos por influencias sociales y por el hecho en general de que lo que comemos no  siempre es exactamente todo lo que necesitamos.  Para los  padres, es muy tranquilizador saber que, a pesar de  que el nene come poquito,  está creciendo sano y fuerte y que esto responde a un  momento transitorio.

La insistencia en comer, ofrecer comida a cada rato o la preocupación en exceso no mejoran la situación y aumentan la ansiedad familiar. Tampoco es bueno darle cualquier alimento ¡con tal que coma!, ya que estimularíamos hábitos alimentarios inadecuados que luego resultan difíciles de destituir.

Escrito por | 28 de septiembre de 2010 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta