¿Por qué se enojan los bebés?

Muchas cosas son las que disgustan a los niños y de las que son culpables los mayores. Por ello es que se puede y se beben desterrar.

Que lo dejen llorar para educarlo: el llanto es la forma natural de expresión del chico. Es su manera de decir que tiene frío, que está sucio, que se siente solo. Con el tiempo la madre sabe reconocer cada tipo de llanto, con ese código no escrito que está en el corazón. Después de los 6 meses llora para reclamar compañía, lo que no es mucho pedir.

Que vivan pendientes del termómetro o la balanza: hay semanas que el bebé sube menos de peso y eso no debe alarmar a nadie. Tampoco hay que obsesionarse con la idea de tener un bebé gordo.

Que lo besen todas las visitas: hay otras formas de demostrar el afecto a un bebé. El 80 por ciento de las infecciones son transmitidas por vía oral. Tener esto muy en cuenta.

Que no le toleren rabietas: su idioma es un tanto restringido. A veces se muestra un poco rebelde y testarudo para demostrar que es distinto de los demás y que quiere que lo respeten. La fórmula de “rabieta” es una manera de expresarse.

Que lo controlen a cada rato: le cansa que lo controlen a cada rato para ver si tiene fiebre, si fue de vientre, de qué color hizo la caquita, si todo está bien como esperan los papás. No hay nada más perturbador para una criatura que tener padres obsesionados por el temor que le esté pasando algo a cada rato del día.

Escrito por | 12 de noviembre de 2009 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta