¿Puede ir solo al baño en locales públicos?

A muchos niños les ocurre lo mismo: en cuanto pisan un establecimiento público sienten deseos irreprimibles de visitar un baño. A veces, ni siquiera quieren hacer sus necesidades, sino sólo mojarse las manos, accionar las canillas, jugar con el expendedor de jabón, probar el secador de manos.

En estas incursiones, la compañía de un adulto sigue siendo recomendable. Primero, por razones de higiene, ya que debemos supervisar el estado de las instalaciones y el uso que hace el pequeño de ellas. También por razones de seguridad, entre otras cosas porque si el baño no está a la vista, el pequeño puede extraviarse en el trayecto. Por último, y no menos importante, porque es posible que aún necesite nuestra ayuda: la mayoría de las nenas precisan todavía que mamá las sujete para evitar que se sienten en el inodoro.

Podemos aprovechar estas visitas para enseñarles el uso adecuado de los servicios públicos. Por muy limpios que estos parezcan, siempre hay que ser precavidos: no sentarse en el inodoro, tocar lo menos posible y lavarse bien las manos al terminar.

Si el baño está muy sucio o falta alguna cosa, como jabón líquido o papel higiénico, conviene llevar encima pañuelos descartables y toallitas jabonosas, siempre se puede reclamar a la persona encargada del local.

En piletas públicas, en la playa, etc. hay que tomar precauciones adicionales. Antes de entrar en los baños, asegurémonos de que el niño esté bien seco; si no lo está y toca un interruptor (el de la luz, el del secador. ..), puede sufrir un grave accidente. Ir calzado es imprescindible para evitar infecciones, resbalones, etc.

Aclaremos a nuestro hijo que no debe ir solo al baño y menos aún dejarse acompañar por desconocidos. Paralelamente, hay que explicarle lo que son los abusos sexuales, sin ánimo de asustarlo y sin necesidad de entrar en detalles morbosos. Basta con que sepa que eso puede ocurrir y que él debe negarse.

Conviene pedirle que vaya al baño justo antes de salir de casa y recordárselo cuando vaya a sentarse a comer, antes de entrar en la pileta, etc. Así nos ahorraremos innumerables paseos. Como de todos modos habrá que llevarlo en más de una ocasión, tal vez sea mejor situarse cerca de los mismos.

Escrito por | 30 de junio de 2010 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Niños y Salud

Artículos relacionados

  • Lavamanos infantil Space

    Los niños entre 15 y 36 meses deberían estar incorporando ciertos hábitos de higiene, entre ellos el de lavarse las manos, este es un hábito...

  • Control de esfínteres

    Controlar esfínteres no se aprende por repetición como leer o escribir. Se aprende cuando se está listo, como caminar o hablar. Sin embargo,...

  • Preparado para dejar los pañales

    La primavera es la mejor época para que los niños dejen los pañales, ya que el frío hace más difícil el control de los esfínteres,...

  • Aprendiendo a ir al baño

    Casi todos los niños terminan por usar su sillita entre los 27 y los 30 meses. Y lo más importante es que después de algunos días o semanas...

  • Cuidado con los hongos

    Las playas y las piletas son, en esta época, el lugar idóneo en el que se desarrollan a su antojo una serie de enfermedades cutáneas que se...

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta