¿Qué atrae a un niño de 1 año?

Nunca hay que desesperarse. De nada sirve montar en cólera porque aún los niños de un año no son capaces de comprender qué han hecho mal. Lo mejor es armarnos de paciencia y alejar sus destructivas manitas de todo lo que sea peligroso, frágil o que pueda traer consecuencias desagradables. Especialmente de lo que para ellos es irresistible.

Los botones (el lavarropa, el horno, el dvd, el equipo de música) les producen una atracción increíble. Hay que echarles un vistazo de vez en cuando, pues no es raro que hayan girado el botón de la temperatura y estemos lavando la ropa de color a 90° C, el horno esté apagado cuando esperamos invitados o la maravillosa película que estábamos grabando resulte ser un partido de fútbol.

Les estamos ofreciendo juguetes que emiten luces y sonidos y, al mismo tiempo, negándoles otros parecidos o más interesantes; ellos no entienden la diferencia. No se los puede educar con el ‘no’ continuo, porque lo único que se consigue es que lo hagan más.

Otra de sus aficiones es buscar escondites secretos (el vídeo, la basura, el lavarropa, el acuario) para guardar sus cosas. No es llamativo pasar una de las mayores vergüenzas de su vida cuando vaya a retirar el vídeo al taller de reparaciones y el técnico le entregue dos monedas, varios trozos mordidos de galletita, un par de caramelos chupados y un collarcito. El retrete es también un sitio perfecto para introducir todo tipo de cosas, incluso el control remoto de la televisión, ¿por qué no?

Escrito por | 31 de agosto de 2010 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta