“¿No lo malcriaré?”

 

 

Muchas mamas se preguntan: “Si le hago caso al niño cada vez que llora, ¿no lo malcriaré?”

Es posible. Pero como cada niño es distinto, los padres tienen que determinar cuál es la mejor forma de abordar la situación. Sin embargo, recientes investigaciones indican que cuando el recién nacido tiene hambre, está incómodo o alterado, su organismo libera hormonas del estrés, y por ello expresa su malestar llorando. Se dice que cuando el padre o la madre responden y satisfacen las necesidades del bebé, empiezan a crear en el cerebro de este las conexiones que le ayudarán a saber tranquilizarse.

Además, según expertos, la criatura que ha recibido la atención debida produce menos cortisol, una hormona del estrés. Y aunque llegue a alterarse, se tranquiliza más pronto.

De hecho los bebés a los que siempre se les ha atendido enseguida, especialmente durante los primeros seis a ocho meses de vida, lloran menos que aquellos a quienes se les ha dejado llorar. También es importante variar la manera de responder. Si todas las veces lo hace igual —alimentándolo o tomándolo en brazos—, sí puede malcriarlo. A veces bastará con solo decirle algo como muestra de que le ha oído llorar. En ocasiones, acercársele y hablarle dulcemente al oído también surte efecto.

También puede interesarte

¿Por qué llora el bebe?

Escrito por | 27 de octubre de 2009 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta