junio del 2008

Estás viendo los artículos de Crece Bebe correspondientes al mes junio del 2008.

Síntomas del primer trimestre del embarazo

Para muchas mamás, las primeras doce semanas del embarazo, también conocidas como primer trimestre, son la parte más difícil de estar embarazada. Algunas madres se sienten muy mal durante este período. Pero afortunadamente, estas doce semanas también están llenas de alegría y de aprendizaje.

El embarazo dura 40 semanas, unos 280 días contando desde el primer día de la última menstruación. Este período se suele dividir en 3 trimestres.

Primer trimestre – semana 0 a la 13
Segundo trimestre – semana 14 a 28
Tercer trimestre – semana 29 a 40

Cada trimestre trae consigo nuevos problemas y nuevos triunfos. Durante los tres primeros meses del embarazo se esperan una gran cantidad de cambios físicos. El bebé todavía es muy pequeño, sin embargo, el cuerpo está cambiando para dar cabida a este pequeño huésped. El cuerpo cambiará tanto hormonalmente como físicamente. Es increíble lo que el cuerpo de una mujer puede hacer.

Los síntomas en este período son:

*Sensibilidad en los pechos – Las glándulas mamarias ya se están preparando para alimentar al bebé. Están creciendo y el suministro de sangre es cada vez mayor. Dentro de unas semanas, incluso pueden llegar a verse las venas azuladas a través de la piel. Es normal. Los senos se agrandan lo mismo que los pezones.

* Cesa el flujo menstrual – Esto sucede en la mayoría de los casos, aunque hay algunas mujeres que experimentan un leve sangrado durante el primer y segundo mes.

* Hinchazón y presión en el vientre – El útero se está expandiendo y esto aplica presión a la vejiga y el tracto digestivo inferior.

* Secreciones vaginales – A veces, se puede tener un flujo más abundante de lo normal.

* Fatiga – Tu cuerpo está utilizando tanta energía para hacer crecer este pequeño cuerpo, que el propio cuerpo puede sufrir de fatiga extrema. El aumento de la hormona progesterona, también puede causar somnolencia.

* Nauseas, indigestión y acidez – La progesterona es esencial para el embarazo, pero, por desgracia, causa una digestión lenta. Como consecuencia de ello, algunas mujeres experimentan algunos de estos síntomas.

* Aumento de la micción – Esto se debe a que el útero cambia de posición, y ejerce presión sobre la vejiga. Es molesto pero normal.

* Sequedad de vientre – Esto también es muy común y molesto. Se debe a los cambios hormonales. Se recomienda comer muchas frutas y verduras, y muchos cereales.

Vía| womenshealthcaretopics

Escrito por | 30 de junio de 2008 | 7 comentarios
Embarazo.

Primer y segunda semana de embarazo

La primer y segunda semana de embarazo son muy emocionantes y desconcertantes para la mayoría de las mujeres.

En estas semanas, puede suceder que ni siquiera estés segura de que estás embarazada todavía. Muchas mujeres experimentan algunos síntomas, aunque algunas no los presentan en absoluto.

Cuando se produce la ovulación, el cuerpo produce cantidades variables de estrógeno y progesterona, cuando los ovarios liberan un óvulo. En el caso de un embarazo, el óvulo será fertilizado y viajará hasta las trompas de Falopio al útero, donde residirá durante las próximas 40 semanas. Aquí puedes calcular la fecha en la que debería nacer el bebé. Sin embargo esta fecha estimativa sólo se da en 1 de cada 20 mujeres.

Aquí puedes ver cuáles son los primeros síntomas que sentirás.

Es probable que experimentes una gran variedad de emociones durante el embarazo. Para muchos padres, comienza una etapa de muchas expectativas y ansiedad. Es perfectamente normal estar preocupados por los cambios que el nuevo bebé traerá a nuestras vidas. Si bien es muy difícil no sentir algo de estrés durante este tiempo, trata de tranquilizarte.

Los médicos suelen recomendar a las mujeres embarazadas dormir del lado izquierdo. Esto ayuda a promover un óptimo flujo de sangre hacia el útero, ayudando a alimentar y nutrir al bebé.

Durante las semanas 1 y 2 se producen una serie de cambios increíbles en el cuerpo. Los niveles de hormonas han cambiado de manera significativa para asegurar que el cuerpo de la mujer esté en óptimas condiciones para desarrollar una nueva vida dentro de él.

Durante las primeras semanas el núcleo del espermatozoide se une al óvulo, y determina el sexo del bebé. El esperma portador de un cromosoma Y da como resultado un niño, mientras que el que lleva un cromosoma X se traduce como una niña.

En este período, el huevo fertilizado, también conocido como cigoto, se divide en varias células y comienza excavando en el rico tejido de revestimiento del útero, para adherirse a él.

El precioso bebé no es más que una pelota de células que se transforma en este punto en un blastocisto. El blastocisto se compone de una masa celular que con el tiempo se transforma en el embrión, otra cavidad que se convierte en el saco amniótico, y un cuerpo celular exterior que se convertirá en la placenta. Es increíble la forma en que el bebé se desarrolla a partir de esa bola aparentemente primitiva de células.

Durante las primeras semanas es muy importante que ya adoptes hábitos de vida saludables. Nutrición adecuada y ejercicio, tratar de reducir al mínimo el estrés, son componentes que ayudan a promover un embarazo feliz y saludable.

Si todavía no lo has hecho, sería muy bueno que consumas ácido fólico, que se encuentra principalmente en las verduras verdes, o mediante un complemento vitamínico. Esto ayudará a reducir el riesgo de que el bebé desarrolle problemas del tubo neural como espina bífida. La mayoría de las vitaminas prenatales contienen una cantidad adecuada de ácido fólico.

También es importante interrumpir cualquier hábito nocivo que puede afectar al futuro bebé. Fumar y tomar alcohol son muy dañinos en el embarazo. Fumar durante el embarazo puede aumentar el riesgo de que el bebé sea pequeño para su edad gestacional. También interfiere con la capacidad del cuerpo de absorber el ácido fólico. Aumenta los riesgos de aborto involuntario, y el riesgo de placenta previa.

Vía| womenshealthcaretopics

Escrito por | 30 de junio de 2008 | 26 comentarios
Embarazo.

Infección de oídos en niños

Si tu niño acaba con dolor de oídos unos días después de nadar en la playa, lago o piscina, es probable que tenga una infección en el canal auditivo u oído externo. Estas infecciones son diferentes a las del oído medio que los niños pueden padecer luego de un resfriado.

Esto se puede deber a lo siguiente: tener una gran cantidad de humedad en el oído puede afectar las defensas naturales de la piel contra bacterias y hongos, y estas pueden afianzarse y crecer.

Los niños que tienen la piel seca (a causa de eczema, por ejemplo), son especialmente susceptibles a sufrir este tipo de infección. Los síntomas incluyen dolor de oído, picor y sensación de que el oído está tapado.

Cómo tratar esta infección: el dolor se puede calmar con una dosis adecuada de ibuprofeno. Una toallita húmeda tibia sobre la zona afectada también puede ayudar. Si el dolor se vuelve insoportable, el niño desarrolla fiebre o presenta algún drenaje del oído, se debe llamar al médico. Es probable que se le receten antibióticos.

Cómo evitarlo: Seca los oídos de tu hijo a fondo después de que se ha tomado un baño. Pídele que incline la cabeza hacia un lado y luego al otro, para drenar toda el agua, y luego secar con toalla, nunca con un bastoncillo de algodón. Si se le mete agua en los oídos con mucha frecuencia, intenta con los tapones para los oídos.

Vía| parenting

Escrito por | 30 de junio de 2008 | 3 comentarios
Primeros años.

Vitaminas para bebés en la lactancia: Vitamina D

Los bebés que están en riesgo de tener una deficiencia de vitamina D, son los bebés amamantados. Esto se debe a que la leche de fórmula del bebé está fortificada con vitamina D, pero la leche materna parece ser deficiente en esta vitamina esencial.

La deficiencia de la vitamina D puede dar lugar a raquitismo y cráneos débiles en los recién nacidos. También está vinculada a la esclerosis múltiple, la osteoporosis y la enfermedad de Alzheimer.

Los lactantes amamantados (ya sea exclusiva o parcialmente), deben recibir un suplemento diario de esta vitamina, hasta que son destetados. Se debe consultar con el médico para que profesional evalúe el momento de dejar de darle la vitamina.

Los niños más grandes y adultos reciben vitamina D de manera natural al tomar un poco de sol todos los días. Pero en los últimos años, la deficiencia vitamina D se ha convertido en un problema mundial. Los cambios en el estilo de vida en todo el mundo ha llevado a la gente a tener menos tiempo y por lo tanto estar menos al aire libre, con una menor exposición al sol.

Vía| babiesonline

Escrito por | 30 de junio de 2008 | 5 comentarios
Primeros días.

Leche materna, más beneficios para las niñas

Un estudio reciente realizado por investigadores norteamericanos y argentinos afirma que las propiedades protectoras de la leche materna contra las infecciones respiratorias funciona mejor para las niñas que para los bebés varones.

Los investigadores estudiaron 119 niños nacidos con muy bajo peso al nacer. Estos bebés tienen mayor riesgo de desarrollar graves infecciones respiratorias que los bebés que nacen con un peso normal. El estudio comparó la incidencia de una enfermedad pulmonar grave entre niños y niñas y entre bebés alimentados con leche materna y fórmula.

Los resultados muestran que la lactancia materna disminuyó significativamente el riesgo de una enfermedad pulmonar aguda en las niñas, mientras que en los varones, también disminuye en comparación con los bebés alimentados con leche de fórmula, pero no en números tan elevados como en el caso de las niñas.

Las niñas alimentadas con leche de formula, presentaron el más alto riesgo de contraer una enfermedad pulmonar, 8 veces más que las niñas alimentadas con leche materna.

Como tal, la lactancia materna no sólo disminuyó la tasa de infecciones, sino también la gravedad de la enfermedad.

Otro resultado del estudio es que los bebés alimentados con leche materna pueden contraer una enfermedad, pero tienden a combatir la enfermedad con éxito.

Este estudio confirma una vez más que la leche materna sigue siendo el mejor alimento para los bebés, independientemente de su sexo.

Vía|  babiesonline

Escrito por | 30 de junio de 2008 | 1 comentario
Salud.

Síntomas de parto

¿Cómo reconoceré los síntomas de que el parto está cerca? ¿Cómo reconocer la labor de parto?

Ya sea el primer o el cuarto bebé, el trabajo de parto es posiblemente uno de los momentos más esperados durante el embarazo. Lamentablemente, a pesar de los grandes avances en el campo de la obstetricia, los médicos todavía no pueden predecir con exactitud cuando una mujer va a entrar en el trabajo de parto. Incluso en las mamás con experiencia, a veces es difícil determinar si el trabajo de parto ha comenzado. Para algunas madres, la labor empieza de repente y progresa rápidamente, mientras que para otras, es un proceso lento que se extiende por varias horas o varios días.

Las mayoría de las mujeres se darán cuenta de muchos cambios físicos en su cuerpo cuando éste se prepara para el parto.

Instinto de aprontar el nido – Aparte de los síntomas físicos, se puede experimentar un fuerte instinto de anidación. Esto puede ser probablemente impulsado por las hormonas. Se siente mucha energía y un repentino impulso frenético de limpieza, orden y decoración. Trata de no exagerar la actividad física en este momento, necesitarás mucha energía para el trabajo de parto.

Contracciones de Braxton Hicks – Si bien la mayoría de las mujeres experimentan contracciones Braxton Hicks a lo largo del embarazo, se tienden a intensificar y se producen con mayor frecuencia cuando se está por acercar el trabajo de parto. En esencia, el útero comienza a calentar en la preparación de la intensa sesión de ejercicios a los que se someterá durante el parto. Una manera de determinar si se están experimentando contracciones de Braxton Hicks o las de la labor de parto, es orinar y vaciar la vejiga, beber un vaso de agua y recostarse. Las contracciones de Braxton Hicks deberían disminuir en un plazo de 10 minutos.

El vientre baja – A medida que el parto se acerca, el bebé comenzará a descender hacia la pelvis. Cada mamá lleva a su bebé de manera diferente, y algunas que lo han llevado de manera baja no notarán este cambio. A medida que se ablanda el cuello del útero, el bebé comenzará a caer hasta que su cabeza esté plenamente encajada en la cérvix. Uno de los síntomas típicos es sentir mayor pesadez o presión en la pelvis. Se puede experimentar la necesidad de orinar más seguido, y mover el intestino puede ser más dificultoso. Otro efecto secundario es que se incrementa la hinchazón en las piernas y los pies, debido a la presión añadida sobre los vasos sanguíneos. La ventaja es que la presión sobre el diafragma disminuye, lo que permite respirar más fácil. También se puede sentir un alivio en la acidez.

Cambios en el cérvix – Aunque es bastante difícil que tu misma notes los cambios en el cuello uterino, el médico puede iniciar su vigilancia en las últimas semanas de embarazo. Algunas mujeres permanecen sin dilatar hasta el comienzo de la labor, mientras que otras inician la dilatación varios días o semanas antes. El cuello el útero se tiende a borrar, ablandarse y dilatarse varias semanas antes de la gran fecha.

Flujo vaginal amarronado– Como el cuello del útero se suaviza paulatinamente y dilata, muchas mujeres experimentan la pérdida del tapón mucoso. El tapón mucoso, que selló el cuello uterino durante el embarazo, se puede eliminar en el flujo vaginal, lo que se percibe como un fluido de color marrón. Sin embargo, como se dilata el cuello del útero, algunos vasos sanguíneos pueden romperse y teñir el tinte marrón del tapón con algo de sangre. Esto es una típica señal de que la labor es inminente en las próximas horas o días, aunque puede suceder que se desprenda en un coito o un examen médico. Si tienes esta experiencia antes de la semana 37, se aconseja que consultes a tu médico.

Contracciones – De todos los síntomas de parto, las contracciones son sin duda el medio más seguro de saber que el trabajo de parto ha comenzado. Las mismas se incrementarán paulatinamente en duración e intensidad. Se diferencian de las contracciones de Braxton Hicks, ya que suelen ir acompañadas de un dolor más profundo, y no disminuyen con los cambios de posición. Una vez que las contracciones duran al menos un minuto y han venido cada 5 minutos en la última hora, es que el bebé nacerá muy pronto.

Rotura de bolsa o romper aguas – Si notas que comienzas a perder líquido por la vagina, ya sea mucha cantidad o poca, es probable que hayas roto aguas y que la labor de parto esté comenzando. En este caso debes ir al médico. Si en las próximas horas comienza la labor de parto, no pasa nada, pero si la labor de parto se retrasa demasiado, los médicos decidirán si conviene una cesárea. Es que la bolsa actúa como barrera entre los gérmenes de la vagina y el útero, y si se rompe mucho antes de entrar en la labor, quizás se corran riesgos de una infección, tanto para el útero como para el bebé. Por eso es importante ir al médico en este caso.

Si presentas alguno de estos síntomas antes de la semana 37 debes ponerte en contacto inmediatamente con el médico.

Vía| pregnancyetc

Escrito por | 30 de junio de 2008 | 11 comentarios
Parto.

Síntomas de la ovulación

La ovulación es la liberación de un óvulo maduro de un folículo que se desarrolló en el ovario. Por lo general, ocurre regularmente, en torno a los 14 días de un ciclo menstrual de 28 días. Una vez liberado, el óvulo es capaz de ser fertilizado durante 12 a 48 horas antes de que éste comience a morir. Se es más fértil durante los días en torno a la ovulación. Tener sexo al menos cada dos días durante esta semana es una buena estrategia, si quiere quedar embarazada.

Si estás intentando la concepción, la predicción de tu período de ovulación puede aumentar las probabilidades de quedar embarazada. La forma más fácil y menos técnica de predecir la ovulación es simplemente contando los días. Nuestro propio calendario de ovulación proporciona una forma fácil aprender acerca del momento más fértil. Lo que se debe hacer es contar 14 días desde el primer día de la última menstruación. Ese es el momento en el que generalmente se produce la ovulación.

Si tienes un ciclo regular, entonces este método puede funcionar. Por ejemplo, si tienes un ciclo perfecto de 30 días, ovulas alrededor del día 16 (30-14=16). Para las mujeres que tienen períodos muy irregulares, este método no servirá. En este caso es necesario recurrir a otros métodos para saber cuándo se está ovulando.

Este método puede ser notar los síntomas físicos que acontecen durante la ovulación. Estos son:

  • cambios en la temperatura basal
  • cambios en el moco cervical o flujo vaginal
  • dolores abdominales – Alrededor de una quinta parte de las mujeres pueden sentir dolor abdominal en el momento de la ovulación. Este dolor puede variar de sentir una ligera molestia a un dolor agudo. Este síntoma de la ovulación, llamado Mittelschmerz, puede durar unos minutos hasta unas horas, y normalmente se siente en el lado derecho del abdomen.

Vía| babyhopes

Escrito por | 29 de junio de 2008 | 11 comentarios
Concepción.

Moco cervical o flujo en la ovulación

La presencia y consistencia del moco cervical o flujo vaginal sufre una serie de alteraciones durante el ciclo menstrual. Al observar los cambios en el fluido cervical, se puede predecir la ovulación, o sea, el momento más fértil para concebir un bebé.

Uno de los propósitos del moco cervical durante la ovulación es mantener los espermatozoides en un medio sano y facilitarles el movimiento a través del cérvix. Lógicamente, habrá un aumento en el moco cervical en la ovulación, así como un cambio en su textura, se vuelve más claro, resbaladizo y elástico, similar a la clara de huevo.

Usando los dedos limpios, o si lo prefieres, papel higiénico, puedes examinar el líquido cervical. Antes de la ovulación, no en los períodos fértiles, experimentarás una sequedad o falta de flujo. Poco a poco, al acercarse la ovulación, el moco cervical se incrementará, y la consistencia se hará cada vez más pegajosa y de color blanquecino, amarillento o turbio.

Justo antes de la ovulación, el fluido cervical aumentará considerablemente, será semi-transparente, resbaladizo, como clara de huevo. Esto indica que se está en el período más fértil y la ovulación se está llevando a cabo en ese momento.

Si encuentras que el moco cervical no llega a la consistencia de clara de huevo, existen en el mercado algunos lubricantes que ayudan a los espermatozoides a llegar felizmente a su tan ansiado destino.

Te puede interesar: Tabla temperatura basal

Vía| babyhopes reshealth

Escrito por | 29 de junio de 2008 | 39 comentarios
Concepción.

Tabla temperatura basal

Una forma de saber si se está ovulando es mantener un registro de dónde estás dentro del período menstrual. La tabla de registros de la temperatura basal se hace para detectar el cambio de temperatura que se produce después de la ovulación. No puede predecir cuándo se producirá la ovulación en un determinado ciclo, pero mirando los registros de ciclos anteriores se puede notar un patrón de ovulación.

Para armar esta tabla, asegúrate de comenzar el primer día de la menstruación. Cada mañana, antes de ir al baño o de salir de la cama, toma tu temperatura. Debes usar un termómetros basal, que es mucho más preciso que el común. Debes utilizar siempre el mismo termómetro. Toma nota de cualquier falta de sueño, consumo de alcohol, enfermedad o estrés, ya que estos estados pueden alterar la temperatura. Con estos datos, vas formando una simple gráfica, como vemos en la imagen.

Justo después de la ovulación, debería haber un aumento de unos 0,2 a 0,5 grados Celsius. El día de la ovulación se producirá un ligero cambio de temperatura. Los siguientes dos días sube progresivamente la temperatura. El aumento en el día de la ovulación no se distingue de los normales altibajos de toda la fase pre-ovulatoria. Sólo se reconoce en retrospectiva cuando se forma una línea hacia arriba con los dos días después. El período posterior a la ovulación las temperaturas siguen en este nuevo nivel más alto, hasta que llega menstruación, donde las temperaturas descienden y empieza el ciclo otra vez.

Si estás embarazada, la temperatura basal del cuerpo permanecerá en un nivel elevado. Debido al hecho de que el cambio de temperatura ocurre durante la ovulación, si estás tratando de quedar embarazada, trazar esta gráfica durante al menos dos meses será necesario para que puedas determinar el punto antes de la ovulación, momento en el que te encuentras más fértil.

Vía| babyhopes ineditstudio

Escrito por | 29 de junio de 2008 | 2 comentarios
Concepción.

Síntomas del embarazo primer mes

Los síntomas en el primer mes del embarazo varían de mujer a mujer y de embarazo a embarazo, sin embargo, uno de los síntomas más significativos es el retraso del ciclo menstrual.

Comprender los signos y síntomas del embarazo es importante porque cada síntoma puede estar relacionado con algo que no sea un embarazo. Algunas mujeres experimentan síntomas de embarazo a una semana de la concepción. Para otras mujeres, el embarazo puede desarrollar síntomas a las pocas semanas, o no presentar ningún síntoma. A continuación te mostraremos algunos de los síntomas más comunes. Si has sido sexualmente activa y experimentado cualquiera de los siguientes síntomas, es importante realizar una prueba de embarazo.

Sangrado de implantación – Este puede ser uno de los primeros síntomas del embarazo. Cerca de 6 a 12 días después de la concepción, el embrión se implanta en la pared uterina. Algunas mujeres experimentan un leve manchado, así como algunos calambres.

Retraso de la menstruación – Este es el más común de los síntomas de embarazo. Algunas mujeres pueden presentar un sangrado, pero en general será más corto y más ligero que en un período normal.

Hinchazón y tensión en los senos – La hinchazón de mamas es un síntoma que puede comenzar tan pronto como 1 a 2 semanas después de la concepción. La mujer puede notar cambios en sus senos, sensibilidad al tacto, dolor o hinchazón.

Fatiga y cansancio – La sensación de fatiga o cansancio es un síntoma más del embarazo, que también puede empezar tan pronto como la primera semana de la concepción.

Náuseas matutinas – Este conocido síntoma suele aparecer a menudo entre las 2 a 8 semanas luego de la concepción. Algunas mujeres tienen la fortuna de no presentar este síntoma, mientras que otras tienen estos síntomas la mayor parte del embarazo.

Dolores de espalda – Dolores en la pare baja de la espalda pueden ser un síntoma que se produce al principio del embarazo, sin embargo, es común experimentar un leve dolor de espalda a lo largo de todo el embarazo.

Dolores de cabeza – El aumento repentino de hormonas en el cuerpo pueden hacer sentir dolores de cabeza al principio del embarazo.

Orinar con frecuencia – Alrededor de la semana 6 a 8 después de la concepción, es posible sentir la necesidad de orinar con más frecuencia.

Oscurecimiento de los pezones – Si estás embarazada, la piel alrededor de los pezones puede oscurecerse.

Antojos de alimentos – Muchas mujeres experimentan antojos de ciertas comidas cuando están embarazadas. Esto puede durar todo el embarazo.

Te puede interesar: ¿Cuándo nace un bebé?, ¿Qué hacer si estoy embarazada?, ¿Cómo puedo saber si estoy embarazada?, ¿Estaré embarazada?

Vía| americanpregnancy

Escrito por | 29 de junio de 2008 | 170 comentarios
Embarazo.

Artículos más antiguos »