25 de febrero de 2010

Estás viendo los artículos de Crece Bebe correspondientes al día 25 de febrero de 2010.

Set de vuelta al trabajo

La necesidad de muchas mujeres, luego de tener a un bebé,  de volver al trabajo puede generar algunos inconvenientes si no se  cuenta con la información y las herramientas más convenientes para seguir amamantado a su bebé. Hay muchos mecanismos que buscan darle la tranquilidad a la mamá de que la alimentación de su reciente hijo no estará descuidada.

Por ejemplo el set Avent de vuelta al trabajo permite que la lactancia materna se continúe aunque la mamá deba asistir a un trabajo fuera de casa.  Con él se podrá extraer y almacenar la leche de la mamá, sin necesidad de dedicar demasiado tiempo, y con la discresión que toda mujer busca.

Este Set incluye un extractor de leche Isis, cuatro tarritos para conservar la leche, con capacidades de 125 y 260 ml. Además una bolsa isotérmica para mantener la leche fresca hasta por seis horas, con dos tetinas de recién nacido y petacas flexibles que permiten congelar.

Escrito por | 25 de febrero de 2010 | 1 comentario
Bebés y Padres y Ropa y accesorios.

El vínculo madre e hijo

Si no se produce esta reunión después de nacer, el niño quedará “cargado’ con la energía de angustia del parto y requerirá, a lo largo de su vida, mucho más afecto de sus seres queridos, en un intento de compensar el desamparo vivido.  El niño, luego de la angustia del nacer, busca sentirse protegido, amparado, en paz…

Toda la energía “negativa” que acumuló durante la crisis del nacimiento se transforma en “positiva” al tomar contacto con la protección materna. La imagen de un niño que se encuentra solo al nacer es la de un rostro crispado por el llanto, con sus ojos fuertemente cerrados, igual que sus manos. Es decir, un estado de máxima tensión.

Por el contrario, la imagen que ofrece cuando está sobre el pecho materno es de rostro distendido, manos abiertas, ojos curiosos para investigar el mundo que lo rodea; sus músculos relajados expresan claramente serenidad y paz. En ambos casos, se trata de recién nacidos con el mismo tiempo de vida y en iguales circunstancias de parto. El único elemento distintivo son los brazos de mamá, que brindan la seguridad del mundo.

Si bien es cierto que nuestra conducta emocional está determinada por múltiples causas, no es menos cierto que cuanto más tempranamente actúe un estímulo sobre nosotros, más repercusión tendrá en la vida ulterior.

Escrito por | 25 de febrero de 2010 | 2 comentarios
Bebés y Padres y Primeros días.