10 de julio de 2010

Estás viendo los artículos de Crece Bebe correspondientes al día 10 de julio de 2010.

La miel puede ser perjudicial para el bebé

Es absolutamente cierto que los menores de un año no deben ingerir miel. Y esto se debe a dos motivos fundamentales: el primero y más importante es la posibilidad de que el pequeño enferme de botulismo; y la segunda, la alteración a nivel dentario por el exceso de azúcar que contiene.

El botulismo es una enfermedad neuroparalítica que se produce por el contacto o la ingestión de alimentos que contienen la toxina botulímica. Esta toxina, al ser absorbida, llega a los músculos a través de la sangre donde produce una alteración química que lleva a la parálisis. En muchos casos puede llegar a ser muy, pero muy grave. De ahí la importancia de evitar que el pequeño ingiera un alimento que pueda contener estas toxinas.

Hay tres tipos de botulismo: el alimentario, el producido después de una herida y el más recientemente descubierto, que es el del lactante o de los menores de un año. Esta situación se da con mayor frecuencia en los bebés ya que su intestino inmaduro no puede hacer frente a la toxina. Por este motivo, cuando ingieren alimentos contaminados, se enferman con más facilidad.

Si bien son los alimentos los que con mayor frecuencia pueden contener estas toxinas (la miel y el jarabe de maíz), también se han visto casos de botulismo en niños que viven en zonas rurales o en el campo, y no por comer algo sino por la falta de higiene del lugar donde habitan, o  por la llegada de las esporas al aparato digestivo a través del viento en zonas muy secas y ventosas.

Los síntomas que presenta suelen ser muy variados y con distintos niveles de gravedad; en algunos casos, esta enfermedad llega a producir una insuficiencia respiratoria que puede ser letal. Por todo esto hay que evitar darle a los menores de un año miel o jarabe de maíz.

Escrito por | 10 de julio de 2010 | 1 comentario
Bebés.

El séptimo mes de embarazo

El séptimo es un mes muy tranquilo. Si bien la panza ha crecido mucho, y está alta debido a que el bebé no se ha encajado, su tamaño aún no complica mayormente la respiracion y permite un aceptable grado de actividad, siempre y cuando el aumento de peso no haya sido excesivo.

El bebé aumentará cerca de un kilo de peso a lo largo de este mes, lo que significa que ése es el mínimo que la madre debería ganar. Es importante no excederse, algo muy fácil a esta altura del embarazo.

En la consulta, el obstetra le indicará, si aún no lo ha hecho, que se acerque al curso de preparación para el parto. Solicitará también estudios de sangre y de orina y, posiblemente, una nueva ecografía según sea su criterio personal. También la pesará y le controlará la presión arterial. Seguramente prescribirá la aplicación de una nueva dosis de la vacuna antitetánica.

Si la futura mamá ha ganado peso en exceso, o el bebé ha adquirido gran tamaño, es probable que haya que pedir un estudio de sangre en ayunas y otro después de desayunar para descartar una posible diabetes gestacional. Pero, como ocurre en la mayoría de los casos, si todo va bien, el obstetra estimulará a la paciente para que siga con una vida plena, activa y saludable.

Escrito por | 10 de julio de 2010 | 1 comentario
Embarazo.