abril del 2011

Estás viendo los artículos de Crece Bebe correspondientes al mes abril del 2011.

Nombres para niñas de la Q a la S

Nombres para niñas con Q

Quillén: lágrima. Nombre de un pueblo del sur de Chile. Origen Mapuche.

Quimei: hermosa. Es también nombre masculino. Origen mapuche.

Nombres para niñas con R

Rebeca: la de belleza encantadora. Origen hebreo.

Rocío: la que está cubierta por el rocío. Origen latino.

Rosana: la de color rosado. Origen latino.

Ruth: fiel compañera. Origen hebreo.

Nombres para niñas con S

Samantha: la que sabe escuchar. Origen arameo.

Sofía: la que tiene sabiduría. Origen griego.

Soraya: la expresiva. Origen árabe.

Stefanía: la coronada por la victoria. Origen griego. Suyay: Isperanza. Origen quechua.

Escrito por | 30 de abril de 2011 | 0 comentarios
Bebés.

Nombres para niños con M y N

Nombres para niños con M

Macedonio: el que triunfa y se engrandece. Origen griego.

Malaquías: mensajero de Dios. Ultimo de los profetas menores. Origen hebreo.

Marcial: consagrado a Marte. Origen latino.

Mariano: derivado de María. Origen latino.

Mateo: el don de Dios. Origen hebreo.

Mauro: el de tez oscura. Origen latino.

Muñir: el que es como una fuente de luz. Origen árabe.

Nombres para niños con N

Nadir: el opuesto. Origen árabe.

Nahuel: el tigre. Origen araucano.

Natal: nacido en Navidad. Origen latino.

Nemesio: el justo. Origen griego.

Nereo: el que manda en el mar. Origen griego.

Nicolás: quien conduce a su pueblo a la victoria. Origen griego.

Niño: poseedor de palacios. Origen caldeo.

Norman: hombre que viene del Norte. Origen inglés.

Escrito por | 30 de abril de 2011 | 0 comentarios
Bebés.

Mitos del embarazo

¿Las cremas antiestrías en los pechos alteran el sabor de la leche?

Ciertas sustancias aromáticas pueden absorberse por la piel cuando están adecuadamente vehiculizadas en forma de cremas o líquidos. Por eso, no es conveniente emplear cremas fuertemente perfumadas sobre las mamas durante la lactancia.

Aun cuando su aplicación no altere el sabor de la leche, al modificar el olor de la piel, puede ocasionar el rechazo del pecho por parte del bebé. Por otra parte, las cremas poco o nada hacen para combatir las estrías. Lo importante es evitar la sobrecarga grasa de la piel (hay que tratar de no aumentar de peso más allá de lo conveniente) y usar siempre un corpino firme, que mantenga la mama erguida en su lugar, incluso durante el sueño nocturno.

¿El prolapso posterior al parto puede combatirse con ejercicios?

Hay ejercicios que pueden realizarse durante el embarazo, a fin de fortalecer la musculatura perineal y facilitar la relajación del piso de la pelvis. Otros pueden comenzarse luego de que se supere el puerperio: aproximadamente treinta o cuarenta días después del parto.

¿Cuanto más náuseas se tienen, más sano va a ser el bebé?

Tradicionalmente se dice que cuanto más náuseas y vómitos (no patológicos) tiene una embarazada, menos chances tiene de abortar. Es decir, cuanto más agresiva y firme es la acción de la placenta, mejor es el pronóstico del embarazo, aunque peores los síntomas. Esto no tiene nada que ver con la salud del bebé; tan sólo es una menor incidencia de abortos espontáneos por mala función placentaria. Cuando el embarazo es gemelar, las náuseas son más intensas debido a la mayor superficie de placenta existente.

Escrito por | 29 de abril de 2011 | 0 comentarios
Embarazo.

Los niños y la magia

A veces los niños nos sorprenden con una especie de rituales. Quieren que algo les salga bien, y cruzan los dedos o caminan por la vereda fijando el pie cada dos baldosas, se ponen sus medias de la suerte (o una pulsera, una remera). No están convencidos de que sea infalible, claro; pero les hace sentir que controlan la situación, que son más fuertes (“Las cosas pasan porque yo lo quiero así; y, si yo no quiero, no pasan); y eso les da seguridad. También nosotros tenemos cabalas: tocar madera, brindar (y no con agua), no hablar de los nuevos proyectos. No estamos seguros de que funcione, pero por si acaso…

¿Y si nuestro hijo nos sale con que en el placard de su cuarto hay un monstruo? Ya que convencerlo de que los monstruos no existen resulta casi misión imposible (por ahora), ayudémoslo a transformar ese bicho tan feo en uno más simpático (“¡Pero si es el monstruo de las galletitas!”). Muchas veces, lo único que pretenden es involucrarnos en el juego.

En general, los rituales excesivos, como mirar debajo de la cama, deben preocuparnos cuando se trata de actos exagerados que impiden al niño realizar otras actividades. Quizá manifiesta así alguna inseguridad (¿ya no va contento al colegio?, ¿le cuesta relacionarse?, ¿existe algún problema familiar?) que será preciso subsanar.

Que los niños crean en la magia es sano y natural, siempre y cuando se trate de fantasías agradables que enriquezcan su mundo interior y nosotros estemos al tanto para ayudarlos a delimitar la frontera entre ilusión y realidad. Seguirles el juego es una manera de potenciar su inteligencia y lograr que sean adultos creativos.

Escrito por | 29 de abril de 2011 | 0 comentarios
Niños y Primeros años.

Controles y baños del recién nacido

Pasados los días el recién nacido se adaptará naturalmente a este momento, que será de alegría y mucho afecto. La higiene de los genitales no requiere ningún cuidado especial. Hay que lavarlos con suavidad para evitar irritaciones sin intentar, en los varoncitos, retraer el prepucio antes de los dos años ya que se le puede causar daño.

Se pueden elegir pañales lavables o descartables. Si se opta por los primeros hay que recordar que el lavado debe ser con jabón de pan blanco y el enjuague final con vinagre. Esto evita el paspado de la colita. Mientras no haya caído el cordón no conviene usar bombachita de goma porque retrasa el secado. Si se utilizan pañales descartables, hay que procurar que no tengan perfume que irrite la piel sensible del bebé.

Es necesario el control periódico del pediatra. Te proponemos las siguientes visitas: a la primera semana, a los quince días, a los treinta días y luego mensualmente, hasta el primer año. No dudes de consultarlo si el bebé duerme mucho, rechaza el alimento, respira con dificultad, está acalorado o con la piel fría. Y ante cualquier otro síntoma o duda que te surja, por más tonta que te parezca.

Escrito por | 29 de abril de 2011 | 0 comentarios
Bebés.

Nombres para niños de la J a la L

Nombres para niños con J

Jairo: el Iluminado.

Jano: el que brilla como el Sol. Origen griego.

Javier: proveniente de la casa nueva. Origen vasco.

Jesús: el salvador. Origen hebreo.

Josué: dios es el que salva. Origen hebreo.

Julián: derivado de Julio; el que tiene el cabello crespo.

Justiniano y Juvenal: joven que necesita consejo. Origen latino.

Nombres para niños K

Kaled: el inmortal. Origen árabe.

Kalil: variante de Jalil; amigo. Origen árabe.

Nombres para niños con L

Ladislao: el que gobierna con honores. Origen eslavo.

Laureano: victorioso, rodeado de laureles. Origen latino.

Lautaro: audaz. Nombre de un guerrero araucano que luchó contra la dominación española. Origen araucano.

Leobardo: intrépido entre su pueblo. Origen germano.

León: bravo y audaz. Origen latino y griego.

Liberal: amante de su libertad. Origen latino.

Lucio: variante de Lucas; el que resplandece como la luz. Origen latino,

Escrito por | 28 de abril de 2011 | 0 comentarios
Bebés.

Nombres para niñas de la M a la P

Nombres para niñas con M

Macarena: la bienaventurada. Origen griego.

Margarita: preciosa como las perlas. Origen latino.

Martina: consagrada al dios Marte. Origen latino.

María: la elegida, la amada por Dios. Origen hebreo. Milagros: la del poder divino. Origen latino.

Muriel: la obligada y reconocida. Origen irlandés.

Nombres para niñas con N

Nahir: mansa como el arroyo. Origen árabe.

Nayla: la de ojos grandes. Origen árabe.

Nuria: la que vive entre colinas. Origen catalán.

Nombres para niñas con O

Ofelia: la que presta socorro. Origen griego.

Ólinda: la protectora de la propiedad. Origen germano.

Ornela: la que es como el fresno florido. Origen latino.

Nombres para niñas con P

Pamela: la que es todo dulzura. Origen griego.

Paula: mujer menuda. Origen latino.

Penélope: la que es paciente. Origen griego.

Perla: preciosa. Origen germano.

Pía: piadosa, mística. Origen latino.

Escrito por | 28 de abril de 2011 | 0 comentarios
Bebés.

El recién nacido en la habitación de los padres

Algunos pediatras consideran conveniente que durante los primeros cuarenta días el bebé duerma en la habitación de los padres. Esto facilita la alimentación (que en este tiempo se hace sin pausa nocturna). Pero hay quienes proponen un lugar para los padres y otro para el niño. La preferencia por una u otra alternativa no es significativa, siempre que tengas buena disposición para alimentarlo cada vez que sea necesario.

Acondiciona el espacio para el bebé en un lugar aireado y luminoso, cercano al cuarto de ustedes. Si el primer tiempo durmió en la habitación paterna, esa situación no puede prolongarse más allá de los sesenta días. En forma gradual, harás que se acostumbre a su propio lugar. Esto preserva la intimidad de la pareja y les permite concillar un sueño más tranquilo tanto al bebé como a sus padres.

Es recomendable postergar las visitas sociales en tu hogar hasta después de algunos días: estarás más tranquila y podrás organizarte con mayor facilidad.

Escrito por | 28 de abril de 2011 | 0 comentarios
Bebés y Primeros días.

Enseñar a los niños a compartir

Si a pesar de nuestros esfuerzos conciliadores, los niños se niegan a desprenderse de lo que es suyo, por más que se lo pidan, los padres deberemos respetarlos. Los adultos tampoco estamos siempre dispuestos a prestarlo todo. Estas disputas infantiles son prácticamente imposibles de evitar, pero algo sí se puede hacer para que no se conviertan en una constante.

Una buena idea para prevenirlas es llevar a la plaza, o cuando vamos de visita, algunos de sus juguetes favoritos para que no empiecen a desear los de los demás. Un juguete atractivo se cotiza más si se quiere hacer algún cambio.

Al principio, los trueques y préstamos les cuestan mucho, pues creen que lo que se da se ha perdido para siempre. Por mucho que se les explique que su amiguito les va a devolver su querido teléfono en seguida, no es sencillo quitarles el miedo de no recuperar lo prestado. Los razonamientos no les sirven de nada, pues aún no tienen noción del tiempo. Si un adulto cuenta hasta diez o veinte y después se efectúa el cambio, pueden entenderlo, porque los números tienen algo mágico para los niños.

Muchas veces no es el hecho de que se peleen por una cosa u otra lo que desespera a los padres, sino que, de repente, se les antoje un juguete al que nadie había prestado antes ninguna atención.    Marina, de dos años y medio, se pasa a veces días sin sacar alguno de sus muchos trastos del cesto de los juguetes. Pero en el momento en que alguien le echa un ojo encima, grita rabiosamente “¡Mío!”. Esto es normal pues cualquier cosa se revaloriza automáticamente en cuanto alguien demuestra su interés.

Escrito por | 27 de abril de 2011 | 0 comentarios
Niños.

Responder preguntas de los niños

No se trata, de ningún modo, en obsesionarse por dar la respuesta del millón de dólares, pues no estamos concursando, pero tampoco de responder absurdos. Los razonamientos complicados no les servirán de mucho. Tampoco la información que ellos no nos hayan solicitado. Una explicación breve y sencilla, utilizando comparaciones o ejemplos, es lo más recomendable. Aun así, no siempre entenderán totalmente lo que decimos, pero sí comprenderán que estamos tomándonos muy en serio su deseo de saber.

Además, nuestras contestaciones formarán una especie de archivo o registro de conocimientos, los ayudarán a ampliar poco a poco su vocabulario y a enriquecer su visión del mundo.  Muchas veces, sin embargo, Los pequeños disparan sus preguntas sin ninguna consideración hacia nuestras diversas ignorancias. Más aun, hay preguntas insólitas que resultan un atentando a nuestra lógica manera de pensar. Esto no significa que tengamos que anotarnos en un curso extralaboral para estar en condiciones de responder a cada uno de sus complicados interrogantes. Simplemente, tenemos que procurar escucharlos, prestarles verdadera atención y demostrarles que los queremos. Será la mejor respuesta.

Y, por supuesto, en ningún caso ridiculizaremos sus dudas ni les contestaremos con los tajantes y crípticos “porque sí’ o “porque no”.

Escrito por | 27 de abril de 2011 | 0 comentarios
Niños.

Artículos más antiguos »