Tipos de leche para el bebé

Existen 3 categorías de leche: la leche para lactantes (de 0 a 6 meses), la de continuación y la de crecimiento. Dentro de una misma categoría, la composición de las leches es parecida, pero no es igual. De acuerdo con las características digestivas del bebé, el pediatra recomendará la que más le conviene. Por lo tanto, es preferible consultar con él antes de efectuar cualquier cambio en la alimentación láctea del pequeño.

El organismo de los bebés necesita agua para su metabolismo. Cuando no se respetan las proporciones de una medida rasa de leche por 30 ml de agua, se corre el riesgo de que el pequeño padezca problemas digestivos, debido a la sobreconcentración de nutrientes en muy poca cantidad de líquido.

Un aumento en la cantidad de leche siempre debe acompañarse de un aumento en la cantidad de agua. Muchas madres no lo saben y creen que poniendo más leche, su hijo estará mejor alimentado. En realidad, los efectos son adversos: estreñimiento, deshidratación, sobrecarga del riñon en los casos extremos y hasta fiebre.

¿Que diferencia hay entre las leches en polvo y las líquidas?

Su valor nutritivo es el mismo. En cambio, las leches líquidas resultan más cómodas y más seguras, ya que nunca te pasas de la cantidad debida. Se puede utilizar sin ningún problema alternativamente una u otra mientras sean de la misma marca y categoría. No olvidar: una vez abierto el envase, la leche líquida se puede conservar 24 horas en el frigorífico. No más. Y otra cosa muy importante: sólo hay que calentarla, nunca debe llegar al punto de ebullición.

Escrito por Yolanda | 28 de julio de 2011 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , , ,
Lee más artículos sobre Bebés y Salud

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta