octubre del 2011

Estás viendo los artículos de Crece Bebe correspondientes al mes octubre del 2011.

Más consejos al comprar la ropa de los niños

Ropa cómoda y de calidad. Ese parece ser el secreto a la hora de crear el guardarropas de tu hijo. Para lograrlo, no sólo debes tener en cuenta las tendencias de la moda infantil y lo que ofrecen las marcas más prestigiosas del mercado sino también atender a cuestiones más terrenales como el uso diario, la durabilidad, etc.

Si compras calcetines, elige los de tubo sin talones preformados para que los niños puedan usarlos durante mucho tiempo y no les queden chicos. Compra todos los calcetines de la misma marca y color para no tener problemas al aparearlos.

Si estás por comprar un nuevo pijama intenta elegir siempre de la misma marca, color y diseño pues entonces podrás combinarlos con pantalones y camisetas de distintos juegos si la talla y las proporciones de tu hijo cambian.

Lo mejor es elegir ropa con cintura elástica y pantalones o faldas con tirantes para que no se le caigan. Evita la ropa ajustada pues le quedará pequeña muy rápido. Tampoco se recomienda elegir prendas de tejidos artificiales pues son muy calurosas y poco cómodas.

Si eliges pijamas con pies con suelas de plástico, puedes hacerles un pequeño agujero en el centro de la suela para evitar que transpiren mucho los pies del niño.

Por último, elige chaquetas anchas y con mangas enrolladas o a la medida pues entonces podrán usarlas un par de inviernos.

Escrito por | 31 de octubre de 2011 | 0 comentarios
Niños y Ropa y accesorios.

Consejos al comprar la ropa de los niños

Para que la ropa de los niños dure y permanezca intacta a pesar del uso y los muchos lavados es necesario comprar con inteligencia, eligiendo no sólo aquéllas prendas bonitas que se asoman en el horizonte sino también las que son prácticas y duraderas.

Recuerda que lo mejor es comprar ropa unisex no sólo porque por lo general es más resistente sino porque además la podrán usar todos tus hijos. Al momento de elegir la ropa de calle, intenta que sea algo más grande para que pueda llevar varias capas debajo. Por otra parte, ten en cuenta que esta ropa suele ser más cara por lo que entonces podrá usarla cuando crezca.

Evita la ropa barata pero de baja calidad pues a la larga te saldrá más cara. Si eliges prendas de calidad para el uso diario, es probable que le dure más tiempo y además la puedan usar sus hermanos más tarde.

Un buen recurso a la hora de controlar a los niños es comprarles ropa de colores fuertes. No sólo es más noble a la hora del uso y no se mancha mucho sino que además te permitirá distinguirlos en el parque y en la calle.

Escrito por | 31 de octubre de 2011 | 0 comentarios
Niños y Ropa y accesorios.

Consejos para hacer durar la ropa de los niños

No estamos en momento de realizar grandes gastos sino de ahorrar. Claro que los peques poco saben de la materia y así es como se empeñan en seguir creciendo y así es como la ropa les queda chica con apenas unos pocos meses de uso.

Pero no es hora de comprar sino de adaptar la ropa de los niños para seguir usándola.  ¿Cómo? Bien, puedes comenzar con algunas buenas ideas:

– cuando los pijamas les queden cortos, simplemente córtales los pies y cóselos nuevamente para que puedan usarlos algunos meses más.

– En el caso de los vaqueros, puedes reforzar las rodillas tanto en la parte interior de los pantalones como en su parte exterior. Cuando era pequeña detestaba las rodilleras pero hoy están muy de moda por lo que puedes crear vaqueros muy modernos. Otra idea es utilizar los restos de tela del dobladillo de las perneras para así conservar el estilo del pantalón.

– Puedes transformar los pantalones largos que les han quedado chicos en bonitos pantalones cortos. También en el caso de pantalones que se hayan gastado las rodillas.

– Cuando le quede corta una chaqueta en la que has gastado una fortuna, puedes cortarle las mangas para transformarla en un chaleco.

– Por último, pueden pintar con un rotulador o un lápiz indeleble la línea blanca de los vaqueros cuando le bajes el dobladillo.

Escrito por | 31 de octubre de 2011 | 0 comentarios
Niños y Ropa y accesorios.

La panza después del parto

En realidad, todos los cambios que se producen después del parto ayudan a la madre. Pero el más ansiosamente esperado por ella suele ser el de recuperar su vientre plano. Basta ver el gesto que todas las recién estrenadas madres repiten una y otra vez en las primeras horas después del alumbramiento: con una mano acarician al bebé y con la otra recorren el abdomen en toda su extensión. La piel y el tejido conjuntivo tuvieron que ceder tanto durante el embarazo que tardan en volver a adaptarse a las nuevas circunstancias. Esto es lógico, pero cuesta acostumbrarse.

Actualmente, en las maternidades suelen permitir que las madres se levanten antes de dejar la sala de partos para ver su estado físico y también porque, al estar de pie, la herida producida en la pared de la matriz deja de sangrar antes. Este primer paseo queda grabado en sus memorias. Ya acabó todo. Mientras los padres, entusiasmados, no dejan de mirar al recién nacido, la mamá también es atentamente observada.

El personal que la ha ayudado en el parto vigila que su organismo funcione con total normalidad. Se trata de comprobar si sangra más de la cuenta, si la hemorragia disminuye con normalidad y si la placenta se ha desprendido limpiamente, sin dejar restos dentro del útero.

Escrito por | 31 de octubre de 2011 | 0 comentarios
Embarazo y Parto.

Hormonas para recuperarse después del parto

En torno al alumbramiento, palabra que se utiliza más como sinónimo de parto y que en realidad se refiere a la expulsión de la placenta, se producen otros dos asombrosos procesos. Uno. en relación con la comilón de la sangre. Durante el embarazo, el fluido sanguíneo se hace más acuoso para prevenir riesgos peligrosos como podría ser una trombosis. Pero a medida que se acoca la fecha del nacimiento, su capacidad de coagulación va mejorando. Es una sabia medida para evitar que el desprendimiento de la placenta (que deja una herida abierta en la pared del útero) produzca una hemorragia.

El otro fenómeno tiene que ver con el útero. Cuando el niño abandona la matriz, ésta, que tiene unos músculos tan flexibles como una espiral, se encoge automáticamente hasta tener un tamaño aproximado de un coco. Así, los tejidos heridos se cierran, dejan de sangrar y cicatrizan prácticamente solos.

Según los científicos, una vez que el pequeño ha salido del útero, las hormonas que el organismo había producido para ayudar al desarrollo del feto son una especie de inyección de energía para la madre. Y por muy abatida que se haya sentido en la sala de partos, está perfectamente preparada física y psíquicamente para atender al bebé como él necesita.

Escrito por | 30 de octubre de 2011 | 0 comentarios
Parto.

Soluciones para la dermatitis del pañal

Es frecuente que aparezca una reacción en la piel en aquellas zonas que cubre el pañal. La dermatitis del pañal, nombre que reciben los granitos o enrojecimientos, es la consecuencia de haber estado en contacto con la orina y las deposiciones. La irritación o los pequeños granitos que surgen en los genitales, en la parte baja del abdomen, en las nalgas y en los pliegues de los muslos desaparecen en tres o cuatro días. Para evitar su aparición conviene establecer una rutina preventiva:

  • Para combatir las irritaciones, conviene airear a menudo la zona que cubre el pañal.
  • Cambiar el pañal inmediatamente después de cada deposición.
  • Aunque esté manchado sólo de orina, es mejor renovarlo con mucha frecuencia.
  • Mantener al bebé sin nada el mayor tiempo posible para que esa zona se airee.
  • Tener la precaución de no colocar el pañal demasiado ajustado. Es mejor que quede algo holgado.
  • Si el enrojecimiento persiste, utilizar una loción adecuada recomendada por el pediatra.

Escrito por | 30 de octubre de 2011 | 0 comentarios
Bebés y Ropa y accesorios y Salud.

Bronquiolitis

En los meses de frío invierno,  las infecciones pulmonares se convierten en una seria amenaza.  La bronquiolitis, una de las más extendidas, acecha por igual a grandes y pequeños. Sin embargo, la estrechez de las vías respiratorias de los bebés hace que éstas se obstruyan muy fácilmente y su bloqueo exagere los síntomas propios de un resfrío.

El ciclo de esta infección comienza con un resfrío que afecta a la nariz, provoca una tos ligera y algo de fiebre. Al pasar uno o dos días, la tos es cada vez más intensa y la respiración mucho más acelerada y dificultosa.

El culpable de esta infección es el VSR (Virus Sincitrial Respiratorio) y no existe un medicamento específico contra él. Sin embargo, vencer la enfermedad es fácil: se debe tratar como cualquier resfrío. Conviene aliviar la obstrucción de las vías nasales del bebé haciendo uso del humidificador, de un aspirador nasal y administrar unas gotas de suero fisiológico.

Como este proceso infeccioso dura unos días, es lógico que el bebé pierda algo de apetito, coma más lentamente y hasta asimile con dificultad ciertos alimentos sólidos. Lo importante para contrarrestar estos efectos de la bronquiolitis es darle al bebé mucho líquido. De este modo, se evita el riesgo de deshidratación.

En conveniente, sin embargo, que el pediatra supervise el proceso. En algunos casos podrá incluso administrar algún medicamento antiviral que mejore los síntomas y evitar así la hospitalización a la que, a veces, obliga la dificultad respiratoria.

Escrito por | 30 de octubre de 2011 | 0 comentarios
Bebés y Salud y Salud.

La varicela en el feto y el recién nacido

La varicela preocupa mucho a las embarazadas que no tuvieron la enfermedad siendo niñas. Las últimas investigaciones sobre varicela en mujeres embarazadas demuestran que las posibilidades de contagiar y lesionar con eso al bebé son mucho menores de lo que hasta ahora se creía. La varicela, en cualquier caso, afecta a un escaso número de mujeres en gestación: de cada 10.000 embarazos sólo entre una y siete se contagian. El riesgo de transmisión depende de la semana de
embarazo en que se encuentre la madre.

Las complicaciones. No debe cundir la alarma, porque no está demostrado que la varicela provoque en una mujer con un embarazo avanzado la anticipación del parto o la muerte fetal. Las complicaciones son más frecuentes si la infección se produce entre las semanas ocho y 20 de gestación, porque se han detectado un 5 por ciento de posibles lesiones cutáneas o musculo esqueléticas.

La temida varicela en el momento de dar a luz puede, también, ser controlada. Sin embargo, hay que tener en cuenta que si la mamá se contagia cinco días antes del parto o entre dos y cuatro después del nacimiento, el recién nacido sufrirá la erupción propia de la varicela con una semana de vida. En este caso (el primer síntoma es la fiebre), el tratamiento debe ser inmediato para evitar mayores consecuencias. En cambio, la virulencia es mucho menor si la mamá se ve afectada de varicela con más de cinco días antes del momento del parto. Siendo así, lo más probable es que el bebé no tenga ningún síntoma, ya que ha podido recibir los anticuerpos de la madre.

De todos modos, el pediatra, junto con el infectólogo, evaluarán la necesidad de indicar o no antivirales. Para evitar todas estas preocupaciones, hoy existe una vacuna, contra la varicela, que se puede aplicar desde el primer año de vida.

Escrito por | 30 de octubre de 2011 | 0 comentarios
Bebés y Embarazo y Parto.

El peso después del parto

Inmediatamente después del alumbramiento, la madre pesa unos siete kilos menos que antes. Se ha desembarazado, nunca mejor dicho, de los aproximadmente tres kilos y medio que suele pesar el recién nacido, del kilo y medio de placenta y de los tres kilos del líquido amniótico. Y eso no sólo supone sentirse más ligera. También es un gran alivio para su metabolismo.

Por otro lado, durante el embarazo se había puesto en circulación un litro y medio de sangre más que antes. La madre tenía siete litros en vez de cinco y medio y cuando acaba la gestación, ese flujo excedente pasa a estar disponible para mejorar el riego de todo el cuerpo. Resulta expresado coloquialmente, un masaje muy estimulante y beneficioso para lo órganos internos en las horas siguiente al parto. Para ellos ha supuesto un gran esfuerzo.

El bebé también pone su grano de arena para ayudar físicamente a la mamá. En muchas clínicas las parteras lo animan a mamar a poco de nacer, con el fin de estimular la formación de la hormona oxitocina en el organismo materno. Esta hormona, que provoca contracciones en el útero, facilita el desprendimiento de la placenta. Un fenómeno que no siempre se produce en forma espontánea y que pone punto final al parto.

Escrito por | 29 de octubre de 2011 | 0 comentarios
Embarazo y Parto.

El tacto del recién nacido

Al igual que el olfato y el gusto, también existe el tacto, seguramente, ya en el momento de nacer. Pero tampoco sobre este sentido podemos aventurarnos a afirmar nada con toda seguridad. Por ejemplo: ¿siente dolor el recién nacido? Sí, lo siente, pero no podemos valorar su nivel de sensibilidad ante estímulos que para nosotros son muy dolorosos. Veamos el caso de una inyección intramuscular: normalmente, y si la pone una persona experta, el niño ni siquiera se dará cuenta del momento en que penetra la aguja, mientras que será muy difícil que un adulto no advierta este pequeño traumatismo.

Pero es necesario tener presente que el adulto, o incluso el niño algo mayor, sabe por experiencia que en aquel momento un instrumento metálico, aunque sea muy delgado, se le va a “clavar” en la nalga; y, en cambio, el recién nacido no lo sabe.

Surge entonces la pregunta: ¿si alguien nos pusiese una inyección sin que supiésemos lo que ello significa, sentiríamos el mismo dolor? ¿O bien acaso una parte de nuestra sensibilidad proviene de la conciencia de lo que nos está sucediendo? Eso querría decir que, si ignorásemos lo que es una inyección, quizá seríamos menos sensibles a ella… como parece ocurrir en el recién nacido.

En otras palabras, puede suceder que el recién nacido tenga una sensibilidad similar a la nuestra, pero que la falta de experiencia le hace más indiferente, menos tenso y temeroso. Es probable, de todos modos, que el recién nacido tenga un sentido del tacto menos sutil y refinado que el del niño mayorcito y el del adulto. Pero no sabemos en qué grado.

Durante el primer año de vida, parece cierto que el sentido del tacto va especializándose a medida que el niño puede tocar y manipular diversos objetos con características diferentes. Pero, una vez más. es muy difícil valorar con precisión los progresos que en este campo se realizan.

Escrito por | 29 de octubre de 2011 | 0 comentarios
Bebés y Primeros días.

Artículos más antiguos »