noviembre del 2011

Estás viendo los artículos de Crece Bebe correspondientes al mes noviembre del 2011.

Como limpiar los dientes de los niños

A partir del año de vida, el pediatra recomendará que los niños comiencen a cepillarse los dientes. En un primer momento, sólo será para que incorporen el hábito aunque luego se transformará en parte de su higiene, a medida que come más alimentos.

La forma en al que debemos limpiar sus dientes es similar a la de los adultos aunque en lugar de usar pasta dentífrica sólo usaremos agua del grifo. A medida que el niño crece puede incorporarse una pasta dental infantil.

Habrá que utilizar un cepillo infantil pues sus cerdas son muy suaves y pasarlo por la superficie anterior y posterior de los dientes. También habrá que cepillar su lengua para eliminar las bacterias causantes del mal aliento.

Lo mejor será lavar sus dientes dos veces al día y desechar el cepillo cuando las cerdas comiencen a doblarse.

Escrito por | 30 de noviembre de 2011 | 0 comentarios
Salud.

Niños con mal aliento

Tanto los niños como los adultos pueden tener mal aliento. Es común que aparezca al levantarse en las mañanas y que el olor desaparezca luego del lavado de dientes. El mal aliento se produce cuando las bacterias que habitan la boca interactúan con restos e comida. Estas partículas pueden estar entre los dientes, en la línea de las encías, en la lengua, en la superficie de las amígdalas o en la parte de atrás de la garganta.

Las bacterias también pueden producir el mal aliento cuando reaccionan con la saliva y es por eso que es común tener mal aliento durante las mañanas. Si tu hijo tiene mal aliento entonces debes ayudarlo a cepillarse los dientes correctamente para limpiar las sustancias que pueden provocar las reacciones. También ayuda si toma agua o galletas saladas y dulces.

En el caso de los niños, el mal aliento también se puede producir si se chupan el dedo, usan chupete o mastican su mantita. Estos objetos pueden tener mal olor por su exposición a la saliva y a las bacterias de la boca. Recuerda entonces esterilizar los chupetes y lavar las mantitas con frecuencia. También lava sus manos con frecuencia si se chupa el dedo.

Vía: Babysitio

Escrito por | 30 de noviembre de 2011 | 0 comentarios
Salud.

Enuresis infantil

El control de esfínteres es una conducta requerida y valorada socialmente, por esto el hecho de no alcanzarla puede traer aparejado consecuencias negativas en la personalidad del niño y en la estructura familiar. Además de involucrar sanciones culturales y rechazo social.

La enuresis es así una fuente de estrés crónico y preocupa intensamente al niño y a sus padres. Es importante destacar que si los padres no entienden que el niño tiene un problema y lo castigan, como ocurre en muchos casos, estas conductas no harán más que angustiar más al niño, crearle culpa y una creciente desvalorización.

Asimismo, algunas familias luego de que un tratamiento fracasa pueden decidir ignorar el problema esperando que su solución sea espontánea. Pero esto ocurre en muy pocos casos y se corre el riesgo de que el niño sea ridiculizado por sus compañeros y se vea restringido socialmente, ya que no puede ir a dormir a lo de un amiguito, ni ir de picnic por largo tiempo. Estas restricciones le provocan al niño vergüenza y mucha angustia. Es por esta razón que es muy importante acudir a un especialista para resolver el problema.

Lo más aconsejado es recurrir al pediatra, él le recomendará el tratamiento más adecuado al caso y, si es necesario, recomendará el apoyo de un psicólogo para trabajar en caso de que exista una causa de tipo emocional. En la actualidad, con la utilización adecuada de los distintos recursos técnicos -detectores de micción- y el trabajo de un terapeuta, entre un 70 y 80 % de los tratamientos tienen efectividad en un lapso menor a tres meses.

Resolver precozmente esta dificultad dentro de la crianza del niño evitará que se transforme en un síntoma que amenaza el desarrollo infantil u adolescente. Y no olvide que la enuresis inhibe la autonomía y que resolverla estimula la independencia, incrementa la autoestima y favorece ios contactos sociales del niño.

Escrito por | 30 de noviembre de 2011 | 0 comentarios
Niños y Primeros años y Salud.

Niños que rompen los juguetes

Cuando los niños son chiquitos, muchos de los juguetes que les regalamos sufren la desgracia de sobrevivir solamente una semana en sus manos. Algunos niños rompen todos los juguetes, incluso los de sus hermanos, pero esto no tiene que ver con un placer destructivo, sino que tiene fines investigadores, aunque las madres no tengamos la paciencia de comprobarlo.

Al desarmar y romper un juguete, el niño quiere ver cómo está armado y de qué manera funciona. Ademas de la curiocidad, puede ocurrir que se trate de un juguete muy sofisticado o destinado a niños más grandes. En este caso es probable que el nene intente dilucidar cómo se producen los efectos del juego (luces, sonidos, movimientos) que le llaman la atención y que no logra comprender cómo se producen oorque es demasiado pequeño.

Un nene que quiere explorar el juguete por dentro e investigar está teniendo una actitud muy sana, ya que desarma y analiza pieza por pieza con fines “científicos’. Por eso, en lugar de culparlos por romper esos regalos costosos, los padres tenemos que pensar que seguramente se trataba de un objeto que no es ideal para su edad.

Otro punto que suele preocupar a los padres es la agresividad en el juego. No hay que tenerle miedo a las luchas o a los juegos en los que se plantean situaciones violentas, porque cuando los chicos juegan elaboran muchas cosas, entre las que aparecen la muerte y el dolor y muchos otros temas que son tabúes para los adultos. No hay que reprimir la agresividad, porque a través de ella se lleva a cabo la defensa de la justicia, la lucha por los ideales y la rebeldía frente a situaciones inhumanas, para las cuales tienen que aprender a reaccionar.

Lo importante es no tratar de fomentar los estereotipos de violencia bélica regalándoles ametralladoras o revólveres. Otro punto que tenemos que considerar es que no hay que ser sexista con nuestros hijos en la crianza, por ejemplo al elegir los regalos que les hacemos.
Todos los niños necesitan jugar a todo: las nenas precisan treparse a los árboles y jugar a la pelota, así como los varones tienen que impulsar su vida afectiva y emocional a través del cuidado paterno en el juego con los muñecos.

Escrito por | 30 de noviembre de 2011 | 0 comentarios
Juguetes, libros y juegos y Niños.

Leche materna contra la obesidad

Una y otra vez se repite lo beneficioso que resulta que un bebé se alimente con leche materna y ahora, los especialistas han descubierto un factor más para aconsejar esta clase de alimentación. Se comprobó que la leche materna posee una proteína que actúa como antídoto contra la obesidad en los primeros años de vida del niño. La adiponectina, éste es el nombre de la proteína, es una hormona que regula el metabolismo de las grasas y los azúcares.

La producción de la adiponectina logra acelerar los procesos bioquímicos en los cuales se queman grasas y azúcares absorbidos después de la digestión de los alimentos. Pero no es sólo obra de una proteína lo que se detectó y se valora porque la leche materna también produce leptina, que también ayuda a regular la grasa corporal.

Los científicos abocados a este estudio señalan que uno de cada cuatro casos de síndrome metabolico en los que aparecen enfermedades como la diabetes resistente a la insulina, la obesidad o los daños vasculares responden a concentraciones alteradas de la adiponectina. Lo comprobado es que el cuerpo de un recién nacido podría ser particularmente influenciable por esta sustancia con alto impacto en las enfermedades de su vida futura.

Escrito por | 30 de noviembre de 2011 | 0 comentarios
Bebés y Primeros días y Primeros meses.

Los niños pueden deprimirse

Aunque a los padres les parezca extraño, los niños también pueden deprimirse y sentirse angustiados. Una pérdida importante o un acontecimiento traumático pueden provocar un cambio en la conducta de un chico del mismo modo que en un adulto.  Por eso, preste atención si observa que su hijo tiene ciertos cambios bruscos en su comportamiento, como dejar repentinamente de realizar las actividades que le eran placenteras, o si está desmotivado, con poca energía, triste, con irritabilidad, baja autoestima y culpabilidad.

Si percibe alguna de estas actitudes y están acompañadas por quejas de molestias físicas sin haber una causa o enfermedad, deberá acudir de inmediato a un especialista (psicólogo o psiquiatra infantil) para que realice una valoración y diagnóstico.

Para esto, debe incluirse una evaluación psicológica. A veces se trata solo de “bajones” que no revisten gravedad y se solucionan con mucho amor y el transcurrir del tiempo, pero más vale prevenir que curar.

Escrito por | 29 de noviembre de 2011 | 0 comentarios
Niños.

Hacer un collage con los niños

Muchas veces estamos en casa con los niños, sin posibilidad por diversas razones de salir,  y ya hemos agotado todas las formas posibles que conocemos para entretenerlos. Recordemos que en casa, los niños disponen de muchos materiales para divertirse, desarrollar su creatividad e ingenio y experimentar texturas, aromas y colores. La realización de un collage en el patio o balcón resulta una opción conveniente para poner en práctica.

Para ello, utilicemos materiales desechables aptos para ser utilizados por niños de entre 4 a 12 años. Junte en las alacenas de su casa, necesitarán fideos para sopas, escarbadientes, tapas de botellas, corchos, lanas, botones, legumbres, etc.

Tenga en cuenta que, a los niños de cuatro y cinco años no se les debe dar objetos pequeños como botones o legumbres, ya que son más difíciles de manipular. Si no quiere utilizar pegamento, puede preparar con ellos una mezcla de harina y agua que servirá como excelente sustituto.

Si utiliza escarbadientes, no olvide cortarles las puntas. Las tijeras podrán ser manejadas sólo por niños mayores de seis años. A partir de ese momento, los pequeños podrán armar el collage sobre papel o cartón pegando los diferentes elementos y dando rienda suelta a su creatividad.

Escrito por | 29 de noviembre de 2011 | 0 comentarios
Juguetes, libros y juegos.

Bebés rebeldes en la lactancia

Para los bebés la principal fuente de proteínas, vitaminas y minerales es la leche. Si este alimento proviene directamente del pecho de la madre es mucho más completo, ya que cuenta con los elementos que formarán las defensas del organismo del pequeño.

Los bebés que toman leche desde recién nacidos sin inconvenientes pueden tolerar mejor la falta momentánea de este alimento cuando llegan al año, ya que su cuerpo fue almacenando calcio durante todos estos meses. En cambio, cuando por alguna razón no toman leche desde los primeros tiempos se produce una falta de este mineral y de vitamina D, con el consecuente ablandamiento de los huesos y de los cartílagos y el peligro de que comience a manifestarse raquitismo.

Cuando crece, la cuota de lácteos tiene que estar completa y si se niega a tomar leche tiene que suplirla con algún otro lácteo. El queso, el yogur o la ricotta son indicados para complementar la nutrición. También, el pediatra puede indicarle algún complejo vitamínico adicional.

Escrito por | 28 de noviembre de 2011 | 0 comentarios
Bebés y Primeros días.

Bailando dentro de la panza

Los estímulos del “mundo exterior” llegan hasta el bebé que está en la panza de la madre. Tanto la temperatura como la presión y el sonido se transmiten y llegan hasta esta pequeña criatura que está en formación. Por lo tanto, parte de su aprendizaje comienza antes de que demos a luz.

El sonido constante que lo acompaña desde el principio son los latidos del corazón de la mamá, sumados a los suyos. Estos estímulos son su contacto inicial con el sentido del oído, a lo que va sumando las voces de las personas que tiene cerca, como la madre y el padre. Con la música puede favorecer el progreso mental de su hijo.

Las reacciones del bebé ante la música son interesantes: en algunos casos se pone más tranquilo y en otras nervioso. Por lo tanto, desde la panza de la mamá ejerce una “selección” que tiene que ver con su temperamento. Esta elección musical significa un ejercicio para el cerebro del bebé, que asimila la sucesión de sonidos en forma distintiva.

Si quiere estimularlo, recuéstese a escuchar música, alternando los estilos y pruebe qué sucede si coloca un parlante a volumen moderado, pegado a su panza. Si patea, ya sabe qué hacer.

Escrito por | 28 de noviembre de 2011 | 0 comentarios
Embarazo.

¿Por qué se portan mal?

No hacen caso, contestan mal y viven peleándose con sus compañeros… Aunque se los denomine niños rebeldes, muy pocos se dan cuenta del verdadero motivo de su comportamiento.

Muchas de las discusiones y de los problemas entre padres e hijos surgen a partir de la ausencia de diálogo entre ambos y de la falta de imposición de ciertas normas de conducta por parte de los primeros. Todo niño necesita, fundamentalmente, del cariño y los límites de sus padres más allá de las recompensas materiales que éstos les brinden para intentar cubrir sus, casi siempre, obligadas ausencias físicas.

Es claro que la falta de cualquiera de estos dos elementos ocasiona serios trastornos en su conducta tanto dentro como fuera de la casa. Los niños ejercen el poder que se les permite tomar sobre la dinámica de la familia y las acciones de los padres.

Hacerse del tiempo necesario para dialogar con ellos y fijarles ciertas normas o pautas de juego con reglas claras, cristalinas y transparentes transmitidas en lenguaje directo servirán para mejorar la relación.

Pero antes de sentarse a la mesa del diálogo y de las negociaciones con los niños son los padres quienes deben ponerse de acuerdo entre ellos y tener muy en claro qué es lo que pretenden de sus hijos, por lo que deben elegir un conjunto de normas que establezca un sistema equitativo de premios y castigos. La aplicación en forma coherente de esas normas promoverá el orden y la disciplina en la familia y contribuirá, en gran medida, a un mejor diálogo entre todos.

Escrito por | 28 de noviembre de 2011 | 0 comentarios
Niños y Padres.

Artículos más antiguos »