25 de marzo de 2012

Estás viendo los artículos de Crece Bebe correspondientes al día 25 de marzo de 2012.

¿Cuándo llora el bebé?

Los estudios demuestran que los bebés lloran un total de una hora y 45 minutos cuando tienen dos semanas; tres horas diarias cuando tienen seis y una hora a las doce semanas. En general, cuando se descarta el hambre, los pañales sucios o alguna enfermedad, estos bebés son diagnosticados de padecer cólicos, producto de la irritación que les producen los gases. Algunos médicos también creen que el problema real no tiene que ver con los gases sino con la acidez.

Según los especialistas, la aparición de cualquiera de los dos síntomas está relacionada con el modo en que se les da de comer. Se trata de un ciclo vicioso: si el bebé tiene mucho hambre, tomará la leche del pecho o la mamadera con excesiva ansiedad, tragando más aire que leche. Entonces, vomitará y eructará, como lo hace naturalmente, pero sin sentirse satisfecho. ¿El resultado? Seguirá llorando cuando la mamá lo acueste porque se quedó con hambre. Para revertir este proceso es imprescindible tratar de relajarlo antes de darle de comer. Ofrézcale su chupete por unos minutos, déle un poco de su leche, deje que eructe o vomite y luego vuelva a darle de comer. De este modo evitará que el pequeño se llene de gases o sienta acidez.

Después de los tres meses, el llanto del bebé se reduce con estos pasos: establezca una rutina de alimentación, juegos, paseos y sueño; después de comer, llévelo a dar un paseo o déjelo jugar un ratito con su juguete preferido, pero nunca lo acueste inmediatamente. Además, aprenda a descifrar el llanto de su bebé: si lo hace con fuerza significa dolor o hambre; un llanto suave indica aburrimiento y uno con fastidio es síntoma de excitación.

Escrito por | 25 de marzo de 2012 | 0 comentarios
Bebés y Primeros días y Primeros meses.

Qué sueña la embarazada

La simbología va muy unida a las expectativas que cada mujer tiene de lo que es ser una buena madre y puede reflejar además temores ambiguos y negativos que no se atreve a expresar abiertamente, porque no corresponden con la imagen ideal de una embarazada: “Mi hijo había nacido y yo, que tendría que estar loca de contenta, seguía haciendo mi vida como antes del embarazo, no me ocupaba de él y me comportaba como una extraña”.

La vida de la futura madre va a sufrir grandes transformaciones y al mismo tiempo asumirá nuevas e importantes responsabilidades. Todo esto le da miedo y, como en la mayoría de los casos no se atreve ni a reconocerlo ante sí misma y mucho menos a expresarlo en voz alta, su inconsciente hace aflorar estos temores en los sueños.

Una forma de mitigar la angustia que producen estas pesadillas es comentarlas con una persona de confianza o escribirlas. “Yo les recomendaría -puntualiza la psicóloga-que lo hablaran con su pareja, porque el sueño es algo muy íntimo y, al compartirlo con el futuro padre, establece un mayor nexo de unión y complicidad.”

En realidad, se trata de sacar afuera la angustia que producen estas pesadillas y no de buscar una interpretación, cosa que sólo puede hacer un profesional, cuando se trata de sueños repetitivos y tras conocer a fondo la historia y las circunstancias que rodean a la embarazada.

Pero no está de más que la propia mujer se pregunte, teniendo muy claro que los sueños no tienen un significado literal, qué le sugieren a ella de forma espontánea. En muchos casos este sencillo ejercicio la ayudará a descubrir sus temores más ocultos.

Escrito por | 25 de marzo de 2012 | 0 comentarios
Embarazo.