diciembre del 2012

Estás viendo los artículos de Crece Bebe correspondientes al mes diciembre del 2012.

Dudas sobre el destete

El destete, al igual que la lactancia y cualquier punto importante en la crianza de un hijo, debería recordarse como algo que se hizo de forma agradable, dejando gratos recuerdos a ambos.

Al tomar la decisiónm, es probable que surjan dudas sobre el tema. Algunas de las más frecuentes son:

– Si vuelvo a quedar embarazada, ¿puedo seguir amamantando? En el caso de las mamás que están amamantando y se embarazan, debido a los cambios que se producen en el embarazo (menor volumen, distinto sabor) muchos niños se destetan solos en esa época. Otros prefieren seguir mamando, y continuar haciéndolo tras el nacimiento del nuevo hermano. A esta situación de dos niños de diferentes edades mamando a un tiempo se la llama “lactancia en tándem“. Debe estar supervisada por el obstetra y una vez nacido este otro bebé la madre debe saber que primero tiene que asegurarle la alimentación a este hijo y luego prender al más grande.

– ¿Es verdad que cuando se produce el destete, la mamá vuelve a ovular con regularidad? En ocasiones sí y en otras no, siempre hay que consultar con el médico. De todos modos, el destete comienza en el momento en que se introduce otro alimento que no sea leche humana. Idealmente es a los 6 meses del bebé con la introducción de la alimentación complementaria oportuna, que tiene dos palabras claves “complementaria” porque no complementa la lactancia no la reemplaza y “oportuna” porque es en ése momento no antes.

Vía: Mi bebé

Escrito por | 31 de diciembre de 2012 | 0 comentarios
Bebés y Primeros meses y Salud.

El amor materno engendra confianza

Los bebés que reciben mucho afecto de sus madres estarán mejor preparados para enfrentar el estrés y las tensiones siendo adultos. Esa es la conclusión de un estudio llevado a cabo en Estados Unidos con cerca de 500 personas a quienes se siguió desde la niñez hasta la adultez.

La investigación, publicada en Journal of Epidemiology and Community Health (Revista de Epidemiología y Salud Comunitaria), encontró que los abrazos, besos y declaraciones abiertas de amor de la madre a su bebé parecen fomentar la capacidad de resistencia y recuperación emocional.

La clave, afirman los investigadores, podría ser un vínculo fuerte y seguro entre la madre y el hijo.

A pesar del creciente interés que existe en el papel que juegan las experiencias de los primeros años de vida en la salud adulta, casi no ha habido estudios que hayan podido seguir a los participantes desde la niñez hasta las etapas posteriores de la vida.

Los investigadores de la Universidad de Duke, en Carolina del Norte, sí pudieron seguir ese registro con 482 personas que participaban en el Proyecto Perinatal de Colaboración Nacional.

Los científicos midieron con pruebas psicológicas la calidad de la interacción entre las madres y sus bebés cuando éstos tenían ocho meses.

Al final de cada sesión, el psicólogo calificó la forma como la madre respondía a las emociones y necesidades del niño.

La cantidad de afecto y atención que la madre daba su hijo también fue clasificada, con marcadores que iban desde “negativo” a “extravagante”.

Posteriormente, cuando esos bebés cumplieron en promedio 34 años, se estudió su salud mental usando pruebas estándar para clasificar síntomas que incluían tanto factores específicos como ansiedad y hostilidad como niveles generales de aflicción.

Los resultados mostraron que los niños que recibieron mucho afecto de su madre podían manejar de mejor forma todos los tipos de aflicciones.

En particular, los niños de madres cariñosas podían tratar mejor la ansiedad que los niños de madres emocionalmente indiferentes.

“Es sorprendente que una breve observación del nivel de cariño materno en la infancia esté asociada con la angustia que puede enfrentar ese niño 30 años después”, afirman los investigadores.

Y agregan que estos resultados comprueban la creciente evidencia de que la primera infancia ayuda a establecer las bases de las experiencias más tarde en la vida.

Pero señalan que no puede descartarse la influencia de otros factores, como la personalidad, la educación y la vida escolar.

Vía: Mi bebé

Escrito por | 31 de diciembre de 2012 | 0 comentarios
Padres.

La sonrisa social del bebé

Es en el segundo trimestre de vida en el que la sonrisa de tu bebé comienza a tener un valor social. René Spitz, investigador del desarrollo infantil, da cuenta de la misma como un indicador de maduración emocional y cognitiva del pequeño, entendiendo que para su adquisición el niño debe poder reconocer el rostro humano y registrar en él algo familiar, para luego recién dar lugar a su sonrisa. La sonrisa social se define entonces, como una respuesta voluntaria al reconocimiento del rostro humano.

A partir del sexto mes aproximadamente, se incluye la discriminación; es decir logra esta respuesta…”sonríe”…a algunas personas de su entorno afectivo, comenzará a diferenciar las personas conocidas, familiares, de las que no lo son. Es por ello que ya se notarán algunas preferencias a la hora de elegir a quién sonreír, en qué brazos permanecerá…seguramente los de su mamá serán sus preferidos, aunque ésto se extiende a su padre y otras personas cercanas.
El mundo social ya ha comenzado, por ello disfruta de observar a otros pequeños y de incluirse en eventos sociales.

Es importante en este período permitirle interactuar con otros, disfrutar de su presencia, compartir actividades. De esta manera estaremos favoreciendo su seguridad personal, su confianza y el sentido de familia.

¿Cómo favorecer que ría ?

Tu hijo se sentirá seguro y con ganas de seguir explorando si recibe de parte de los adultos que lo acompañan en su desarrollo, respeto por su singularidad y ánimo a la hora sortear algún obstáculo.

Este vínculo con el aprendizaje será la base para sus ganas de aprender en la vida.
Por eso:

* Estimula sus sentidos mirándolo, hablándole, acariciándolo

* Canta canciones infantiles y balancealo, mientras lo mirás y le sonríes

* Coloca un móvil sobre su cuna

* Incluye dentro de sus juguetes algún espejo de uso infantil
* Juega a las “palmas” o “tortitas”

* Juega al escondite detrás de una mantita, festejando el re encuentro con una sonrisa amplia

* Jugá a hacerle cosquillas y a reír juntos

Escrito por | 30 de diciembre de 2012 | 0 comentarios
Bebés y Primeros meses.

Manipular al bebé

Es normal que al principio la mamá sienta miedo de manipular a su bebé recién nacido, porque parece muy pequeño. Lo importante es sostener bien su cabeza porque los músculos del cuello aún son muy débiles.

Para adquirir confianza y empezar a establecer un vínculo, te recomendamos hablarle a tu bebé mientras lo cambias. Con el tiempo, irás adquiriendo mayor seguridad para poder manipularlo de manera relajada.

Para levantar al bebé, hay que deslizar las manos con cuidado, por debajo de la cabeza y la colita y levantarlo de manera suave y lenta. La cabeza y la espalda deben quedar apoyados en los brazos de la mamá. Si llora, los mimos son el mejor remedio.

Vía: Mi bebé

Escrito por | 30 de diciembre de 2012 | 0 comentarios
Bebés y Primeros días y Primeros meses.

Alimentación del bebé: ¡a experimentar con los alimentos!

Cuando tu bebé comience a comer, tenés que saber que irá probando los alimentos gradualmente, ya que vivirá un lento proceso en el que tendrá que acostumbrarse a nuevos sabores y texturas.

A la hora de darle sus primeras comidas, tendrás que ofrecerle, no darle. Si no quiere comer, no hay que insistirle ni querer hacerlo por la fuerza. Todo lo que genere en la etapa oral una resistencia, puede acarrear problemas de ansiedad a futuro.

No tenés que agregar azúcar y sal en las papillas; son calorías vacías.

¿Cómo será el proceso de alimentación?

*Alrededor de los 8 meses se comienzan a introducir carne, pollo y pescado, en forma escalonada y de un alimento por vez. Nunca se los debés dar solos sino mezclados con hidratos de carbono, como el puré y bien picados.

*Alrededor del año, le gustará tomar con la mano los alimentos, por eso le podés ofrecer bastoncitos de queso, zanahoria hervida, huevo, etcétera y dejarlo jugar con la comida.

* A los dos años, el bebé tiene que haber probado la mayor cantidad de alimentos. La oferta no debe ser parcial y darle sólo lo que le gusta.

Te recomendamos no darles miel hasta los dos años porque puede producir botulismo.

Es muy raro que los chicos sean alérgicos. Pero para probarlo se introduce un alimento por vez. Es común que un alimento produzca un pequeño sarpullido porque es muy ácido e irrita la piel. Las mamás se asustan mucho pero ésto es inofensivo y no se trata de una alergia. Las alergias pueden ocasionar brotes o diarreas y en ese caso se debe consultar de inmediato al pediatra, pero no son tan frecuentes como se cree.

Escrito por | 28 de diciembre de 2012 | 0 comentarios
Bebés y Primeros meses.

Mascotas y bebés

Si tienes una mascota y estás embarazada, es importante que la prepares antes para la llegada de un bebé a la casa. De esta manera, evitarás celos y podrás lograr una convivencia armoniosa.

Lo mejor es comenzar a preparlos antes de la llegada del bebé, para evitar que el cambio sea demasiado brusco. Si el principal responsable de la mascota es la mamá, conviene que el padre u otra persona comience a ocupar ese rol, porque la madre tendrá menos tiempo cuando llegue el recién nacido. La mascota podrá acostumbrarse a su nuevo amo y estará menos pendiente de la mamá.

Si el perro o el gato duermen en la habitación de los padres y eso va a cambiar cuando llegue el bebé, conviene enseñarle y acostumbrarlo de a poco al nuevo lugar. Lo importante es premiarlo por el cambio, y tratar de lograrlo antes de que nazca el bebé para evitar que lo asocie con él. Permite que los animales de la casa investiguen la habitación del nuevo integrante, los nuevos muebles y objetos, de manera que los vayan conociendo y asociando con el bebé.

No lo dejes dormir en la cuna, los pelos pueden afectar al bebé, y además, harán que el animal se “apropie” de la cama y sienta al bebé como un invasor de su territorio. No hay que olvidar llevar a nuestro animal de compañía al veterinario para desparasitarlo, protegerlo contra insectos y poner sus vacunas al día, así podrás prevenir el contagio de enfermedades

Una vez que el bebé haya nacido, antes de llevarlo a casa se le puede llevar al animal alguna ropita del bebé para que se acostumbre a su olor.

Al llegar a casa, saluden a su mascota como siempre, y permítanle observar y oler al bebé, con cuidado y protegiendo su cara con las manos. Alejarlos es contraproducente, y solo lograrás que los animales interpreten al bebé como una amenaza más que como un nuevo miembro del grupo. No conviene dejar nunca al bebé solo con el animal, porque pueden hacerse daño sin pretenderlo, simplemente jugando.

Cuando el bebé crece y se mueve, puede perseguir, arrinconar y hacer daño a la mascota, generando una reacción violenta en defensa propia. En ese sentido, es un aprendizaje como padres el enseñar al animal y al bebé a respetarse mutuamente desde el principio.

Trata de mostrarle a tu animal de compañía que él sigue ocupando su lugarcito en la casa y en el corazón de la familia. Dedíquele un tiempito para estar “a solas”, con los juguetes habituales o nuevos, premiando su obediencia, lealtad y buen comportamiento. Con un ratito pleno, podrá sobrellevar mucho mejor la situación.
Si se observan reacciones agresivas en tu mascota, debes corregirlas rápidamente pero nunca utilices el castigo como medio, no solo porque está mal moralmente (y está penado por la ley) sino también porque lo único que ganarás será más agresión y resentimiento. Los problemas de conducta, siempre que sean serios y persistentes, deberán ser discutidos con tu veterinario de confianza.

Escrito por | 27 de diciembre de 2012 | 0 comentarios
Bebés y Primeros meses.

El primer mes de vida

Ver crecer a un bebé es uno de los aspectos más emocionantes de ser padres. Es importante que sepas todo lo que hará durante su primer mes de vida y cómo será su desarrollo, para que disfrutes de tu hijo y sepas cómo cuidarlo.

Qué hace:

– Pasa dos tercios de su tiempo durmiendo.
-Generalmente evacúa luego de alimentarse.
– Poco a poco, empieza a controlar el movimiento de los ojos y fija más la mirada.
-El llanto es el único medio que tiene para transmitir hambre, frío, cólicos, miedo o sensación de abandono.
– Se tranquiliza cuando vos lo levantas en brazos y lo colocas sobre tu pecho para que escuche los latidos del corazón.
-A finales del mes, posiblemente sonría por primera vez.

Alimentación:

– La leche materna es su mejor fuente de alimentación.
– Todavía no se adapta a horarios fijos.
– Durante este mes, el médico recomienda alimentarlo a libre demanda.

Visita al médico:

– El pediatra hará un examen físico completo. Además, pregunta por la alimentación, el sueño y el progreso general del bebé.
-Mide la longitud, el peso y la circunferencia de la cabeza.
-Evalúa la vista y el oído.
-Informa sobre los resultados de las pruebas selectivas neonatales (de fenilcetonuria, hipotiroidismo y otros innatos de metabolismo)
-Seguramente te aconseje comenzar con el plan de vacunación infantil.

Escrito por | 27 de diciembre de 2012 | 0 comentarios
Bebés y Primeros días.

La angustia del octavo mes

Si al llegar a esta etapa de su vida notás que tu hijo comienza a tener sorpresivas crisis de llanto y no tolera que te alejes de su vista, probablemente esté atravesando la angustia del octavo mes. Su comportamiento ha cambiado repentinamente y ya no es ese bebé sonriente y pacífico que conocíamos. ¿Le está ocurriendo algo raro?

La angustia del octavo mes forma parte del desarrollo psicológico del bebé. ¿A qué se debe? Es en este momento cuando el bebé descubre que él y su mamá son dos personas diferentes y, poco a poco, se encamina hacia su propia independencia.

Lo importante es que tengas mucha paciencia, lo contengas y lo calmes cuando se despierte llorando por las noches explicándole lo mucho que lo amás. El sabrá entenderlo.

Por fortuna, este período no suele durar más de un mes por lo que la contención de la madre y del padre son fundamentales para superar esta etapa con éxito.

Vía: Mi bebé

Escrito por | 27 de diciembre de 2012 | 0 comentarios
General.

Las primeras comidas del bebé

Alrededor de los 6 meses del bebé y de acuerdo a lo que indique tu pediatra, tu bebé comenzará con las primeras papillas e ingresará en el fantástico mundo de los nuevos sabores y texturas.

Para saber cómo actuar en esta etapa tan importante te brindamos estos importantes consejos:

El momento de la comida no tiene que convertirse en un show mediático donde todo el mundo juega o distrae al bebé para que coma. Por el contrario, debe ser un acto lo más natural posible.

Durante el primer año, el bebé tiene cubiertas todas las proteínas a través de la leche. Por eso la introducción de alimentos es un lento aprendizaje que lleva tiempo y hay que disminuir la ansiedad.

Tenés que buscar un momento en que vos y tu bebé estén relajados. Los horarios no tienen que ser rígidos, el bebé no debe estar ni muy hambriento ni muy satisfecho las primeras veces que se le dan alimentos.

Siempre tenés que preparar pequeñas cantidades y observar qué le gusta a tu bebé y qué no. Puede pasar que a veces rechace un alimento y no hay que forzarlo. A la semana se reintetará y puede que allí lo acepte.

Escrito por | 27 de diciembre de 2012 | 0 comentarios
Bebés y Primeros meses.

¿Por qué tu bebé no gatea?

Una vez que el cuerpo está preparado, es casi espontáneo. Para avanzar, el bebé tiene que coordinar los movimientos de la mano y los de la rodilla, tarea que al principio puede resultarle difícil. Pero, ¿qué pasa si no gatea?

Por lo general, el gateo en el bebé surge porque los músculos dentro de los 8 y 11 meses toman mayor tonicidad y tienen más fuerza que antes, a la vez que los nervios se desarrollan y conducen las órdenes del cerebro a los brazos y piernas, mejora el campo visual y la noción de distancia aumenta. En conjunto, predispone a que el niño se largue a gatear, pero eso no significa que lo haga. Algunos no lo hacen nunca, y eso también es normal.

Hay que destacar que no es una pauta madurativa obligatoria, de manera que no es preocupante si no lo hace. No significa que luego tenga problemas para caminar.
Lo importante es que el bebé busque movilizarse de algún modo, como reptando o girando el cuerpo al estar sentado, ya que el interés y la curiosidad por investigar el ámbito donde vive es un indicador del grado de maduración neurológica del niño.

Vía: Mi bebé

Escrito por | 20 de diciembre de 2012 | 0 comentarios
Bebés y Primeros meses.