febrero del 2013

Estás viendo los artículos de Crece Bebe correspondientes al mes febrero del 2013.

Sentarse a los seis meses

¿Cuándo debe sentarse el bebé? Los niños sanos cumplen a distintas edades las diversas etapas del desarrollo por lo que varía muchísimo lo que es “normal” para unos y otros.

El bebé “promedio” se sienta sin apoyo alrededor de los 6 meses y medio de vida, pero hay algunos que lo hacen desde los 4 meses y otros que se demoran hasta los 9.

El bebé está programado por factores genéticos para sentarse y para alcanzar otras importantes destrezas del desarrollo a determinada edad.

Aun cuando no hay mucho que los padres puedan hacer para acelerar esa programación sí hay maneras de evitar que se atrase. Un bebé que es sentado apoyado con almohadones desde temprana edad, ya sea en el asiento infantil, en el cochecito o en el asiento del auto, adquiere mucha práctica en esa posición y es posible que llegue más temprano a ser capaz de sentarse por sí solo.

Por otra parte, el niño que pasa la mayor parte del tiempo acostado de espaldas o sujeto a un portabebés, y a quien raramente se le sienta apoyado con almohadas, probablemente tardará más en sentarse solo.

Si eres mamá primeriza, la clave para acompañar a tu bebé en los hitos de desarrollo es tratar de evitar la ansiedad y estar atenta a lo que el pequeño va manifestando para ayudarlo a alcanzar sus logros sin presionarlo pues exigirle demasiado puede producir el efecto contrario y cohibir a tu bebé para que se lance a descubrir el mundo.

Escrito por | 27 de febrero de 2013 | 1 comentario
Sin categoría.

Cómo lograr un buen lazo afectivo con tu bebé

Si bien en muchos casos la relación mamá-bebé se da de manera natural, a muchas mujeres les lleva un poco más de tiempo conectarse con sus hijos. Estos tips te ayudarán a lograr un vínculo feliz:

1) Siempre satisface las necesidades de tu bebé: Al principio tendrás que aprender a descifrar que te quiere decir tu pequeño pero cuando comienzas a entenderlo, es importante que respondas rápidamente a su llanto y a sus necesidades. Así sentirá que siempre lo vas a cuidar. Si no lo haces, corrés el riesgo de generarle estrés y angustia.

2) Ocúpate también de tí: es importante que cuides de tí misma para poder cuidar de tu hijo. Las demandas de un bebé pequeño seguramente te harán sentir abrumada y agotada. No dudes en pedir ayuda para reservarte un espacio para tí y para que cuiden de tu hijo.

3) Cántale, léele y háblale: Aunque parezca que no entienden, la voz de la mamá es muy importante para el bebé y todos los estímulos positivos dejan su impronta durante los primeros meses de vida. Estimularás su lenguaje, además de reforzar el vínculo entre ambos.

4) Créale una rutina que lo contenga: es importante que crees un mundo predecible para tu hijo. ¿Cómo? A través de rutinas y respuestas previstas que le darán sensación de confianza y seguridad. Para el bebé es muy importante saber que tiene una base segura desde donde operar.

5) Crea un ambiente afectuoso y acogedor: Siempre asegúrate de brindarle mucho cariño a tu bebé. El afecto nunca está de más. La importancia del contacto físico desde el primer momento es fundamental, es la base de la supervivencia del bebé. Siempre que puedas, abrazo, dale besos y caricias a tu bebé. El tocar es estimulante, relajante y propicia el apego.

Escrito por | 27 de febrero de 2013 | 0 comentarios
Sin categoría.

Lecturas para bebés

Existen en el mercado y suelen ser muy lindos: los libros para bebés y niños muy pequeños son coloridos, muestran imágenes y tienen poco texto. ¿Pero sirven realmente para estimular su desarrollo psicológico?

A partir de los nueve meses aproximadamente, los bebés están preparados para escuchar cuentos y para observar las figuras coloridas de sus páginas. Sin embargo, su período de atención es limitado. Hasta los que muestran mucho interés por las historias no resisten más de tres o cuatro minutos con un libro.

Y toleran mejor la lectura, si pueden participar activamente. ¿Cómo hacerlo? Detente en determinados conceptos cuando le lees a tu bebé un texto, especialmente en los que tienen ilustración. Por ejemplo, si en el cuento aparece un gato con sombrero, muestrále la imagen y vuelve a señalar cada parte del dibujo, reiterando los nombres de cada elemento.

También puedes pedirle a tu bebé que señale objetos familiares del estilo de los nombrados en el cuento, diciendo claramente de qué se trata cada cosa. Por ejemplo: si en el cuento aparece un perro o un gato, pedile a tu bebé que señale la mascota que hay en la casa -si es que hay alguna-, y hablele vos misma del animalito, nombrándolo y repitiendo las palabras perro o gato.

¿En qué momento hay que leerles? ¿Es bueno crearles una rutina? Cualquier momento es bueno para leerles. Tienen que ser situaciones en las que veamos a los niños predispuestos. Siempre es importante invitarlos a la lectura y evitar que ese momento sea una obligación. La hora de la siesta y la hora de dormir son las preferidas. Si creamos una rutina en un horario determinado, lograremos un gran avance con relación a la formación del hábito de leer.

Escrito por | 25 de febrero de 2013 | 0 comentarios
Sin categoría.

¿Cómo limpiar los dientes del bebé?

Es muy común escuchar la frase: “Para que le vas a limpiar los dientitos si son de leche, no son los definitivos”, en especial de boca de alguna abuela.

Esto es un viejo mito y un gran error porque si aparecen caries en los dientes provisorios, también estarán en los definitivos.

Estos sencillos consejos te ayudarán a cuidar la boca de tu bebé:

– Si el pequeño tiene uno o pocos dientes, éstos podrán limpiarse con una gasa estéril o bien con un cepillito dental especial para bebés.

– Cuando el niño tiene más dientes y está acostumbrado a la rutina de higiene diaria, se puede usar un cepillo dental de cabezal pequeño y cerdas suaves.

– Los dientes deben cepillarse horizontalmente en forma de barrido y sin olvidar ninguna superficie, por afuera y adentro, incluida la zona de corte y trituración de alimentos.

– Si el bebé es muy chiquito, conviene no usar pasta dental. A partir de los 2 años se incluirá el uso de pastas dentífricas indicadas especialmente para esa edad con la cantidad de fluor específica y necesaria.

– Dado que aún no es capaz de escupir bien, el pequeño podría tragar parte de la misma, por lo que se recomienda su uso a partir de los dos años.

– Consultar al pediatra u odontopediatra ante cualquier duda.

A medida que los dientes de leche aparecen en la boca, el bebé puede manifestar algunos síntomas y mostrarse irritable y lloroso. Durante las horas que está despierto esta molestia puede atenuarse dándole objetos duros y fríos como mordillos. El frío ayuda a disminuir las molestias y la dureza puede acelerar la erupción del diente.

Escrito por | 19 de febrero de 2013 | 0 comentarios
Sin categoría.

Medidas de seguridad en el hogar

Cuando los niños comiencen a deambular -en general entre los 10 meses y el año y medio- es importante preparles el terreno para evitar golpes y caídas innecesarias. Aquí van algunos consejos para acondicionar el hogar para esta nueva etapa de tu pequeño y prevenir accidentes:

– Recuerda que tu hijo no sólo puede andar, puede trepar. Pon cierres de seguridad en ventanas y portones en escaleras y piscinas.

– Aleja del alcance de tu hijo objetos cortantes, puntas filosas y alfombras que se deslicen fácilmente.

–  Tapa enchufes, retira adornos y objetos pequeños que se puedan llevar a la boca.

– También saca de su radio de acción electrodomésticos, sobre todo estufas y ventiladores.

–  No lo dejes sólo; a esta edad los chicos siempre tienen que estar bajo la mirada de un mayor.

–  Trata de que el piso no sea resbaladizo pues un mal golpe podría disuadirlo de caminar durante semanas. En el mercado hay superficies antideslizantes que se arman y desarman ideales para esta etapa.

–  Ten armarios cómodos y placares bien cerrados para que tu bebé no pueda meterse adentro y quede encerrado.

–  Para caminar tu bebé no necesita zapatos ni medias. Los pies descalzos son más seguros no solo porque no corre el riesgo de deformarse los pies, sino también porque podrá agarrarse bien y acostumbrarse a la sensación del peso.

–  Una ayuda útil para los primeros pasos es que use un carrito para caminar. Puede ser de madera o de plástico y tener una base ancha y estable para que no lo tire al empujarlo.

Escrito por | 18 de febrero de 2013 | 0 comentarios
Sin categoría.

¿Existe la hora de las brujas?

Muchas son las causas por las que llora un bebé, ya que el llanto es su principal herramienta de comunicación.

Pero hay un dicho que dice que en general los pequeños está más irritables entre las 19 y las 22 horas aproximadamente. ¿Es ésto verdad? ¿Existe la llamada hora de las brujas?

Muchos pediatras coinciden en que sí. Y dan sus estadísticas. Está demostrado que el 85 por ciento de los bebés, entre las 2 semanas y los 3 meses de vida, sufre un período inquieto: están molestos e irritables, siempre al finalizar el día. Duermen menos, demandan alimento con más asiduidad y en un determinado momento de la tarde se largan a llorar con desconsuelo.

Con esa actitud, el bebé intenta descargar la tensión y energía acumuladas durante el día, que su sistema nervioso central, todavía inmaduro, no puede contener. Llora para desprenderse de esa carga emocional. El llanto, si se le presta atención, es cíclico y suele durar de una a dos horas y, en la mayoría de los casos, no depende de lo que la madre haga para calmarlo.

Ese llanto es normal, y la angustia de la mamá sólo logrará prolongar la situación. Lo ideal es alzarlo, llevarlo a pasear, cambiarle los pañales, acunarlo o intentar darle de comer. Si nada de eso funciona, lo mejor es dejar al bebé solo en el moisés quince minutos hasta que se relaje y se duerma.

No todos los bebés tienen el mismo temperamento, algunos son más sensibles que otros. Si ése es el caso, es fundamental no bombardearlo con estímulos externos. Una luz suave y la voz materna pueden ayudarlo a calmarse.

Como papás, lo mejor que se puede hacer por un hijo es, en principio, estar en paz con uno mismo. La mamá puede estar atravezando la llamada depresión puerperial, que trae aparejada una sensibilidad mayor y falta de energía, motivos importantes que deben atenderse con ayuda externa: la pareja, los abuelos, el pediatra o el psicólogo.

Escrito por | 15 de febrero de 2013 | 0 comentarios
Sin categoría.

Las primeras deposiciones del bebé

¿ Cuántas veces por días deben defecar los bebés? ¿Cómo tiene que ser la deposición? Esta es otra consulta típica de los papás en los consultorios pediátricos.

Si bien cada bebé es diferente se pueden hacer algunas generalizaciones. En relación a las deposiciones diarias, a medida que el bebé comienza a tomar el pecho puede hacer una deposición después de cada comida, por la presencia de un reflejo llamado gastrocólico que se pierde con la maduración. Los bebés que toman leche de fórmula, en cambio, pueden ver reducidas sus deposiciones a una sola diaria.

En relación a la textura, es importante saber que el meconio es la primera deposición que presentan los recién nacidos. Es una sustancia espesa, pegajosa, y de color negro verdoso. Debido a que se forma en el intestino antes de nacer, se compone de líquido amniótico, moco, lanugo (vello fino que cubre el cuerpo del bebé), bilis y células que se han desprendido de la piel y del tubo digestivo. Debe producirse durante el primer o segundo día de vida. Con el transcurso de los días, el meconio se irá transformando.

Después de dos o tres días de alimentarse a pecho, las deposiciones serán de color amarillo-mostaza y su consistencia será, floja y grumosa. Además tendrán carácter ruidoso y explosivo, y olor agradable. Estas se conocen con el nombre de “heces de transición” y es muy frecuente que los papás desprevenidos -sobre todo los primerizos- las confundan con diarrea. Pero ésto es absolutamente normal y al pequeño no le pasa nada, ni hay que darle ningún medicamento, ni líquido ni dieta especial.

En caso de que el bebé se alimente con leche de fórmula, sus deposiciones iniciales (meconio) serán de color verde grisáceo y con el transcurso de los días cambiarán al color amarillo.

¿ Cuándo se consultar al pediatra? Los especialistas coinciden en que se debe consultar sí:

– hay presencia de sangre en el pañal

– el bebé está irritable, rechaza el alimento, tiene vómitos o fiebre

– las deposiciones tienen color blanquecino o son muy oscuras (tipo alquitrán)

– tiene distensión abdominal (el bebé tiene la panza hinchada)

– el bebé no aumenta de peso o se lo ve desmejorado

Lo que nunca hay que hacer es darle de tomar laxantes, infusiones de té o yuyos medicinales, ni tampoco colocarle supositorios (están contraindicados y pueden ser peligrosos).

Escrito por | 14 de febrero de 2013 | 0 comentarios
Sin categoría.