mayo del 2013

Estás viendo los artículos de Crece Bebe correspondientes al mes mayo del 2013.

Cómo desenvolverse con mellizos

Si estás esperando mellizos, seguramente estarás feliz pero también preocupada para poder organizarte y atender a dos bebés a la vez.

Lo importante es buscar una red de contención en la que participe activamente el papá, los abuelos y tíos por lo menos los primeros meses para lograr satisfacer sus demandas y que tú tengas tiempo para descansar y reponer energías.

Aquí te ofrecemos algunos consejos e ideas sencillas para no desesperar con la llegada de los mellizos y durante el primer año de vida:

Elegir nombres bien diferentes, que no se escriban o suenen parecido.

Diferenciar los objetos de cada bebé, sobre todo cuando uno de ellos está enfermo, para evitar posible contagios.

Si son muy parecidos y del mismo sexo, pueden llevar una pulserita con el nombre, o de colores diferentes; en caso de que sean nenas, aritos que tengan que ver con el nombre (por ejemplo, Luna=lunas, Azul=de color azul, etcétera.)

Si los bebés sólo se calman durmiendo juntos, es preferible que duerman juntos el primer tiempo y todos puedan descansar. Para eso, será necesario una cuna amplia y no usarán el moisés durante ese tiempo.

Las sillas de paseo para múltiples se consiguen usados y en general, en buen estado, ya que se usan poco. Salir a la calle con más de un bebé no es tarea sencilla. Lo importante: ¡Que se plieguen y que pasen por las puertas!

Escrito por | 30 de mayo de 2013 | 0 comentarios
Bebés.

¿Cómo se le habla a un bebé?

Las vías de comunicación con un bebé son infinitas y cada padre o cada madre va experimentando en la práctica y recorre unas más que otras.

Hablarle al bebé es fundamental para su desarrollo y fortalecimiento de la auoestima.

Te damos algunos consejos para que puedas comenzar a relacionarte con tu bebé desde el nacimiento hasta el año:

Nada de pronombres: Para un niño muy pequeño es difícil entender que “yo” y “tú” puedan ser mamá, o papá, según el que esté hablando. Así pues, la mayor parte del tiempo para referirte a vos misma debés decir “mamá” y a el bebé llamarlo por su nombre:”Ahora mamá le cambia el pañal a Violeta”.

Sube el tono: Casi todos los bebés prefieren una voz de tono alto, lo cual quizá explique por qué las voces femeninas son naturalmente más altas que las masculinas, por qué las mamás al hablarles a sus niños suben el tono de la voz. Habla en forma clara y sube el tono de voz cuando le hables y observa su reacción.

Imitación: Al bebé le encanta la adulación que implica la imitación. Cuando diga “aaa”, decí “aaa”. La imitación se convierte rápidamente en un juego que a ambos les gustará y que servirá de base para que el niño imite e incorpore el lenguaje jugando.

Escrito por | 29 de mayo de 2013 | 0 comentarios
Bebés.

¡Comenzó a gatear!

Una vez que el niño comenzó a gatear es normal que tire todo aquello que se le cruza en su camino.

El desorden generado por el bebé puede disgustar a los adultos pero para el pequeño explorador es el ambiente ideal. Una casa que se mantiene siempre rigurosamente ordenada no le puedo ofrecer un mucho atractivo a un niño inquieto.

Por eso dentro de lo razonable y seguro hay que permitirle al pequeño que ejercite los músculos y que satisfaga su curiosidad natural.

Dejarlo andar con libertad y aún desordenar un poco la casa es tan importante para su desarrollo intelectual como para su crecimiento físico. Y para vos, aceptar esa realidad contribuirá a tu tranquilidad mental.

Para ello debes tener ante todo la casa segura. Puedes permitir que tu bebé tire la ropa y los juguetes pero por supuesto que no las botellas de vidrio o cualquier elemento que pueda provocarle un accidente.

Antes de dejar libre al niño debes asegurarte de que la casa no ofrezca peligros para él ni hayan quedado a su alcance cosas con las cuales pueda causar un daño grave.

Otra alternativa es dejarlo desordenar y enseñarle lo que no debe hacer, por ejemplo tocar enchufes a los que se aconseja ponerle topes de seguridad.

Por otro lado es importante cuidar la seguridad de toda la familia. Si el niño derrama jugo, deses secar el piso inmediatamente ya que esos líquidos recién derramados pueden convertir un suelo sin alfombra en una pista de patinaje donde son inevitables las caídas.

Lo importante durante la etapa del gateo es brindarle a tu bebé una casa segura y estimulante para que desarrolle al máximo sus capacidades.

Escrito por | 28 de mayo de 2013 | 0 comentarios
Niños y Primeros años.

Reflejos innatos del recién nacido

El recién nacido cuenta con reflejos innatos para alimentarse que aparecieron y se desarrollaron durante los distintos meses del embarazo. Los mismos son:

– Deglución: está presente desde las doce semanas de gestación.

– Succión: se inicia en la semana 28 de gestación.

– Búsqueda: desde las 32 semanas de gestación.

El reflejo de succión es vital, indispensable para la supervivencia de la especie. En un recién nacido sano este reflejo está presente. Sin embargo, hay bebés que necesitan ayuda porque nacieron inmaduros debido a su bajo peso(prematuros), o porque han sido medicados y están deprimidos, o porque están enfermos.

Los bebés chupetean más de lo que necesitan para alimentarse, ya que la succión y el sueño son sus principales actividades. El reflejo de succión es una fuente de placer y descarga motriz.

Todo se percibe por la boca, que es su principal zona erógena (distintas zonas u órganos corporales en los que se centran las gratificaciones).

El placer fundamental es el chupeteo, razón por la cual esta etapa ha sido denominada por Sigmund Freud etapa oral, ya que la zona erógena que predomina es la boca.

Esta primera etapa de la evolución sexual abarca desde el nacimiento hasta aproximadamente los 18 meses, dependiendo de cada niño y de la relación con las funciones materna y paterna. La etapa oral es parte de la dinámica estructural del aparato psíquico, por lo cual no finaliza en forma definitiva, sino que se ensambla con las demás etapas de la evolución del ser humano.

Escrito por | 27 de mayo de 2013 | 0 comentarios
Bebés y Primeros días.

Despedirse en la guardería

Cuando dejas a tu bebé en la guardería, la separación puede ser difícil. Para el bebé, por supuesto, sobre todo si ya ha vivido separaciones anteriores, pero también para tí.

Esto también dependerá muchas veces de la consideración que tengamos por nuestro trabajo: si nos gusta mucho, la separación será menos dolorosa que si nos vamos para encontrar a un jefe insoportable, compañeros desagradables o un trabajo poco interesante.

Pero como seguramente tienes que trabajar a gusto o no, a continuación te damos algunos trucos para facilitar la separación entre ambos al momento de dejarlo en la guardería:

Se recomienda marcharse rápido después de despedirte del niño. Si tienes cosas que decirle a la niñera o a la auxiliar de la guardería, escríbelas la noche anterior y se las comunicas al llegar. Esto evita enternecerse con tu hijo en la guardería e irte para volver porque te olvidaste de decir alguna cosa.

Una vez que abrazaste a tú hijo para despedirte, no vuelvas a sostenerlo en brazos si lo escuchás llorar. La mayoría de los pequeños se calman rápidamente una vez que sus padres se hayan retirado.

Nunca te vayas a escondidas. Siempre abraza bien a tu hijo y decile: “Adiós, esta tarde mamá te viene a buscar”. A pesar de su edad, comprende que no lo abandonás y su estadía allí es transitoria.

Escrito por | 26 de mayo de 2013 | 0 comentarios
Bebés.

La teoría del apego

¿Escuchaste alguna vez hablar de la teoría del apego?

La teoría del apego, elaborada por John Bowlby en 1969, sostiene la necesidad de mantener a los niños en cercanía física de sus padres, describiendo a su manifestación como cualquier forma de comportamiento que hace que una persona alcance o conserve proximidad con respecto a otro individuo.

En el caso de la relación madre e hijo, la interacción del bebé con el ambiente y en especial con la madre, posibilitan dicha conducta.

El apego se comienza a sentir durante los primeros días o minutos después del nacimiento para la mayoría de las mujeres, pero es frecuente también que esta sensación de amor incondicional no aparezca de manera instantánea, sino que se vaya construyendo en el día a día.

Por eso si sos mamá primeriza, no te preocupes ya que el vínculo con tu bebé se irá dando de manera natural; ya sea que se genere a partir del momento en que te lo ponen en brazos después de nacido o que a ambos les lleve un poquito más de tiempo reconocerse y crear un vínculo afectivo que luego será único e indestructible.

Lo importante es que abraces, toques o mires a tu bebé. Está comprobado que las madres que pasan más tiempo con sus hijos, que juegan más con ellos, que tocan más su piel, que les sonríen más, que les hablan más y que les miran a los ojos, desarrollan en ellos un apego más seguro, saludable y de mejor calidad.

En resumen, el apego consiste en el vínculo afectivo, estable y consistente entre un niño y su madre, como resultado de la relación entre ambos. Si este vínculo o apego es el adecuado, el niño alcanzará seguridad en sí mismo, facilitada por los logros alcanzados en sus primeras experiencias de vida, que le ayudará para más tarde poder enfrentar las variadas situaciones de su vida.

Escrito por | 25 de mayo de 2013 | 0 comentarios
Bebés.

Los primeros garabatos

A través del dibujo, los más pequeños se van relacionando con el medio que los rodea, reciben gratificación y afecto de sus cuidadores. Además, realizar los primeros trazos favorecen el desarrollo motor y sensitivo.

Los primeros garabatos son un hito muy importante, ya que no solamente van a conducir al bebé al arte y al dibujo, sino también a la escritura. Este período se llama etapa del garabato y abarca hasta los 4 años de edad.

Pero esta etapa del garabato pasa por distintas fases. Primero se trata de un garabato desordenado. Los primeros trazos no tienen sentido, la experiencia del garabateo es principalmente una actividad motriz. La satisfacción proviene de la experiencia de los movimientos. El bebé los realiza sin saber que él podría dibujar lo que quisiera, e inclusive puede garabatear sin mirar el papel. Para él es más importante la acción de dibujar que el dibujo en si mismo.

A pesar de que el dibujo nunca es reconocible, es importante demostrar interés y estimular, ya que esto influirá en su autoestima y puede sentir como los demás lo consideran.

Alrededor de los 10 meses el bebé descubre que existe relación entre sus movimientos y el dibujo que se está gestando. En este momento el garabato desordenado se convierte en garabato controlado. Los trazos son mucho más largos, suele cambiar la forma en que sostiene el lápiz y le gusta cubrir toda la hoja con colores y trazos superpuestos. Busca la aprobación de quien lo acompaña.

Cuando el niño comienza a nombrar sus dibujos (aunque no exista mucho parecido) comienza el garabato con nombre (de los 3 a los 6 años).

En este momento se establece una relación entre el dibujo y el mundo exterior, suele describir el dibujo mientras lo va haciendo y demuestra que está creciendo su capacidad de simbolizar.

Siempre hay que dejarlo crear y expresarse y estimularlo para que desarrolle sus capacidades, por eso en esta etapa es mejor que garabateen y no se recomienda ofrecerles dibujos preimpresos para colorear.

Escrito por | 24 de mayo de 2013 | 0 comentarios
Bebés y Primeros años.

Cómo armar una ludoteca

Desde que nace, el momento de juego te brinda la posibilidad de entrar en un contacto profundo con tu bebé, de crear una relación positiva y nutritiva, darle contención y transmitirle enseñanzas fundamentales.

Para armar una ludoteca, es decir un espacio de juego, cómodo, seguro y enriquecedor para el bebé, ten en cuenta estas recomendaciones:

Al elegir un juguete, verifica si tu niño o niña podrá tomarlo con sus manos, o explorarlo a voluntad según sus capacidades, es decir, si se adecua a sus posibilidades motrices y manuales. Por otra parte, debe estar en sintonía con la evolución de sus intereses.

La combinación de juguetes industriales, artesanales y elementos caseros, garantiza una variedad de texturas y materiales que benefician el desarrollo de los sentidos y de la imaginación. Los elementos naturales como piedras, palitos, flores, piñas, aportan bordes irregulares, pesos desiguales y desafían de otra manera las capacidades motrices.

Por su lado, las telas, artículos de cocina o de baño generan la experiencia de participar de la actividad de la casa, de lo realmente importante, ya que es de lo que se ocupan los adultos cercanos.

Mantener los juguetes en el espacio de juego no solo sirve para conservar un orden básico, sino que ayuda a los más chiquitos a distinguir las áreas de la casa, y para qué se usan.
Armar escenas con los juguetes antes de que el bebé llegue al espacio de juego es una manera de sorprenderlo y crear un mundo para él.

Para evitar el aburrimiento, es útil tener un cajón donde guardar algunos juguetes por un tiempo, y luego reintegrarlos en una ocasión especial, para renovar las ganas.

En cuanto a la cantidad de juguetes, es importante dosificarla según su edad e interés. La consigna debería ser “ni poco, ni demasiado”.

Siguiendo estos consejos, tu bebé podrá conectarse con el juego, su principal herramienta de aprendizaje, de manera espontánea y natural.

Escrito por | 23 de mayo de 2013 | 0 comentarios
Bebés y Juguetes, libros y juegos.

Cómo alzar al bebé

Son muchas las cosas que hay que aprender con un recién nacido, pero verás que con la práctica, irás internalizando las rutinas, y te parecerá cada vez más sencillo cuidar de tu bebé.

Una de las dudas más frecuentes de toda mamá primeriza es cómo alzar al bebé, ya que los recién nacidos dan sensación de fragilidad y desprotección.

Para alzarlo correctamente, siempre es necesario que el bebé encuentre un buen sostén para su cabeza, que es muy pesada y no se sostiene sola.

Si está acostado, hay que deslizar una de las manos bajo su nuca y espalda, mientras que con la otra se sostienen sus nalgas. La cabeza del bebé debe encontrar apoyo en el hueco formado por el brazo flexionado de quien lo sostiene.

Abrazarlo contra el cuerpo de su madre o de su padre puede ser una posición muy cómoda para él y en la que pronto hallará tranquilidad.

Es importante que desde chiquito encuentre y reconozca hábitos de comodidad -procurados por sus padres-, porque esto hará que en situaciones de llanto o de intranquilidad, se calme más rápidamente cuando se le ofrece esa postura.

Escrito por | 22 de mayo de 2013 | 0 comentarios
Bebés y Primeros días.

El bebé en la mesa familiar

A los 10 meses el bebé ya puede sentarse en la mesa familiar y compartir la mayoría de las comidas de la familia, con las restricciones necesarias: Sin exceso de sal ni azúcar, sin picantes, sin miel, frutos rojos, kiwi, pescado, chocolate ni dulce de leche.

El bebé tampoco puede comer helado (porque es un alimento que tiene altas posibilidades de estar contaminado con bacterias, no por el frío) y hay que estar especialmente atentos a los alimentos “que ruedan” sobre todo en fiestas, cuando hay gran oferta y muchos motivos de distracción para los padres: lentejitas de chocolate, maníes y los confites que vienen dentro de los huevos de Pascua, por ejemplo, son peligros potenciales para el bebé. Además, los chicos de la familia, cuando saben que el bebé come, tienden a convidarles estas golosinas que pueden provocar un accidente.

Si se cocina carne asada en una reunión familiar, por ejemplo, el bebé puede comer también teniendo ciertas precauciones: la porción de carne que va a ingerir tiene que estar por separado para evitar que se contamine y debe ser cortada sobre una tabla especialmente destinada y con cubiertos que tampoco se usen para otra cosa.

El objetivo final es que el niño se socialice y sea uno más en la mesa, pero más allá de las comidas “formales” de la familia, puede ser que tenga hambre fuera de horario, entonces hay que estar atentos para identificar que el llanto no sea necesidad de juego, vínculo o diversión; y si verdaderamente tiene hambre, se le puede ofrecer algún tentempié saludable.

Cuando cumpla el año, tu hijo habrá ido incorporando los alimentos gradualmente -seguramente a su tiempo y forma-. En esta etapa estará encantado de ser un comensal más en la mesa familiar y participará de forma activa durante las comidas.

Escrito por | 20 de mayo de 2013 | 0 comentarios
Bebés.