junio del 2013

Estás viendo los artículos de Crece Bebe correspondientes al mes junio del 2013.

Planificar las vacaciones con el bebé

Salir de viaje con un bebé puede ser una experiencia muy placentera pero que necesita una mínima organización para el bienestar de toda la familia.

Por eso te brindamos algunas claves muy importantes para planificar unas vacaciones disfrutables y relajadas con tu bebé:

Reservar un sitio al llegar. Después de un viaje cansador, nada más estresante que tener que recorrer la zona para elegir hospedaje con un bebé llorando o un niño agotado. Lo ideal es hacerlo desde casa, aunque sea para tener una habitación donde pasar los primeros dos o tres días. Si pagar por dos semanas de alojamiento sin conocerlo en vivo y en directo puede parecer demasiado arriesgado,  una buena opción es reservar un sitio por dos días para tener un lugar para descansar al llegar. Luego pueden  tomarse un par de jornadas para estudiar la zona y más tranquilos, buscar opciones para el resto de la estadía.

Privilegiar una buena ubicación. Ya sea que se elija casa, hotel o apart, los adultos con bebés, niñas y niños, suelen pasarla mejor cuando se alojan en lugares a una distancia prudente de negocios donde aprovisionarse de lo elemental. Y bien conectados, con las principales rutas y vías de transporte a la hora de moverse, llegar o partir.

El emplazamiento más acertado. Va a depender de cada tipo de viaje. Si son vacaciones en la playa, es decisivo que esté cerca del mar. Con un bebé habrá que ir y venir, por la mañana y por la tarde. También es frecuente tener que regresar al hotel por

Escrito por | 29 de junio de 2013 | 0 comentarios
Bebés.

El desarrollo del bebé

Aunque parezca increíble, los bebés desde el nacimiento van desarrollando nuevas habilidades en forma vertiginosa.
Te contamos cuáles son los hitos de desarrollo para que estés informada sobre lo que tu bebé puede hacer. De todas maneras, estos son datos orientadores, ya que cada bebé crece a su ritmo y será el pediatra quien evacuará todas tus dudas.

Nacimiento: Reflejos primarios. Postura fetal. No sostiene la cabeza.

Primer mes: Boca abajo, levanta el mentón. Aprieta con fuerza el dedo u otro objeto que se introduzca en su mano.

2 meses: Boca abajo, levanta y endereza la cabeza de vez en cuando.

3 meses: Boca abajo, se apoya con los codos y antebrazos y sostiene la cabeza. Acostado boca arriba, levanta los pies. Abre completamente las manos y agarra objetos situados frente a él.

4 meses: Permanece sentado con ayuda (soporte posterior y lateral). Sostiene la cabeza. Extiende totalmente los miembros superiores.

5 meses: Permanece sentado en el regazo de un adulto. Sostiene objetos con las manos y juega con ellos. La cabeza aparece erguida. Gira en la cama.

6 meses: Permanece sentado en silla alta bastante tiempo. Se vuelve solo, en la cama, hacia arriba o hacia abajo, sosteniéndose en cuatro patas.

Escrito por | 27 de junio de 2013 | 0 comentarios
Bebés.

Cómo dormir a un bebé durante los primeros tres meses de vida II

Te brindamos más consejos para lograr que tu bebé adquiera buenos hábitos de sueño durante los primeros tres meses de vida.

* Dormilo activamente durante el día. Muchos padres mantienen despierto al bebé durante todo el día para que se agote y a la noche “se desmaye”. Sin embargo, el efecto es el contrario al buscado: la falta de sueño irrita a los bebés y luego les resulta más difícil conciliar el sueño profundo. Si después de un período de alimentación diurna no durmió, entonces en el próximo debería dormir sí o sí: colocalo en su cochecito en un cuarto oscuro y mecelo hasta que lo haga.

* Crea una rutina nocturna: las rutinas para los bebés son fundamentales. Si tu bebé se durmió el lunes en su cuna, el martes en su cama, el miércoles en el cochecito en la calle, el jueves en brazos en un restaurante, y así sucesivamente, para él la hora de dormir será un momento difícil y se resistirá a hacerlo. Todos los días, a la misma hora, es necesario bajar las revoluciones de la casa, apagar el televisor, poner música suave, oscurecer su cuarto y darle un baño relajante y la última alimentación a la misma hora, en el mismo lugar, hasta que se duerma.

* Solicita apoyo a familiares y amigos. Si no duermes durante la noche porque tienes que atender al bebé y durante el día estás ocupada, cuando llegue la hora del llanto estarás agotada e intolerante. Por eso es importante que alguien te ayude con el bebé a la tarde para que puedas dormir una siesta, tomar una clase de yoga, darte masajes o simplemente un buen baño relajante, de modo que, por la noche, te encuentres con otra predisposición para acompañar a tu bebé.

Escrito por | 25 de junio de 2013 | 0 comentarios
Bebés y Primeros meses.

Cómo dormir a un bebé durante los primeros tres meses de vida

Saber cómo dormir a un bebé es un tema que preocupa muchísimo a toda mamá primeriza.

Lo primero que hay que entender es que los bebés no nacen sabiendo dormir: deben aprender. Y el problema es que los adultos sabemos dormir, pero no sabemos enseñarles a hacerlo.

Por eso ten en cuenta estos consejos para lograr dormir a tu bebé:

* Los bebés menores de tres meses no tienen la capacidad intelectual necesaria como para malcriarse; eso significa que si lloran, deben estar en brazos. Está demostrado que, cuanto más tiempo un bebé esté en brazos, menos tiempo llora. Pero no sólo eso: si está toda la mañana en brazos, a la tarde llorará menos.

* Trata de despertar a tu bebé si duerme más de dos horas y media seguidas durante el día. Los bebés suelen dormir una sola vez por día más de tres horas seguidas. Aquel que lloró durante la noche, dormirá el período prolongado de día, y entonces la noche siguiente no podrá dormir. Si logras despertarlo y vas trasladando hacia la noche el período de sueño prolongado, rápidamente dejará de llorar.

* Mantenlo despierto de ocho a diez de la noche. Si aprovechas la hora que el padre llega de trabajar para que juegue, le de un baño y se relaje, luego de la alimentación de la noche se encontrará en mejores condiciones para dormir.

Escrito por | 25 de junio de 2013 | 0 comentarios
Bebés y Primeros meses.

Cómo prevenir la diarrea en bebés y niños

Otra de las enfermedades más frecuentes durante los meses de verano, es la diarrea  infantil pudiendo llevar en algunas ocasiones a la deshidratación. Por este motivo es indispensable tomar ciertas medidas para prevenirla sobre todo en niños y bebés pequeños.

¿ Cómo prevenirla? En primer lugar es importante mantener adecuados hábitos de higiene tanto personales como del medio ambiente.

La higiene de manos luego de ir al baño así como antes de manipular alimentos es fundamental. El lavado de los alimentos antes de cocinarlos, especialmente frutas y verduras, la adecuada cocción de los mismos y el consumo de agua potable son otras de las medidas que deben ponerse en práctica.

Además, nunca hay que olvidarse de lavar correctamente los utensilios utilizados en la preparación de las comidas.

¿Cómo tratarla? En el caso de que un niño comience con diarrea lo más importante será asegurar una adecuada hidratación. La promoción de la lactancia materna y la ingesta de abundantes líquidos en forma fraccionada son fundamentales para lograrlo.

En cuanto a la alimentación se recomienda no suspenderla excepto algunos alimentos en particular como las verduras de hoja, legumbres, frutas, jugos y bebidas muy azucaradas y golosinas. Es aconsejable una dieta basada en hidratos de carbono complejos como los cereales y los tubérculos además de carnes magras.

Por último, hay que tener en cuenta que durante el verano las temperaturas son altas y que los más chicos están en constante actividad, de manera que necesitan de una dieta provista de energía y administrada fraccionadamente. Tiene que comer entre 4 y 6 veces por día.

Con estos recaudos, vos y tu bebé, podrán disfrutar de un verano a pleno.

Escrito por | 24 de junio de 2013 | 0 comentarios
Bebés y Niños y Salud.

Cómo prevenir un golpe de calor en el bebé

Con la llegada del verano aumentan los casos de golpes de calor. Por eso debes tener ciertos cuidados con tu bebé para disfrutar de la temporada de calor sin sobresaltos.

Primero debes conocer cómo se manifiesta el golpe de calor en los niños.Los síntomas característicos son fiebre (39-40º C), piel seca y caliente, dolor de cabeza, nauseas y vómitos, cansancio excesivo, tendencia al sueño. Si su hijo sufre algunos de ellos, no deje de consultar con su pediatra.

¿Cómo prevenirlo? Para prevenir el golpe de calor hay que implementar medidas que favorezcan el enfriamiento del cuerpo y aseguren un adecuado estado de hidratación.

Para ello se aconseja disminuir la actividad física, que los niños realicen juegos tranquilos, hacerlos descansar en lugares frescos y ventilados, vestirlos con ropa ligera, amplia, de algodón y de colores claros, protegerles la cabeza con gorros, evitar que se expongan al sol entre las 10 y 17 hs y utilizar siempre un factor de protección solar alto.

Escrito por | 23 de junio de 2013 | 0 comentarios
Bebés y Salud.

Dejar el chupete

¿ Cuál es la edad adecuada para que los chicos dejen el chupete?

La edad óptima para dejar el chupete es entre los 2 años y medio y los 3 años ya que su uso prolongado puede generar alteraciones anatómicas del macizo facial (paladar, arcadas dentarias).

No obstante, no hay que forzarlos frente a situaciones de desconsuelo.

Muchas veces las mamás no logran el objetivo porque tienen demasiada ansiedad por alcanzar los resultados inmediatos, y apelan a todos los recursos: amenazas, presiones, castigos, que terminan siendo contraproducentes y angustiando al niño.

Si luego de los 3 años tu hijo no ha dejado aún el chupete se recomienda consultar con el pediatra , pero esta edad se puede extender un poco más depende los casos.
Te contamos algunas estrategias que podés utilizar para incentivar a tu bebé a decirle adiós al chupete:

– Puedes sacarlo de su vista, y concordar con tu hijo en dejarlo en algún lugar y en caso de necesidad, ofrecérselo.

– Debes insistir en lo grande que está tu bebé y darle algún premio si lo usa menos, pero sin llegar a la extorsión.

– Si disminuye su uso, tienes que festejar que ya no lo usa como antes.

Escrito por | 22 de junio de 2013 | 0 comentarios
Bebés.

Aprendiendo a hablar

Cuando tu bebé esté por cumplir su primer añito, seguramente balbuceará y dirá tal vez alguna palabra. Pero no todos los casos son iguales en cuanto al aprendizaje del lenguaje.

Algunos bebés comienzan a articular sonidos a los seis meses de vida, comprendiendo palabras y pudiendo expresar enojo o felicidad. A los ocho meses ya se pueden comunicar emitiendo sonidos del tipo primitivo y gestos, y cerca del año, cuando aún tienen mucho por aprender, pronuncian su primera palabra de verdad.

Pero como no en todos los casos ocurre así y puede haber muchas diferencias entre un niño y otro, te contamos cómo puedes ayudarlo en este aprendizaje del lenguaje:

– Nombrando las cosas por su nombre, sin diminutivos ni medias lenguas.

– Aprovecha que tu bebé te mira casi todo el tiempo a vos, su mamá, y armá juegos del tipo ojos-nariz-boca, señalando tus partes del rostro.

– También, escuchalo a él, aunque no entiendas qué dice, sigue una conversación con él y hazle preguntas del tipo“¿Quieres la pelota?”; ¿Quieres un vaso?”.

– Indicale con énfasis conceptos como arriba y abajo, caliente y frío, adentro y afuera.

– Hablale como a un adulto, comienza a identificar los colores y estimulalo a que te conteste: por ejemplo, preguntándole “¿Quieres comer pan o galletitas?”.

Escrito por | 21 de junio de 2013 | 0 comentarios
Bebés.

La importancia del masaje infantil

El masaje infantil es una técnica que ayudará a nutrir, enriquecer y fortalecer el vínculo entre la mamá y el bebé. Además, le proveerás alivio, estimulación y seguridad.

Para poner en práctica el masaje infantil, lo ideal es realizar el curso teórico-práctico con un profesional idóneo. En el mismo, además de la técnica, podrás compartir la experiencia con otras mamás.

¿Cómo debés prepararte para realizar masaje infantil?

Comienza por ubicar al bebé sobre una superficie agradable y segura; en un ambiente tranquilo y con la temperatura adecuada.

Debes colocarte unas gotas de aceite vegetal en tus manos para deslizarlas mejor por el cuerpito de tu hijo.

Tienes que buscar un momento del día en que el niño esté tranquilo, despierto y atento; con ganas de interactuar. Aunque si lo observas molesto por cólicos o gases, será oportuno iniciar la secuencia específica para aliviarlo.

Lo ideal es que el bebé esté desnudo. También podrás realizar el masaje sólo con el pañal o descubrir cada parte del cuerpo en la que se va a trabajar.

El masaje infantil sólo lo realizan los hijos con sus padres. Aunque al principio tengas temores sobre cómo trabajar, pronto te darás cuenta que son tus manos las que tu bebé necesita; ya que nadie lo conoce mejor que vos.

El masaje diario es un excelente vínculo entre tú y tu hijo, que aporta seguridad, confianza y autoestima y ayuda a sobrellevar los momentos de desconcierto, sobre todo en los primeros meses.

Escrito por | 20 de junio de 2013 | 0 comentarios
Bebés.

“Mi bebé come poco”

Uno de los temores más frecuentes de toda mamá es que su hijo no coma lo suficiente y no alcance a crecer en forma correcta. “Mi bebé come poco” es una de las frases más dichas por las madres.

Pero hay que evitar ansiedades en relación a cuanto cóme el bebé y tener en cuenta que los niños pasan por diferentes etapas en relación a la comida.

Durante los primeros seis meses, aquellos bebés que recibieron exclusivamente pecho llegaron a lograr un máximo control respecto del volumen del alimento y el horario en que lo recibían. Y eso es muy importante para la formación de hábitos alimentarios en la adultez.

Desde el nacimiento se debe respetar el hambre y la saciedad del niño, enseñándole a través de ese respeto a obedecer sus señales internas, que lo llevarán a comer o dejar de hacerlo sin presiones externas.

Es normal que un bebé no desee comer en dos días; en los subsiguientes, su apetito compensará lo no ingerido.

¿Cuándo debes preocuparte?

Cuando tu hijo no quiere comer, pero además está triste, desganado, no juega y no corre; cuando se presentan episodios de fiebre reiterados sin motivo aparente, aparece diarrea, deposiciones muy abundantes, malolientes y grasosas (puede estar absorbiendo mal los alimentos), vomita con frecuencia y no mantiene su curva de crecimiento.

Escrito por | 18 de junio de 2013 | 0 comentarios
Bebés.