Actividad física de la embarazada

Es recomendable que la mujer embarazada mantenga una actividad física moderada; la inactividad total no es saludable cuando el embarazo evoluciona normalmente. Deben evitarse los ejercicios violentos y las largas fatigas, pues la tendencia al cansancio aumenta al acercarse el final del embarazo, siendo entonces recomendable un reposo más prolongado. Deben evitarse los deportes violentos, así como participar en cualquier competición deportiva. Por el contrario, los ejercicios suaves y el paseo diario son altamente beneficiosos.

Se admiten los viajes, siempre que no determinen una fatiga excesiva o alejen a la mujer, cuando se halle próxima al término del embarazo, de los centros hospitalarios obstétricos. Los largos viajes en automóvil suelen resultar fatigosos. Por el contrario, acostumbran a ser más cómodos los desplazamientos en tren. En cuanto al viaje por avión, la gestante debe someterse a las normas que no permiten el vuelo de las embarazadas a partir del sexto mes de gestación.

Es clásico recomendar la amplitud en los vestidos y las prendas interiores. El uso de faja o cinturón elástico que comprima levemente el abdomen es útil y aconsejable, pues dichas fajas elásticas sustituyen, en parte, los músculos abdominales deficientes. Sin embargo, más recomendable que el uso de estas prendas es la práctica metódica de una gimnasia encaminada a fortalecer la musculatura del vientre.

Antiguamente, a las mujeres gestantes se les prohibía la práctica de relaciones sexuales. Hoy, en cambio, se admite que mientras no exista una causa médica contraria, dichas relaciones pueden efectuarse normalmente. Los lavados vaginales profundos son aquí, con más motivo que nunca, desaconsejados y peligrosos, siendo preferible limitarse a un aseo genital exclusivamente externo.

Escrito por | 6 de julio de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta