Actividades de los niños en verano

El verano es siempre un período de libertad. Ahora, las andan zas de nuestros hijos escapan mejor a nuestra vigilancia. Tenemos que estar mucho más atentos a los posibles peligros.

No olvidemos que para enfrentarse con el riesgo no hace falta ir muy lejos. A veces, se encuentra muy cerca, a la vuelta de la esquina. En el acantilado de la playa de al lado, por ejemplo. Y también durante el curso, en sus idas y venidas al colegio. Por eso, lo primero a tener en cuenta es que no podemos preservarlo de todo peligro a base de impedirle moverse de nuestro lado.

Sermones con moderación
Tampoco hay que pensar que los niños son por naturaleza distraídos e irresponsables, ni que hay que estar todo el día agobiándolos con advertencias. Es más, si estamos constantemente encima de ellos, con sermones y avisos, conseguiremos que hagan oídos sordos y ya no escuchen ni siquiera los consejos que sí son útiles y necesarios.

Es cierto que debemos advertirles de unas cuantas cosas. Por ejemplo, si andan en bicicleta, hay que insistir en pedirles que no vayan muy rápido, que respeten las señales y que eviten circular por zonas peligrosas. Incluso podemos comprarles un casco ligero.

Escrito por | 12 de junio de 2010 con 2 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Comentarios

  1. La ropa de los bebés en verano - Crece Bebe - 13 de junio de 2010 | 20:28

    […] que se los viste y se los desnuda, ofreciendo tenaz resistencia a cada remera y cada zapatilla. En verano, esta ceremonia se reduce al mínimo. Una batita que los proteja de las corrientes de aire es todo […]

  2. Cuidado con los hongos - Crece Bebe - 22 de julio de 2010 | 8:36

    […] llegar al lugar de veraneo hay que enterarse en qué estado está la playa, para saber cuáles son las zonas contaminadas. En […]

Deja una respuesta