Actividades para el fin de semana

Existen,  tres poderosas razones para organizar de vez en cuando actividades diferentes y especiales durante los fines de semana:

  • Los niños necesitan días cumbre en su vida cotidiana.
  • La interacción lúdica entre padres e hijos refuerza los lazos de amor.
  • Y, sencillamente, ambas partes disfrutan.

Cuanto mayor sea la participación emotiva de los padres en el juego y las diversiones, más beneficiosa será esta participación para el hijo y para la relación entre ellos.

Hacer cosas con los padres  puede abarcar un gran abanico de actividades. Ellos no especifican, lo que quieren es que haya participación. Esto significa que las actividades pueden desarrollarse tanto a nivel adulto como a nivel infantil.

El nivel infantil sería, por ejemplo, jugar a las escondidas, disfrazarse o construir una grúa con el Lego, mientras que pasear en bicicleta o armar todos juntos una construcción constituirían actividades a nivel adulto. Es decir, ni los padres más serios y poco juguetones tienen por qué aburrirse haciendo cosas con sus hijos, además, existen actividades en las que los dos mundos se confunden.

Escrito por | 5 de febrero de 2011 con 0 comentarios.
Etiquetas: , ,
Lee más artículos sobre Padres

Artículos relacionados

  • Los fines de semana

    La rutina cotidiana da seguridad, pero los niños también necesitan días cumbre, acontecimientos que den esplendor a su vida. Por ejemplo, un...

  • El amor y las caricias ayudan a crecer

    Los niños en general son mimosos si se los acostumbra desde pequeños a recibir cariño, algunos lo buscan más que otros, pidiendo que los...

  • Niños que rechazan los mimos

    "Nuestro hijo es un niño alegre y feliz, pero no le gusta que lo alcemos en brazos ni que lo mimemos. Antes era más cariñoso. ¿Qué pasó?"...

  • La comunicación con los hijos

    Para que la comunicación con nuestros hijos pequeños funcione es dedicarles tiempo. Estar con los hijos no es una actividad menos importante...

  • Nuestros hijos a los siete años

    Cumplidos los siete años,  nuestros pequeños ya no nos reclaman para todo. Ahora se valen por sí mismos en muchas cosas, empiezan a...

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta