Adornos en el cuarto infantil

Son el conjunto de accesorios, o sea, cojines, alfombras, cortinas, cestos, toda clase de objetos útiles y decorativos, pósters y dibujos en las paredes, lámparas, aparatos técnicos, equipos, etc. Sin embargo, a menudo se transforman en las piezas más importantes, debido a que los adultos suelen interpretar como una ‘”caricatura” el mundo de los niños, imitándolo, generalmente, sin la menor gracia.

Para descartar ese gran peligro, se elegirán los adornos en función de la utilización lógica del ambiente, y se evitará la presencia “asfixiante” de objetos infantiles (monigotes, muñequitos, juguetes, chucherías), casi siempre estereotipados y de un gusto discutible, y por lo tanto negativos para la formación del niño.

Por el contrario, los accesorios deben permitirle desarrollar su actividad de organización espontánea y llena de fantasía, estar adaptados a varias posibilidades para combinarlos entre sí, de una manera significativa que subraya la capacidad expresiva y comunicativa del niño con los demás, a través de la interpretación individual de “su” espacio, del ambiente que le rodea.

Escrito por | 10 de febrero de 2012 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta