Al colegio por primera vez

Si es el primer año que concurren al colegio, la aparición de miedos o incluso de rechazo es perfectamente normal. Salir del núcleo familiar para entrar en otro, con espacios, personas y normas diferentes, puede costar un poco al principio. Pero enseguida se darán cuenta de todo lo que ganan a cambio, y lo que hoy son temores mañana se volverá confianza.

Hablemos con ellos de su nuevo colegio y de todas las cosas gratificantes que podrán hacer allí. Debemos procurar que imaginen el jardín como un lugar acogedor y atractivo; esto hará que aumente su motivación.

Viene bien que, antes de que comiencen las clases, los llevemos a ver el lugar para que tengan una idea de lo que van a encontrarse. A veces, a los más chiquitos los impresionan los lugares muy grandes.

Aunque se vaya a encargar otra persona de llevarlos a clase, es fundamental que el primer día concurran acompañados por papá o mamá. En los momentos importantes de su vida debemos estar a su lado.

Para que el choque no sea brusco, unos días antes debemos ir variando los ritmos del hogar. Conviene que se acuesten temprano, que se levanten antes, que coman a la hora que lo harán en el colegio.

Escrito por | 11 de enero de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta