Amniocentésis, funiculocentesis y biopsia corial

AMNIOCENTESIS

Consiste en la extracción de líquido amniótico. Se realiza entre la semana 14 y  15 de gestación. En la punción se utiliza una fina aguja que se introduce sin anestesia alguna a través del abdomen materno (las madres que han pasado por ello aseguran que no duele más que una inyección normal).

La jeringa utilizada es desechable y la embarazada puede volver a continuación a su casa. Gracias a esta técnica se puede hacer un estudio cromosómico para detectar numerosas enfermedades y lesiones. El único inconveniente es que los resultados suelen ser más lentos que en otros métodos de diagnóstico.

FUNICULO-CENTESiS

Se trata de extraer sangre fetal mediante una punción en el cordón umbilical. Puede realizarse a partir de las 28 semanas de gestación. Esta intervención tampoco es molesta para la madre, aunque a veces es lenta, debido a la posición y movimientos del feto. Con la funiculocentesis se pueden diagnosticar, entre otras, las alteraciones hereditarias de coagulación sanguínea, déficits inmunitarios e infecciones fetales por virus. Su ventaja es la rapidez en la obtención de resultados.

BIOPSIACORIAL

Consiste en la obtención de material placentario (vellosidades coriales) a través del cuello del útero o por el abdomen materno mediante una punción que aspira de manera parecida a la amniocentesis. Se hace sin anestesia y en régimen ambulatorio. Dentro de las técnicas intervencionistas de diagnóstico prenatal, ésta es la que primero puede hacerse (entre la semana 9 y 13). El resultado se obtiene en  unos 8 días.

Escrito por | 5 de febrero de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta