Aprender a perder

A muchos niños no les gusta perder. A nada. Se enojan, lloran, gritan, tienen rabietas. Si esto sucede entre los 5 o 6 años no hay porque preocuparse pues perder es todo un aprendizaje que los niños de esta edad deben aprender. Un recorrido que implica la frustración y la aceptación de que hay otros que son mejores que nosotros en algunas cosas. De revisar la imagen que los niños tienen de sí mismos, hasta entonces perfectas fruto de los halagos de los padres para así ajustarla a la realidad.

Si tienes un niño al que no le gusta perder puedes ayudarlo permitiéndole sentir la frustración, aceptar como normales sus sentimientos de rabia y enojo. Además, hay que evitar facilitarle las cosas siempre al jugar con él pues si bien está bien darle ventaja en los juegos también debe experimentar los fracasos.

Eso no es todo pues no basta con las iniciativas sino con dar el ejemplo y además brindarle experiencias diversas, en contextos diferentes, con niños distintos para que así aprenda a disfrutar de las victorias y acepte las derrotas.

Si bien es aconsejable que pueda sentir su frustración también es importante ponerle un coto al enojo, es decir lograr el equilibrio entre la expresión y el límite. Otro aspecto fundamental es recordarle lo que vale al momento de participar de los juegos o situaciones de competencia para que, aún cuando pierde, recuerde que tiene grandes capacidades.

Escrito por | 31 de octubre de 2013 con 0 comentarios.
Etiquetas: ,
Lee más artículos sobre Niños

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta