Aprendiendo a hablar

Nombrar el cuerpo
• Hablar de su cuerpo es nombrarle correctamente una por una cada parte.
• Se nombran primero las manos, los dedos, y luego los pies, según el orden de su mirada.
• A medida que se vaya descubriendo, seguirá el resto del cuerpo.
• Se puede jugar a las escondidas con una parte mínima de su cuerpo o del
• A partir de los seis meses, se utiliza el espejo para que el bebé reconozca en él sus partes.
• No olvidar la importancia de la vestimenta. Al comienzo es para él algo de su cuerpo que se quita y se pone. No es raro que el pequeño sepa nombrar la vestimenta antes que el miembro que le cubre (zapatos, medias).

Nombrar a los otros
• Para que el niño pueda oír a los otros necesita que se los nombremos.
• Ellos mismos pueden presentarse hablando en tercera persona (tíos, abuelos, primos, amigos de la casa).
• Se puede hablar de los otros antes de que el niño los conozca.
• Es importante que identifique a quienes frecuentará en el futuro.
• Cuando los más pequeños tienen confianza en alguien, les encanta oír su voz. Escuchan con más atención a los adultos que interesan a sus padres.
• Antes de los dos años ya es capaz de identificar un nombre con una fotografía. Es el momento de recordárselos y hablar de ellos.
• Estos interlocutores pueblan su universo y facilitan su posterior socialización.

Escrito por | 6 de febrero de 2010 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta