Arreglos en la habitación del niño

En la habitación de los niños se deben solucionar problemas de diversa naturaleza: funcionales, psicológicos, de comunicación y de expresión, que conciernen a la personalidad del niño.

Los elementos de integración

En este caso son múltiples las posibilidades de obtener los resultados más variados eligiendo elementos particulares y caracterizados de por sí, o bien combinándolos de forma original, o arrimándolos a los elementos fijos siguiendo unas combinaciones particulares.  Cuando se compren, se deberán estudiar bien sus características, para elegirlos de modo que se tenga la certeza de que se puedan coordinar coherentemente, para que la heterogeneidad o la redundancia de su presencia no tenga una influencia negativa sobre el conjunto.

Un ambiente claro y tranquilo

Debemos organizar el ambiente del pequeño en tonos claros y luminosos, pudiendo constar de colores diversos, pero sin ser agresivos, ni contrastantes, ni exgeradamente fuertes, para que no reciba estímulos demasiado violentos. Cuidaremos de que esas superficies de colores sean nítidas, definidas, precisas, sin efectos complicados o ambiguos para el uso práctico y mental que el niño hará de ellas.

Su lógica de relación se fundamenta en esquemas simplificados, por lo que se apoyará en los planos horizontales y en los verticales, en las superficies en las que pueda colgar o colocar objetos, jugar, dibujar, a fin de que esas superficies y referencias que le rodean le parezcan, de forma inequívoca, sencillas y perceptibles.

Escrito por | 11 de abril de 2012 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Muebles y decoración

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta