Atender al recién nacido

A un recién nacido hay que atenderlo en forma rápida y eficaz.  Y eso requiere saber interpretar su lenguaje. Las necesidades de un bebé no pueden ser aplazadas. Si está hambriento, tiene frío o está asustado, hay que poner remedio sin dilación. Esa es la mejor manera de demostrarle que está en buenas manos, que puede confiar en sus padres porque están ahí cuando él los necesita.

La teoría de que hay que dejar llorar a los niños, porque de lo contrario se malcrían, no tiene ningún fundamento. Cuando un recién nacido llora, sea cual sea el motivo, hay que acudir enseguida y darle el consuelo que precisa lo antes posible (a partir de los seis meses, ya no hay que correr a su lado al primer gemido y no pasa nada si alguna vez lo hacemos esperar un poco).

Reaccionar enseguida a las demandas del bebé plantea no pocas dificultades. Mientras el niño no pueda expresarse con palabras, el llanto es su principal medio de comunicación.

Escrito por | 16 de febrero de 2012 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Bebés y Primeros días y Primeros meses

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta