Beneficios de gatear

Para hacernos una idea de lo saludable que es este ejercicio, basta con saber que hay cursos para ancianos en los que se les enseña a gatear de forma correcta como método de relajación y para ayudarlos a corregir defectos posturales. A los bebés también los relaja, de hecho, es habitual verlos en posición de gateo, balanceándose. Pero para ellos no es ésta la única ventaja:

Cuando el bebé permanece sustentado en cuatro puntos de apoyo, no tiene que estar tan pendiente de conservar el equilibrio como si estuviera de pie. Como no tiene que preocuparse por evitar una caída, dispersa su interés en el entorno y se desplaza para alcanzar esa pelota que observa al otro lado de la habitación. Esta forma de trasladarse favorece la psicomotricidad fina.

En el piso se encuentra multitud de pequeñas cosas interesantísimas, como hilos o miguitas de pan, que toma con su índice y pulgar para observarlas de cerca (hay que insistirle en que no se las lleve a la boca).

Le facilita el de su esquema corporal: percibe cómo sus rodillas, las palmas de sus manos, su colita, sus pies… rozan el piso. Y siente las diferentes texturas en todo su cuerpo (la lana de la manta es suave; el piso del parqué, duro).

Escrito por | 8 de abril de 2012 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta