Botulismo del lactante

He oído hablar de botulismo del lactante como consecuencia de la ingestión de alimentos conservados, homogeneizados, zumos de fruta, etc. ¿En qué consiste?

La manifestación de la intoxicación botulínica se presenta de 5 a 30 horas después de la ingestión (pero a veces después de tres días) y lo hace en forma de cansancio, postración, disminución de la agudeza y de la acomodación visual, disminución o falta del reflejo pupilar a la luz, perturbaciones del habla por alteraciones en la musculatura de la laringe, caída (ptosis) de los párpados, boca seca por falta de saliva y, más tarde, hay un progresivo déficit motor, con paresia y parálisis de los músculos del tronco y de los miembros inferiores. En general, no se tiene fiebre ni pérdida de consciencia. Desde el punto de vista médico se ha visto que la toxina actúa en el sistema nervioso periférico provocando el bloqueo de la transmisión de acetilcolina, responsable de la contracción muscular.

El médico debe hacer con la mayor rapidez posible un diagnóstico diferencial con la poliomielitis, la encefalitis vírica, la miastenia grave, la polineuropatía diftérica, los envenenamientos por curare, belladona o metales pesados.

El diagnóstico, naturalmente, es más fácil cuando están afectadas varias personas de la misma familia o grupo que hayan comido el mismo alimento y que presenten la misma sintomatología. También los animales domésticos (perros, gatos) que hayan comido el mismo alimento pueden estar afectados de botulismo. Los enfermos siempre deben ser ingresados, aun en caso de duda, porque en el laboratorio se practican pruebas con los restos de los alimentos sospechosos, con partes del material ingerido logrado a través del vómito o de las heces, con el suero de la sangre del paciente, inoculado en cobayas.

Existen sueros polivalentes que suelen administrarse a los intoxicados lo más precozmente posible, por lo tanto, en caso de duda es importantísimo recurrir a un hospital. La enfermedad llega a su punto álgido al 10.° día y su curación es lenta. En los casos más graves hay que someter a los enfermos a largos períodos de tratamiento intensivo con respiración asistida, infusiones líquidas, etc., en espera de que el paciente recupere la funcionalidad nerviosa. La mortalidad es hoy día del 15 % y se produce o bien por parálisis de los centros nerviosos que rigen la actividad cardíaca y respiratoria o por enfermedades que se superponen, como la broncopulmonía u otras. Cuando se logra la curación, ésta es completa.

Escrito por | 20 de junio de 2011 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Bebés y Salud

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta