Campamentos para niños

Hay una gran diferencia entre dormir en carpa o en un cuarto de hotel. En el campamento el niño aprende a respetar pautas, normas y reglas. Aprende a compartir objetos, dudas, descubrimientos, pertenencias, las risas, el aseo, los juegos y la compañía de los demás.
Son generalmente las escuelas las que organizan un campamento científico con el fin de:
• desarrollar en los niños la capacidad de observar
• formular teorías que luego  podrán corroborar o desechar
• recoger material que luego analizarán en clase.

Se organiza con más o menos 25 niños y un matrimonio, padres de uno de los integrantes del grupo, que resulta electo para acompañarlos. También se suman 2 profesores de educación física, la profesora de biología y algún otro auxiliar voluntario. Y así parten todos con sus mochilas y sus ilusiones.

Llegan a un lugar de campo apropiado y arman las carpas con la ayuda de los chicos. Los padres se turnan para cocinar y un auxiliar se encarga de traer los comestibles. La experiencia suele ser inolvidable, aun para aquellos que tienen nada más que 5 años y van acompañados por su maestra del preescolar.

El evento se corona con un fogón y la improvisación de sketches que todos disfrutan, mientras las estrellas juegan con las luces del fogón y los niños se sorprenden descubriendo luciérnagas y grillos.

Escrito por | 13 de abril de 2010 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta