Primeros días

Estás viendo los artículos de Crece Bebe correspondientes a la categoría Primeros días.

Frases que nunca hay que decir a los padres de recién nacidos

Los primeros meses del bebé marcan una época algo difícil para los padres primerizos o bien para quienes aún con algo de experiencia deben reorganizar la vida cotidiana por la llegada de un nuevo bebé. Sin embargo, es común que a pesar de las buenas intenciones algunos familiares y amigos pronuncien frases o comentarios desafortunados que en nada ayudan a calmar las aguas.

Comprensión, empatía y calma es lo que necesitan estos padres. Eso y evitar algunas frases poco acertadas para el momento. ¿Algunas de las que se recomienda no decir?

1. “¿Consigues dormir?” No es necesario preguntarlo pues la respuesta es obvia: nadie duerme con un recién nacido en casa.

2. “Dime si puedo hacer algo por ti”. En lugar de esta frase lo mejor es mostrarse activo proponiendo opciones que ayuden a los padres. ¿Ejemplos? Quieres que mañana recoja a los niños de la escuela y los lleve al parque a jugar? ¿Quieres que prepare la cena?

3. “¿Qué tal tu mujer?” Una pregunta muy común que se le hace a los padres. Lo mejor es evitarla pues la madre siempre se siente cansada o dolorida. O con las hormonas alteradas.

4. “Y el bebé, ¿duerme toda la noche del tirón?” Una frase que da lugar a la bronca. ¡Ningún bebé recién nacido duerme toda la noche de un tirón!!!! ¿Es necesario preguntarlo entonces?

5. “Ahora que tengo un cachorro, sé lo que significa tener un bebé” No es la frase más acertada para escuchar en este momento pues un cachorro no te levanta cada dos o tres horas por las noches, ni llora hasta el hartazgo o te impide comer, bañarte y hacer cualquier tarea básica.

Escrito por | 17 de abril de 2014 | 0 comentarios
Bebés y Padres y Primeros días.

Consejos para calmar a los recién nacidos

Los recién nacidos no sólo deben adaptarse al nuevo mundo sino también a algunas rutinas cotidianas que les causan una mayor irritación. Si bien son inevitables, es posible adaptarlas a las necesidades de los bebés para que las sufran lo menos posibles.

En el caso del baño, al comienzo no es necesario bañar al niño diariamente.pues basta con limpiarlo muy bien durante el cambio de pañales. Con dos o tres veces a la semana, será suficiente si el baño no lo relaja y, por el contrario, tiende a estresarlo. Con el tiempo irá aprendiendo a disfrutarlo pero no hay porque acelerar etapas.

Ahora bien, si se advierte que el baño lo relaja y calma entonces lo mejor será incluir esta rutina cada noche antes de dormir para ayudarle a conciliar el sueño.

Si el bebé tiene gases, se recomienda hacerle upa en tres posiciones para evitarlos:

– Sobre el hombro, con una mano bajo la cola.
– Boca abajo sobre sus piernas.

– Sentado con la cabeza inclinada hacia delante, con el pecho del pequeño en el brazo.
El cambio de ropa es otra rutian estresante en algunos casos y por eso lo mejor será escoger ropa con cuellos grandes, holgada y con cierres de presión. Se recomienda el uso de baberos y limpiar en forma local para evitar el cambio de ropa completo siempre que se pueda.

Vía: ABC del bebé

Escrito por | 24 de septiembre de 2013 | 0 comentarios
Bebés y Primeros días.

Reflejos innatos del recién nacido

El recién nacido cuenta con reflejos innatos para alimentarse que aparecieron y se desarrollaron durante los distintos meses del embarazo. Los mismos son:

– Deglución: está presente desde las doce semanas de gestación.

– Succión: se inicia en la semana 28 de gestación.

– Búsqueda: desde las 32 semanas de gestación.

El reflejo de succión es vital, indispensable para la supervivencia de la especie. En un recién nacido sano este reflejo está presente. Sin embargo, hay bebés que necesitan ayuda porque nacieron inmaduros debido a su bajo peso(prematuros), o porque han sido medicados y están deprimidos, o porque están enfermos.

Los bebés chupetean más de lo que necesitan para alimentarse, ya que la succión y el sueño son sus principales actividades. El reflejo de succión es una fuente de placer y descarga motriz.

Todo se percibe por la boca, que es su principal zona erógena (distintas zonas u órganos corporales en los que se centran las gratificaciones).

El placer fundamental es el chupeteo, razón por la cual esta etapa ha sido denominada por Sigmund Freud etapa oral, ya que la zona erógena que predomina es la boca.

Esta primera etapa de la evolución sexual abarca desde el nacimiento hasta aproximadamente los 18 meses, dependiendo de cada niño y de la relación con las funciones materna y paterna. La etapa oral es parte de la dinámica estructural del aparato psíquico, por lo cual no finaliza en forma definitiva, sino que se ensambla con las demás etapas de la evolución del ser humano.

Escrito por | 27 de mayo de 2013 | 0 comentarios
Bebés y Primeros días.

Cómo alzar al bebé

Son muchas las cosas que hay que aprender con un recién nacido, pero verás que con la práctica, irás internalizando las rutinas, y te parecerá cada vez más sencillo cuidar de tu bebé.

Una de las dudas más frecuentes de toda mamá primeriza es cómo alzar al bebé, ya que los recién nacidos dan sensación de fragilidad y desprotección.

Para alzarlo correctamente, siempre es necesario que el bebé encuentre un buen sostén para su cabeza, que es muy pesada y no se sostiene sola.

Si está acostado, hay que deslizar una de las manos bajo su nuca y espalda, mientras que con la otra se sostienen sus nalgas. La cabeza del bebé debe encontrar apoyo en el hueco formado por el brazo flexionado de quien lo sostiene.

Abrazarlo contra el cuerpo de su madre o de su padre puede ser una posición muy cómoda para él y en la que pronto hallará tranquilidad.

Es importante que desde chiquito encuentre y reconozca hábitos de comodidad -procurados por sus padres-, porque esto hará que en situaciones de llanto o de intranquilidad, se calme más rápidamente cuando se le ofrece esa postura.

Escrito por | 22 de mayo de 2013 | 0 comentarios
Bebés y Primeros días.

Cantar nanas al bebé ayuda a su desarrollo

bebes

Cantar una nana al bebé va más allá del simple hecho de distraerle, ayudarle a conciliar el sueño y demostrarle nuestro amor, las nanas son una tradición en todas las culturas desde siempre, y hoy se sabe que tienen una gran influencia en el ánimo del bebé y que ayudan a su desarrollo.

Pero el bebé es pequeño y poco o nada se entera de qué va ese sonido que le arrulla, pero le resulta si lo haces un hábito, familiar y lo disfruta o lo identifica si le cantas para dormirle que ha llegado la hora de conciliar el sueño.

Las nanas son variadas y algunas resultan demasiado complejas, son para determinadas edades, para los bebés hay que elegir las más sencillas, y claro está que se debe tener en cuenta algunos aspectos para que puedan resultarle gratas y beneficiosas. No le cantes al bebé si estás malhumorada o preocupada porque tus emociones le son reconocibles.

Cuando cantas a un pequeño bebé de menos de seis meses, debes cantarle suavemente y mantener un ritmo de voz bajo y constante para no provocarle sobresaltos, cuando el bebé ha sobrepasado los seis meses, es cuando ya se da cuenta de más sonidos y cuando empiece a hablar deberás asumir nanas que permitan palabras que le sean fáciles de imitar.

(Leer más…)

Escrito por | 25 de marzo de 2013 | 0 comentarios
Bebés y Primeros días.

Las primeras deposiciones del bebé

¿ Cuántas veces por días deben defecar los bebés? ¿Cómo tiene que ser la deposición? Esta es otra consulta típica de los papás en los consultorios pediátricos.

Si bien cada bebé es diferente se pueden hacer algunas generalizaciones. En relación a las deposiciones diarias, a medida que el bebé comienza a tomar el pecho puede hacer una deposición después de cada comida, por la presencia de un reflejo llamado gastrocólico que se pierde con la maduración. Los bebés que toman leche de fórmula, en cambio, pueden ver reducidas sus deposiciones a una sola diaria.

En relación a la textura, es importante saber que el meconio es la primera deposición que presentan los recién nacidos. Es una sustancia espesa, pegajosa, y de color negro verdoso. Debido a que se forma en el intestino antes de nacer, se compone de líquido amniótico, moco, lanugo (vello fino que cubre el cuerpo del bebé), bilis y células que se han desprendido de la piel y del tubo digestivo. Debe producirse durante el primer o segundo día de vida. Con el transcurso de los días, el meconio se irá transformando.

Después de dos o tres días de alimentarse a pecho, las deposiciones serán de color amarillo-mostaza y su consistencia será, floja y grumosa. Además tendrán carácter ruidoso y explosivo, y olor agradable. Estas se conocen con el nombre de “heces de transición” y es muy frecuente que los papás desprevenidos -sobre todo los primerizos- las confundan con diarrea. Pero ésto es absolutamente normal y al pequeño no le pasa nada, ni hay que darle ningún medicamento, ni líquido ni dieta especial.

En caso de que el bebé se alimente con leche de fórmula, sus deposiciones iniciales (meconio) serán de color verde grisáceo y con el transcurso de los días cambiarán al color amarillo.

¿ Cuándo se consultar al pediatra? Los especialistas coinciden en que se debe consultar sí:

– hay presencia de sangre en el pañal

– el bebé está irritable, rechaza el alimento, tiene vómitos o fiebre

– las deposiciones tienen color blanquecino o son muy oscuras (tipo alquitrán)

– tiene distensión abdominal (el bebé tiene la panza hinchada)

– el bebé no aumenta de peso o se lo ve desmejorado

Lo que nunca hay que hacer es darle de tomar laxantes, infusiones de té o yuyos medicinales, ni tampoco colocarle supositorios (están contraindicados y pueden ser peligrosos).

Escrito por | 14 de febrero de 2013 | 0 comentarios
Bebés y Primeros días y Primeros meses.

Manipular al bebé

Es normal que al principio la mamá sienta miedo de manipular a su bebé recién nacido, porque parece muy pequeño. Lo importante es sostener bien su cabeza porque los músculos del cuello aún son muy débiles.

Para adquirir confianza y empezar a establecer un vínculo, te recomendamos hablarle a tu bebé mientras lo cambias. Con el tiempo, irás adquiriendo mayor seguridad para poder manipularlo de manera relajada.

Para levantar al bebé, hay que deslizar las manos con cuidado, por debajo de la cabeza y la colita y levantarlo de manera suave y lenta. La cabeza y la espalda deben quedar apoyados en los brazos de la mamá. Si llora, los mimos son el mejor remedio.

Vía: Mi bebé

Escrito por | 30 de diciembre de 2012 | 0 comentarios
Bebés y Primeros días y Primeros meses.

El primer mes de vida

Ver crecer a un bebé es uno de los aspectos más emocionantes de ser padres. Es importante que sepas todo lo que hará durante su primer mes de vida y cómo será su desarrollo, para que disfrutes de tu hijo y sepas cómo cuidarlo.

Qué hace:

– Pasa dos tercios de su tiempo durmiendo.
-Generalmente evacúa luego de alimentarse.
– Poco a poco, empieza a controlar el movimiento de los ojos y fija más la mirada.
-El llanto es el único medio que tiene para transmitir hambre, frío, cólicos, miedo o sensación de abandono.
– Se tranquiliza cuando vos lo levantas en brazos y lo colocas sobre tu pecho para que escuche los latidos del corazón.
-A finales del mes, posiblemente sonría por primera vez.

Alimentación:

– La leche materna es su mejor fuente de alimentación.
– Todavía no se adapta a horarios fijos.
– Durante este mes, el médico recomienda alimentarlo a libre demanda.

Visita al médico:

– El pediatra hará un examen físico completo. Además, pregunta por la alimentación, el sueño y el progreso general del bebé.
-Mide la longitud, el peso y la circunferencia de la cabeza.
-Evalúa la vista y el oído.
-Informa sobre los resultados de las pruebas selectivas neonatales (de fenilcetonuria, hipotiroidismo y otros innatos de metabolismo)
-Seguramente te aconseje comenzar con el plan de vacunación infantil.

Escrito por | 27 de diciembre de 2012 | 0 comentarios
Bebés y Primeros días.

El llanto de un recién nacido

El llanto de un recién nacido es el ruido más estruendoso que uno se puede imaginar. Acústicamente se ha comparado con los decibelios que emite un martillo neumático. Pero no es el dolor a nivel de tímpanos lo que nos angustia tanto cuando oímos llorar a nuestro bebé, sino la mezcla de emociones que nos invade: preocupación, pena, deseo de ayudarlo, impotencia y hasta la sensación de estar fracasando como padres. ¡Cuanto daríamos en estos momentos porque nuestro hijo no llorase nunca! Pero esto, naturalmente, no es ni posible ni deseable ya que nos impediría saber si el pequeño se encuentra bien o no.

¿Qué quieren los bebés cuando lloran? Esto nos lo preguntamos especialmente durante las primeras semanas; más tarde disponen de otros recursos para expresarse y su llanto es más fácil de interpretar.

El bebé, que acaba de dejar el confortable nido que representa el útero de su madre, necesita algún tiempo para asentarse en el frío mundo exterior. De ahí que existan tipos de llanto que después de algunas semanas desaparecen o se modifican. El recién nacido puede llorar por varias causas:

Soledad. Si bien existen bebés que durante las primeras semanas no quieren mas que comer y dormir, otros no soportan la soledad de su cuna. La necesidad de contacto físico no es menos importante que la necesidad de comer. Los bebés que lloran mucho sin motivo aparente, probablemente se sienten solos y agradecerán ser llevados en un portabebés sobre el cuerpo de la madre o del padre.

Sobreestimulación. Demasiada luz, demasiado ruido, demasiada intranquilidad… todo esto molesta al recién nacido. Incluso las morisquetas, con las que tanto disfruta el bebé mayor, pueden resultar excesivas en esta primera época.

Escrito por | 5 de julio de 2012 | 0 comentarios
Bebés y Primeros días y Primeros meses.

Cuánto abrigar al bebé

Los recién nacidos tienen que estar bien abrigados en sus primeras horas. Al nacer, sienten un cambio de temperatura muy brusco y hay que asegurarse de que no tomarán frío en ese momento. Suelen sentir las bajas temperaturas más que las personas mayores porque, hasta pasados unos días, su sistema regulador todavía no funciona tan bien como en los adultos.

Con los bebés pequeños se peca a menudo de exceso de abrigo. A algunos, hasta en los meses de verano, se los envuelve en camisetas y enteritos. No es necesario, ni conveniente, convertirlos en bebés cebolla, enrollados en capas y capas de tela.

A veces se los abriga demasiado, y los niños tan arropados se molestan y se sienten inmovilizados. Los bebés hiperabrigados tienen los mismos resfríos que los que llevan sólo la cantidad de ropa precisa, porque esta afección no depende de la ropa, sino de los virus. La diferencia es que los primeros están incómodos y transpiran más.

Esto no significa que podamos bajar la guardia. El frío es traicionero y los cambios bruscos de temperatura, las brisas inesperadas o la humedad pueden afectar al bebé. Como norma general, al agregar un abrigo o una manta al pequeño intentemos antes imaginar si nosotros mismos estaríamos a gusto con esa prenda (en las mismas condiciones de actividad). Si la respuesta es afirmativa, debemos ponérsela; pero, si creemos que a nosotros nos sobraría, tengámoslo en cuenta también.

Escrito por | 3 de julio de 2012 | 0 comentarios
Bebés y Primeros días y Primeros meses.

Artículos más antiguos »