Causas de los abortos tardíos

Se habla de aborto cuando el embarazo se interrumpe antes de las 28 semanas y el feto pesa menos de un kilo, es decir, cuando aún no es capaz de vivir fuera del útero.

Los abortos que tienen lugar cuando la gestación ya está avanzada son especialmente dolorosos para la madre, ya que a estas alturas el bebé ya es una realidad para ella. Afortunadamente, entre las causas que provocan estos abortos tardíos se encuentran algunas que pueden ser reconocidas y tratadas a tiempo, si la mujer cuenta con una buena supervisión médica.

Alteraciones del útero. El útero puede presentar malformaciones congénitas —como útero doble o de dos cámaras— que impiden que el feto crezca normalmente. También los miomas o los tumores musculares pueden imposibilitar el desarrollo del feto. Otra causa puede ser el llamado útero hipercontráctil que, al crecer el feto, no se dilata, sino que se contrae intentando expulsar su contenido.

Anomalías del cuello uterino. Puede existir un pólipo en el interior del cuello o, más frecuente, una insuficiencia cervical que provoca una dilatación anormal, de manera que el cuello se abre y el feto sale prematuramente. Se puede subsanar este problema mediante una técnica llamada cerclaje, que consiste en cerrar el cuello mediante un hilo, que sólo se abrirá poco antes del parto.

Ingestión de medicamentos. Existen numerosos medicamentos incompatibles con el embarazo. Algunos dañan al embrión, otros pueden provocar un aborto. Entre estos últimos se encuentran algunos remedios contra el estreñimiento, así como contra las várices y los edemas. Conviene saber que son especialmente peligrosos en el segundo y tercer trimestre.

Enfermedades generales y del embarazo. A la cabeza de estas causas se hallan las endocrinopatías, es decir, enfermedades como la diabetes o el hipotiroidismo. Afortunadamente, si estas enfermedades son controladas y tratadas a tiempo, la gestación se desarrolla con normalidad. Lo mismo ocurre con la hipertensión. También la gestosis, enfermedad que sólo aparece en el embarazo, puede ser detectada y tratada en sus inicios, para impedir que provoque la muerte del feto.

Escrito por | 17 de diciembre de 2010 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Embarazo

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta