Cera en los oídos del bebé

A pesar de que muchas madres insisten en limpiar a fondo las orejas de sus hijos, la cera de los oídos es una sustancia que ayuda a mantener el oído limpio y en condiciones óptimas y es por eso que hay que dejarla.

La misma es producida por las glándulas ceruminosas y su función es la de atrapar la suciedad y cualquier otro tipo de partículas para así proteger al tímpano.

La cera se acumula en el interior para luego secarse y dirigirse hacia el oído externo. Entonces sí puede ser barrida aunque con mucho cuidado y sin introducir elementos extraños en el oído pues entonces es posible romper una delgada membrana del tímpano además de empujar la cera hacia adentro.

Se recomienda higienizar el oído utilizando una gasa de algodón o una toallita húmeda. En el caso de notar la presencia de una gran cantidad de cera, lo mejor es consultar con el pediatra para que revise la zona y, de ser necesario, realice un procedimiento específico si detecta la acumulación de cera, afección que se produce cuando la cera se acumula demasiado rápido en el interior del oído y entonces el cuerpo no llega a expulsarla.

Vía: Babycenter

Escrito por | 30 de noviembre de 2010 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta