Cesárea y anestesia en el parto

• La cesárea es un intervención bastante habitual en obstetricia. Es difícil dar la tasa media de partos por cesárea. Puede variar mucho de un centro a otro. Algunos ginecólogos prefieren dar la oportunidad de que el parto se haga por vía vaginal aunque sea algo más largo y costoso. Otros recurren a la operación al primer indicio de complicaciones por considerar que de esta manera, protegen mejor la salud del bebé y la de su madre. En cualquier caso, su frecuencia oscila entre el 10 y el 25%.

• La mayoría de las cesáreas son programadas, ya que las causas se han detectado antes del parto: posición inadecuada del feto, enfermedad materna, características de su pelvis, parto gemelar, etc. En otros casos y especialmente cuando se presenta sufrimiento fetal, la cesárea tiene carácter de urgencia. Cualquier embarazada debe tenerlo en mente y estar preparada para esta eventualidad.

• La tensión muscular que provoca el miedo aumenta la sensación dolorosa y dificulta la dilatación del cuello uterino.

• Una parturienta puede perder el control sobre sus emociones al sentir miedo y dolor. Pierde confianza en sí misma hasta convencerse de que no va a ser capaz de aguantar el parto.

• No hay que sentirse avergonzada o culpable por haber dado a luz bajo anestesia. Queda por demostrar que una madre que ha parido con dolor sea mejor madre.

• La anestesia peridural es responsable de que la tasa de nacimientos con fórceps haya subido. Se debe a que bajo anestesia, los pujos de la mujer pierden eficacia. El uso de los fórceps no entraña peligro alguno cuando se aplican en el último tramo del parto.

Escrito por | 17 de julio de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta