Claves para evitar enfermedades en el embarazo

Visitar al ginecólogo antes de quedar embarazada, o al menos, apenas saberlo. Acudir a todos los controles regulares.

Evitar la obesidad. Hacer ejercicio moderado en forma habitual y, de ser posible, al aire libre (conviene caminar un mínimo de 30 minutos diarios).

Consultar con el médico ante los primeros síntomas de enfermedad, malestar, y seguir al pie de la letra las indicaciones.

Mantener una higiene correcta para evitar el contagio. La medida más simple consiste en lavarse las manos con frecuencia. No compartir toallas ni cubiertos.

Dormir las horas suficientes.

Una alimentación sana, variada y rica en fibra aumenta las defensas del organismo y previene del estreñimiento.

Prescindir del cigarrillo, alcohol y café. Tratar de no estar en ambientes cerrados y mal ventilados, sobre todo si hay humo.

Procurar estar alejada de personas que padezcan trastornos contagiosos. En determinadas ocasiones, cuando el afectado vive en la misma casa, la futura mamá, o el enfermo, debe plantearse un traslado temporal.  Las embarazadas no deben visitar enfermos ni hospitales.

Cuando se convive con animales, hay que extremar la higiene.  Es imprescindible una limpieza escrupulosa, así como un buen control veterinario de las mascotas.

Evitar viajar a zonas en las que exista alto riesgo de contraer enfermedades infecciosas.  Algunas, como sucede con la malaria, pueden causar serios problemas en el bebé. Antes de emprender cualquier viaje, lo prudente es consutar con el ginecólogo.

Escrito por | 17 de julio de 2010 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta