Claves para la lactancia

La postura

No debemos empujar al bebé por la nuca (así, por un acto reflejo, tenderá a rechazar el pecho). Sólo es preciso acercarle el pezón a la altura de la nariz; ésta debe quedar libre; su barbilla se apoya contra la parte baja del pecho, la lengua queda colocada por debajo y su boca abarca el pezón y la aréola. No hay que inclinarse hacia el bebé, sino llevarlo a él hacia el pecho. La comodidad de la mamá es muy importante (perfecto si se apoya en almohadones).

Vómitos

Si el pequeño mama bien, aumenta de peso y no tiene otros síntomas (fiebre, por ejemplo), los médicos no los consideran importantes, ya que son debidos a la inmadurez del enflnter entre el esófago y el estómago. También, si el bebé ha comido demasiado, expulsará la cantidad extra. Otras veces se producen porque lo acostamos justo después de la toma o por un exceso de movimiento.

Gases

No son frecuentes si la lactancia es natural. Para ayudarlo a expulsarlos, lo tomaremos en brazos, pondremos su cabeza apoyada en nuestro hombro y le daremos unas palmaditas suaves en la espalda. También podemos practicarle un masaje en la barriguita o acostarlo boca abajo sobre una bolsa de agua caliente.

Escrito por | 14 de julio de 2010 con 1 comentario.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Comentarios

  1. Sacaleche manual confort - Crece Bebe - 8 de noviembre de 2010 | 9:02

    […] sacaleches son aliados en los comienzos de la lactancia y sobre todo para permitir que este período tan saludable para el bebé pueda prolongarse. En […]

Deja una respuesta