Colaborar en el desarrollo de la inteligencia

El universo de un niño entre los 6 y 8 años se amplía notoriamente. De una manera actual el desarrollo de su inteligencia le permite formar nociones generales sobre el mundo animal y vegetal, por ejemplo, o sobre los planetas, los astros, los animales de épocas pasadas…, cosas o situaciones que desconoce y que despiertan su curiosidad infantil. El niño pregunta porque tiene una necesidad que satisfacer. En el pequeño se produce, como si dijéramos, un desequilibrio intelectual, ya que hay cosas que desconoce y, al ser el impulso humano tender al equilibrio, él trata de satisfacer esas necesidades preguntando e investigando.

Tu papel es muy importante. Los padres debemos tener en cuenta que la evolución de la inteligencia de nuestro hijo está estrechamente ligada a la evolución afectiva. Para él, entonces, es tremendamente importante ver que nosotros adoptamos una actitud positiva e interesada ante sus preguntas y que, aunque no siempre vamos a tener la contestación correcta ni precisa, estamos dispuestos a ayudarlo en todo momento. Hallar la solución a estas preguntas crea a veces situaciones que motivan tanto al pequeño como a los padres, si bien lo que importa es que tu hijo note que estás con él y dispuesto a darle una mano.

Los padres tenemos que servir de guías y ayudas para introducir a nuestro pequeño en ese universo más amplio que se le presenta desconocido y terriblemente atractivo, y que él intenta conocer y aprender. Facilitar a los pequeños libros en los que puedan satisfacer su curiosidad es sólo una pequeña parte de tu labor, a la que puedes muy bien añadir visitas a museos y espacios especializados de interés para toda la familia.

Escrito por | 28 de diciembre de 2010 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Primeros años

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta