Colores compuestos para la habitación infantil

Un criterio de decoración de la habitación infantil, al que podríamos calificar de “compositivo“, tiende a elegir y componer los elementos principales, secundarios y accesorios de tal forma que se consiga un ambiente significativo, cargado de mensajes determinados y precisos, en los que la personalidad en formación se encuentra culturalmente situada y del que pueda recibir los “valores” del entorno cultural al que pertenece.

Son muchas las aplicaciones del criterio “compositivo”. En algunos casos se incluyen piezas de anticuario como elementos de la mayor importancia bajo el punto de vista de su significado cultural.

En otros casos, se escogen unos muebles principales y otros secundarios tales que se crea una fuerte caracterización ambiental, partiendo de la convicción de que la personalidad del hijo se refuerce al contacto con un contexto significativo y resistente.

Es un criterio que fija las relaciones entre materiales y colores; no solamente entre los muebles principales, sino también entre los elementos secundarios y los accesorios, considerándose todos ellos como elementos de diferente importancia, pero de tal naturaleza que resuelven en su conjunto la composición final, pues cada uno de ellos desempeña un papel bien preciso en el interior de ese ambiente determinado. Y la elección de los materiales y los colores viene a coincidir con la elección “compositiva” global. De hecho, es difícil distinguir dicho aspecto de otro tipo de elección más general, el cual tiene en cuenta, principalmente, la naturaleza y el tipo de piezas de todos los demás elementos que constituyen el cuadro “compositivo”.

Escrito por | 25 de septiembre de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta