Cómo actuar frente al bebé

El bebé es parte de la familia, está presente con su personalidad, y comparte lo que pasa en la casa. Por lo tanto, ya no se puede actuar como si no estuviese; siempre hay que tenerlo en cuenta. El mito que supone la impermeabilidad del bebé a los asuntos de los adultos es el causante de muchos errores y conductas inadecuadas de los padres.

O lo hacen participar demasiado de las circunstancias fa miliares (agresiones, amor, preocupaciones), porque supuestamente no entiende, entonces nada se le oculta. O lo tratan como si no perteneciera al ámbito familiar, lo dejan al margen de los acontecimientos, y no lo preparan para los hechos importantes (mudanza, nuevo embarazo, separación). Así, la nueva sitúación se le impone al bebé abruptamente sin aviso previo, lo que puede producirle sensación de desamparo, y dejarle “agujeros” en su historia.

Y atención a las señales, gestos, medias palabras, con los que algunos padres se transmiten información prohibida para el chiquito. El “huele” algo extraño en el ambiente, sospecha el ocultamiento y adquiere desconfianza. Su radar funciona a las mil maravillas.

Ahora bien, cuando decimos que el niño comprende, no estamos afirmando que esa comprensión sea la misma que la del adulto, y que traduzca como él las palabras, los gestos, los actos. El bebé percibe, sobre todo en los primeros meses, a nivel corporal, y responde también corporalmente.

Escrito por | 3 de enero de 2010 con 1 comentario.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Comentarios

  1. Las palabras del bebé - Crece Bebe - 13 de enero de 2010 | 9:32

    […] más chiquito que sea, las palabras no sobran nunca, y si van acompañadas de acción, mejor. La intervención del adulto no sólo significa eliminar la causa de desagrado: darle el alimento que espera, cambiarle el […]

Deja una respuesta