Como calmar a un bebé nervioso

Luego de pasar nueve meses en el útero es común que los recién nacidos sean muy sensibles a los ruidos y a los movimientos bruscos. Las primeras semanas son de pura adaptación y es probable que los bebés lloren mucho al entrar en contacto con estos estímulos sin embargo hay recién nacidos que son particularmente sensibles. Son bebés nerviosos que reaccionan en forma exagerada a dichos estímulos de la vida diaria.

También se puede advertir su sensibilidad cuando tienen hambre pues lloran en forma histérica. Al tomarlos en brazos, suelen ponerse rígidos o bien alarmarse con cualquier ruido o movimiento rápido a su alrededor.

Frente a esta situación, los padres deben mantener la calma y comprender que se trata de una incapacidad del bebé de enfrentarse con el nuevo mundo que están comenzando a conocer. No se trata de un rechazo hacia los padres.

Los bebés nerviosos deben ser cogidos en forma lenta y suave, es importante hablarles cariñosamente, cantarles. A la hora de sostenerlo, es vital hacerlo con seguridad para que se sienta contenido. Evite que sus brazos y piernas cuelguen.

Si advierte que se siente más seguro en brazos, llévelo a todas partes en bandolera. Evite dejarlo desnudo para bañarlo y opte por lavarlo con cuidado. Cuando cambia el pañal, tápelo con una toalla.

Por último, evite las habitaciones ruidosas.

Escrito por | 23 de junio de 2010 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta