Cómo detener hemorragias nasales

La pérdida de sangre por la nariz debe cortarse cuanto antes, para evitar una anemia. Las causas más habituales son los golpes, cuerpos extraños, catarros, fragilidad de los vasos sanguíneos, enfermedad general, hurgarse con el dedo… Una vez frenada la hemorragia, conviene advertir al niño que no debe sonarse la nariz en las cuatro horas siguientes. Si los primeros auxilios no han sido efectivos, debe ser conducido a un hospital.

1. Es muy importante que el adulto se mantenga sereno y tranquilice ai niño. Antes de proceder a cortar la hemorragia, conviene lavarle la cara.

2. Sentar al niño con el cuerpo erguido y la cabeza un poco flexionada hacia adelante. Pedirle que respire por la boca. Al mismo tiempo se sonará tratando de eliminar todos los coágulos que pudieran haberse formado.

3. Sin cambiar al niño de posición, presionar con el dedo la ventana o ventanas sangrantes contra el tabique nasal durante diez minutos. Si no se ve de dónde procede la sangre, apretar ambas fosas.

4. Cuando las medidas anteriores no han paralizado la hemorragia, poner un paño empapado de agua fría sobre la nariz y volver a comprimir otros diez minutos.

5. Si aún persiste el sangrado, se consultará con el otorrinolaringólogo y luego con el pediatra, sin pérdida de tiempo.

Escrito por | 20 de junio de 2012 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Salud y Salud

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta