Cómo enseñarle a un niño a saber perder

Este comportamiento empieza a cambiar alrededor de los cinco o seis años, cuando su evolución mental les permite comprender las reglas y asumir que igual que se gana se puede perder. Las experiencias acumuladas los ayudan a darse cuenta de que no siempre son los mejores. Cada vez son más aisladas las expresiones verbales manifestando su superioridad.

La intervención de los padres en este proceso evolutivo debe dirigirse a canalizar esa necesidad de destacarse. Cuantas más situaciones haya en las que los niños puedan experimentar fracasos y éxitos, más rápido aprenderán. Las pautas verbales deben cuidarse igual que nuestro comportamiento: ellos copian nuestras reacciones. Tenemos que demostrarles que se aprende tanto de las victorias como de las derrotas.

Otro consejo importante de los educadores es empezar a ser más estrictos en el cumplimiento de las normas de los juegos, sin forzar al pequeño a que haga cosas para las que todavía no está preparado. Nuestro tono debe ser siempre conciliador y tranquilizador. Así, poco a poco, se va formando una personalidad segura de sí misma, capaz de disfrutar de los éxitos y enfrentarse a las dificultades.

Escrito por | 26 de junio de 2012 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Niños y Primeros años

Artículos relacionados

  • Actividades y juegos para compartir sin gastar dinero

    En una época en la que el dinero no alcanza es necesario repensar las actividades compartidas con los niños. Dile adiós al cine o el teatro y...

  • Aprender a perder

    A muchos niños no les gusta perder. A nada. Se enojan, lloran, gritan, tienen rabietas. Si esto sucede entre los 5 o 6 años no hay porque...

  • El juego como aprendizaje

    Se dice, y es cierto, que los juegos no son inocentes porque cada uno de ellos puede desarrollar diferentes capacidades. Espacio, tiempo,...

  • Contratos y premios con los niños

    Negociar y acordar contratos es una estrategia de mucho valor educativo para encaminar la conducta de nuestros hijos. Si, por ejemplo,...

  • Los castigos más efectivos para los niños

    Este es un castigo poco utilizado y muy efectivo. Sin gritar, le comunicas a tu hijo tu disgusto y sigues con lo tuyo. Pocos niños resisten...

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta