Cómo evitar que el bebé se despierte

Alejar su cuna de la ventana: el bebé es muy sensible a ruidos inesperados, a las corrientes de aire o a los rayos del sol.

Evitar cenas abundantes: una papilla copiosa no facilita el sueño. Tampoco hay que darle infusiones si se despierta a media noche; bastará con ofrecerle un poco de agua.

Paseos frecuentes: siempre que el tiempo lo permita, el bebé debe salir a airearse. Permanecer respirando al aire libre lo ayudará a conciliar mejor el sueño y a dormir más profundamente.

Tranquilidad: es necesario preceder la hora de acostarse con un rato de reposo y calma. Si está jugando, no querrá dormir o, incluso, se pondrá nervioso y se desvelará. El tiempo previo a la hora de irse a la cama debe ser relajado, reservado a los mimos. No a los ruidos. Pero sin pasarse. No hay por qué poner la música a todo volumen o hablar a voces, pero los sonidos habituales de una casa no deben perturbar el sueño de un niño sano.

Rituales nocturnos: practicar algún tipo de ritual todas las noches, como decirle alguna frase cariñosa, cantarle una canción, recitarle un poema…. Cuando el bebé se despierta durante la noche, conviene acudir de inmediato a calmarlo, pero sin encender la luz ni hacer nada que pueda despabilarlo.

Escrito por | 15 de marzo de 2010 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta