Como lidiar con las rabietas y berrinches de nuestros hijos II

Hemos visto en un post anterior cuales son las cosas que no debemos hacer ante una rabieta o berrinche de nuestro pequeño y porque. Ahora es el turno de lo que si debemos hacer para hacer frente a tan desagradable comportamiento.

En primer lugar mantén siempre la calma. Tal vez sea la cosa más difícil de hacer en ese momento, pero si no lo haces estarías asemejando tu comportamiento al de él, y en lo que concierne a los pequeños ellos son perfectos imitadores del comportamiento de los adultos, sea este positivo o negativo. Respira profundo, no eleves la voz, no cedas ante la presión , sé claro y da un buen ejemplo.

Ignóralo/a – Puede parecer a primera vista un poco deshumano ignorar a un pequeño niño, pero al menos, finje ignorarlo, no le respondas , no lo mires, no acuses su comportamiento de forma alguna. En principio, en los primeros berrinches, puede que esta actitud no te resulte a pleno, hasta inclusive aumente la intensidad, para llamar tu atención, claro, pero si lo haces regularmente, las rabietas acabarán porque el niño va a percibir que no están teniendo efecto.

Deja al niño solo. Si la rabieta ocurrió en casa o en otro espacio familiar, trata de distanciarte de él, dejándolo un rato solo durante algunos minutos o segundos. Controla el tiempo de acuerdo a su edad, los especiallstas sugieren un minuto por cada año de edad del niño (si el pequeño tiene 5 años, no lo dejes solo por más de 5 minutos , por ejemplo). Es una especie de “castigo” que funciona muy bien, porque no teniendo “audiencia” el niño va a acabar calmándose más rápidamente. Sin embargo y para salvaguardarse de una posible segunda parte, solo déjalo volver luego de que hayan pasado por lo menos 30 segundos seguidos, tranquilo y en silencio.

Nunca lo amenaces con castigos que no vas a poder cumplir. Si optas por esta estrategia amenazadora, pero sin consecuencias reales, el niño no tendrá ningún problema a la hora de repetir la rabieta. El niño debe estar consciente de las consecuencias que puedan ocasionar sus acciones, buenas y malas. De la misma forma que debe ser elogiado por haber ordenado los jueguetes en su cuarto, tiene que ser castigado si le pega a su hermano o hace una rabieta. Una de las estrategias más utilizadas con los niños que hacen rabietas es colocarlos sentados en una silla previamente designada para tales efectos o en una esquina, de donde solo podrán salir cuando la madre o el padre lo determinen. Como detestan estar confinados, los pequeños normalmente se calman rápidamente y ansiosos por salir de su “prisión”, comienzan pronto a pedir para salir con promesas de buen comportamiento!

Más temas similares:

Cómo lidiar con las rabietas de nuestros hijos,

Consejos para educar y disciplinar a nuestros hijos,

Hora de dormir.

Vía / Pequnadas

Escrito por Anna Daix |

Escrito por | 21 de marzo de 2009 con 1 comentario.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Comentarios

  1. Papá Noel - Crece Bebe - 23 de noviembre de 2009 | 21:29

    […] resulta difícil que Papá Noel despierte un sentimiento de castigo, dado que su principal herramienta es la premiación. Sus barbas blancas y rostro sonrojado lo […]

Deja una respuesta