Cómo lograr comprometer a los padres

A menudo, a pesar de desear la colaboración de sus compañeros, las madres caen en determinados tics totalmente contraproducentes. Si se desea que el padre se ocupe de más tareas, habrá que tener cuidado de:

• No supervisar nunca lo que hace él, y mucho menos censurarlo. Esta costumbre lo desmoralizará enseguida.

• Cuando ha comenzado a realizar una tarea, no decir jamás: “Déjalo, yo lo hago mejor”, o “Yo lo termino antes”. Eso desanima a cualquiera.

• Felicitarlo y agradecerle su ayuda. Valorar su trabajo es una fórmula infalible para que sientan lo importante que es su colaboración.

• Repartir las tareas de una manera justa. Los trabajos parciales producen menos satisfacciones que los completos. No está bien que si él pone en marcha todos los preparativos para hacer la comida, sea ella quien se lleve en exclusividad los laureles, aunque haya dado el toque maestro.

• No olvidar nunca que aprender lleva su tiempo. Si ellos debutan con una tarea doméstica hay que tener paciencia. Cuando la hayan hecho varias veces, saldrá mejor.

• Al repartir las responsabilidades, no hacer para él un lote con todo lo que sea menos satisfactorio.

• No pretender que él ejecute las tareas que le corresponden con el mismo criterio que utiliza la mujer y cuando ella lo desee. El tendrá su manera y sus trucos. Y encontrará el momento más apropiado.

• No cambiar cada dos por tres lo establecidos, sino, no se lo tomará nunca en serio.

• No pensar que se es perfecta e indispensable (no hay nadie que sea así) y delegar algunos trabajos.

• Una vez repartidos los trabajos, hay que procurar no ceder. De lo contrario, se va perdiendo terreno.

• No olvidar que, aunque es imprescindible hacer las tareas caseras, no hay que consentir que enturbien la relación con la pareja.

Escrito por | 4 de febrero de 2011 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Padres

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta