Cómo mejorar las posturas durante el embarazo

Parada
Es el momento propicio para enderezar la espalda, mantener la cabeza alta y sin desplazar la barbilla hacia adelante. Para estimular la circulación se puede trasladar el peso de una pierna a otra.

Sentada
Para mejorar la circulación sanguínea de las piernas no conviene cruzarlas. Una silla con respaldo alto y firme es más recomendable que una silla baja.

Si la embarazada se sienta con un almohadón en el respaldo y las piernas sobre un taburete, estará mucho más cómoda. Y para levantarse sin sentir tirones en la espalda lo ideal es acercarse primero al borde de la silla e incorporarse utilizando los músculos de las piernas.

Acostada
Según avanza la gestación, es cada vez más difícil encontrar una buena posición cuando se está acostada. La almohada y los almohadones son de una gran ayuda: pueden “rellenar los huecos” que dejan las curvas más pronunciadas. Se recomienda descansar de costado y no de espaldas. Para levantarse de la cama hay que llevar el cuerpo hasta el borde, descolgar las piernas, sentarse y elevarse con los músculos de las piernas.

Escrito por | 23 de marzo de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta